El Consejo de la FAO somete a consideración el Programa de Trabajo y el Presupuesto de la Organización

 

El Consejo de la FAO somete a consideración el Programa de Trabajo y el Presupuesto de la Organización


El presupuesto de la Organización para el periodo correspondiente a 1998-99 y para las actividades posteriores a la Cumbre Mundial sobre la Alimentación fue uno de los principales temas que captaron la atención y en los que se centró la discusión de la reunión 112 del Consejo de la FAO, concluida el sábado 7 de junio.



Los asuntos financieros colmaron el programa de la reunión del Consejo de la FAO celebrada en la sede de esta organización en Roma
Al iniciar la discusión sobre el presupuesto para el próximo bienio el Dr. Jacques Diouf, Director General de la FAO, propuso uno de crecimiento real cero, de 689 millones de dólares EE.UU., que cubriría el aumento de los costos relacionado con la inflación, equivalente a 39 millones de dólares. Pero también presentó otras dos opciones al Consejo: un presupuesto de crecimiento real de 700 millones de dólares y otro presupuesto de crecimiento nominal cero de 650 millones de dólares que exigiría que la FAO absorbiera el costo de 39 millones de dólares correspondiente a la inflación. El Dr. Diouf advirtió que el ahorro con miras a la eficiencia tiene límites, y que un presupuesto de 650 millones de dólares impondría considerables cortes a los programas: “La posibilidad de crecimiento nominal cero supondría que no aumentaran las cuotas, pero tendría un costo de reducción sustancial de la actividad de los programas y de la producción que benefician a los miembros de la Organización”.

El grupo más numeroso de países defendió la propuesta de crecimiento real cero (689 millones de dólares), como mínimo aceptable, pero expresó con claridad su preferencia por un presupuesto de 700 millones de dólares que ofreciera un ligero aumento de los recursos disponibles. Otros miembros de la Organización apoyaron la opción de crecimiento nominal cero (650 millones de dólares), como la más realista desde el punto de vista financiero y sugirieron que con un planteamiento innovador al fijar sus prioridades, la FAO podría reducir el presupuesto y seguir llevando a cabo sus funciones principales correspondientes a reducir la falta de seguridad alimentaria y hacer las veces de centro de excelencia internacional. Un sólo país siguió presionando para que se realizaran cortes al presupuesto hasta llegar a 610 y 615 millones de dólares.

A la luz de estas posiciones divergentes, el Consejo solicitó un diálogo mayor entre los gobiernos para llegar a un consenso. Se concluyó con la adopción de las recomendaciones del Comité de Programas y Finanzas, que instruyó a la FAO para seguir elaborando la propuesta de crecimiento real cero a la vez que se determinen claramente las opciones de crecimiento nominal de cero y las actividades que se eliminarían si el presupuesto hubiera de reducirse más todavía.

Después de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación sobresalen el Programa Especial y TeleFood

El Dr. Diouf afirmó que la contribución más importante que se esperaba de la FAO inmediatamente después de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación era en la esfera del fomento agrícola. “A este respecto, el Programa Especial para la Seguridad Alimentaria seguirá siendo uno de los pilares centrales de la acción de la FAO en el campo -afirmó-. El objetivo último, desde luego, consiste en mejorar las condiciones de vida de los sectores más pobres de la población rural, de la mujer en particular”.

El Consejo, en su informe, reafirmó su apoyo a los objetivos del Programa Especial, que se propone reducir el hambre con rapidez y sustancialmente incrementando la producción y la disponibilidad de alimentos en los países de bajos ingresos con déficit de alimentos. Los miembros de los países participantes informaron de sus experiencias y resultados positivos hasta el momento. Muchos instaron a que se extienda el programa a todos los PBIDA y a otros países en desarrollo donde existen sectores que padecen de falta de seguridad alimentaria. Algunos otros miembros pusieron en tela de juicio el planteamiento del Programa Especial, e insistieron en la necesidad de mantener la independencia del Programa de Cooperación Técnica de la FAO más que sumergirlo en el Programa Especial.

El Director General también dio conocer un plan de realizar un programa mundial de televisión, denominado TeleFood, que, según afirmó, “se había elaborado primero, para que las decisiones tomadas en la Cumbre están a la vista del público y, segundo, para invocar la solidaridad de todas las personas interesadas en el problema del hambre en el mundo”. En respuesta a la preocupación expresada por algunos representantes sobre los costos y la utilización de los fondos que se generaran, se informó al Consejo de que todos los fondos que se reúnan se utilizarán para promover la seguridad alimentaria y estarán sujetos a auditoria de empresas internacionales de prestigio.

El Consejo es el organismo administrativo interino de la FAO entre las reuniones bienales de la Conferencia de la FAO, cuya 29ª sesión se redujo de diez a seis días por la intención de la Organización de economizar fondos reduciendo los costos de las actividades y de administración.

16 de junio de 1997

Más información:


 FAO Home 

 Búsquedas 

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO,1997