Página precedente Indice Página siguiente


5. Investigaciones para mejorar el EEP


Si el proceso descrito en el capítulo 4 se lleva a cabo con éxito, se pondrán de relieve inevitablemente los elementos de incertidumbre y los temas que se deben seguir investigando. Lo que es más importante aún, desde la perspectiva de la ordenación pesquera permitirá identificar las necesidades prioritarias de la pesquería y contribuirá a orientar las inversiones en materia de investigación. A continuación se enumeran algunos temas de investigación que permitiría mejorar la capacidad para una aplicación eficaz del EEP. El orden utilizado no refleja ningún tipo de prioridad

5.1 Ecosistemas y evaluación del impacto de la pesca

1. Obtener mejor información sobre cómo funcionan los ecosistemas, especialmente en lo que se refiere a las interacciones entre especies, y de qué manera éstas permiten obtener inferencias sobre propiedades de mayor nivel de estos sistemas.

2. Ampliar los conocimientos sobre la forma en que la pesca afecta las poblaciones objetivo, especialmente los estudios genéticos sobre identidad de las poblaciones que sirvan de base para definir unidades de ordenación eficaces; la evaluación de los niveles mínimos de biomasa compatibles con el mantenimiento del funcionamiento del ecosistema de dichas especies; y la identificación de las zonas de desove y cría para una ordenación eficaz en estas etapas vulnerables del ciclo vital.

3. Investigar el impacto de la pesca sobre las especies no objetivo a través de las capturas incidentales y el descarte, y como afectan las interacciones de la red alimentaria, los hábitat y la biodiversidad. Será necesario identificar en los hábitat importantes para los procesos fundamentales de los ecosistemas (como las zonas de cría) y aplicar estrategias de «análisis de deficiencias» a fin de permitir la identificación de los conjuntos mínimos de hábitat críticos distintos.

4. Desarrollar modelos bioeconómicos multiespecíficos apropiados y modelos ecológicos ampliados que incluyan las dimensiones económica y social (rentabilidad privada y social, distribución de los ingresos, empleo, incidencia de la pobreza y efectos sobre la seguridad alimentaria).

5.2 Consideraciones socioeconómicas

5. Investigar los factores que influyen sobre la conducta cotidiana de los operadores y capitanes de los buques, especialmente en lo que se refiere a la elección de los artes y las zonas de pesca y el nivel de descarte.

6. Aplicar métodos de evaluación económica, entre ellos la determinación de las ventajas y desventajas de distintos métodos en distintas circunstancias.

7. Aplicar un marco de contabilidad económica y ecológica integrada a la evaluación y el análisis de las interacciones entre la pesca y otros sectores de la economía.

5.3 Evaluación de las medidas de ordenación

8. Realizar investigaciones y desarrollar tecnologías en el campo de los artes y las prácticas de pesca a fin de mejorar la selectividad y reducir el impacto de aquéllos sobre los ecosistemas.

9. Desarrollar estrategias y procedimientos para evaluar e integrar los conocimientos tradicionales sobre los ecosistemas a la ordenación. Esto deberá aplicarse no sólo a las pesquerías tradicionales, sino también a una amplia gama de actividades pesqueras en las que el conocimiento de la gente que pasa su vida observando los recursos pesqueros y los ecosistemas puedan utilizarse más sistemáticamente.

10. Identificar las especies (y los ecosistemas) adecuados para los programas de repoblación e intensificación de poblaciones y desarrollar estrategias de liberación más adecuadas para ellos. También habrá que desarrollar procedimientos para evaluar la productividad de los ecosistemas naturales con respecto a la especie que se desea repoblar o intensificar.

11. Realizar una evaluación más acabada de las posibilidades de las zonas marinas protegidas (una medida de conservación de la biodiversidad) en tanto medidas de ordenación pesquera, inclusive las investigaciones para aclarar en qué situaciones estas zonas pueden resultar más eficaces. Habrá que realizar investigaciones sobre muchos aspectos de las ZMP. Por ejemplo, será preciso determinar si los propágulos de estas zonas restablecen las zonas circundantes que permanecen abiertas a la pesca; y si ese restablecimiento tiene por resultado un aumento de las capturas suficientemente grande como para compensar las pérdidas de capturas de las zonas cerradas. Asimismo, se deberá determinar la proporción de las zonas ocupadas por una especie determinada que debe declararse zona marina protegida a fin de optimizar la compensación recíproca entre el aumento de la producción de huevos y la pérdida de capturas; si una ZMP debe utilizarse para ordenar varias especies simultáneamente; y si los patrones vitales de las especies son tan variables como para qué se necesitan zonas marinas protegidas de distintos tamaños y ubicadas en distintos lugares para lograr los objetivos deseados para cada especie. Debería definirse si las ZMP pueden incluir actividades pesqueras y cómo reaccionan ante los impactos externos.

12. Investigar los hábitat naturales con respecto a su utilidad y eficacia para las pesquerías. Es preciso realizar estudios de casos comparativos de distintos ecosistemas.

13. Profundizar las investigaciones sobre descarte selectivo, pues se trata de un tema controvertido. Un examen exhaustivo de las experiencias sobre este tema en todo el mundo puede resultar instructivo.

5.4 Evaluación y perfeccionamiento del proceso de ordenación

14. Como se indica en el capítulo 4, las nuevas investigaciones podrían aportar información útil sobre las diversas etapas del proceso de ordenación propiamente dicho. Por ejemplo, es preciso investigar cómo se prevé mejorar la compilación de datos para los planes de ordenación; cómo evaluar los resultados del proceso de ordenación; y cómo incluir evaluaciones de incertidumbre y de riesgo en el proceso.

15. Es esencial desarrollar mejores procesos de participación. En tal sentido, las investigaciones sociológicas sobre las formas de mejorar el proceso de consulta con las partes interesadas adquirirán cada vez mayor importancia. También será necesario realizar investigaciones sociológicas para evaluar los efectos de distintas medidas de ordenación sobre las diversas partes interesadas y minimizar aquéllos que no sean deseables. Esto será especialmente importante cuando resulte necesario encontrar distintos medios de vida y de empleo para mitigar la sobrepesca y la sobrecapacidad crónicas.

16. También es necesario encontrar mejores maneras de comunicar las consecuencias de distintos estrategias de ordenación. En los sistemas de ordenación de otros recursos naturales se utiliza una amplia gama de sistemas de apoyo a la adopción de decisiones (como los modelos de computación denominados «¿qué pasa si?», que permiten la participación del usuario y el análisis de las compensaciones recíprocas) pero es muy poco lo que se ha hecho en relación con el EEP.

5.5 Seguimiento y evaluaciones

17. La ampliación de las cuestiones que deberán examinarse en relación con el EEP también exigirá el desarrollo de métodos de evaluación más sencillos y rápidos, tanto sobre el terreno (para realizar el seguimiento y evaluar la situación del ecosistema) como a nivel analítico (para evaluar las normas de decisión o desarrollar una «plantilla» genérica cuyo objeto sea definir la base de estas evaluaciones). También será necesario desarrollar un enfoque de ordenación adaptativo, que contribuya a solucionar las situaciones de escasez de datos.

18. Desarrollar varias técnicas analíticas que sirvan de base para el proceso de adopción de decisiones, como el análisis necesario para definir puntos preferencia y evaluar las posibilidades de las normas de decisión. Estas técnicas se están perfeccionando continuamente y son un tema importante de investigación por derecho propio.

19. Si bien los objetivos, los indicadores y los puntos de referencia específicos pueden variar de una pesquería a otra, es preciso identificar un conjunto de indicadores genéricos. Este debe ser un conjunto común a la mayoría de las pesquerías, que posea un carácter suficientemente general como para ser útil, al menos como punto de partida, y suficientemente específico como para ser significativo. Este conjunto podría aplicarse como base para comenzar a aplicar el EEP en situaciones de relativa escasez de datos (en el apéndice 4 se ofrece un ejemplo). El Grupo de Trabajo 119 del Comité Científico para las Investigaciones Oceánicas sobre los indicadores cuantitativos relativos al ecosistema para la ordenación pesquera tiene por objeto identificar el marco adecuado y los indicadores que deberían usarse en el EEP. El Grupo de Trabajo está examinando y seleccionando los indicadores existentes y desarrollando otros nuevos (cuando resulte necesario) para la explotación de ecosistemas marinos, que tomen en consideración los factores relativos al medio ambiente (el cambio climático y las modificaciones de los hábitat), la ecología (basándose en las especies y el tamaño y la trofodinámica) y las perspectivas de la pesca (indicadores integrados)[11]. Esta labor tiene por objeto evaluar y seleccionar los indicadores y los distintos marcos en los que pueden ser empleados y aplicados.


[11] www.ecosystemindicators.org. La Secretaría de la FAO tiene la intención de revisar estas orientaciones a fin de tener en cuenta estos trabajos una vez terminados.

Página precedente Inicìo de página Página siguiente