Semillas y herramientas son enviados urgentemente a los campesinos perjudicados por las inundaciones en Somalia y Myanmar


Se han puesto en marcha con rapidez dos proyectos urgentes para llevar lo antes posible semillas y herramientas indispensables a los campesinos perjudicados por las inundaciones en Somalia y Myanmar.

La FAO comenzó por adquirir paquetes de semillas a principios de diciembre para transportar por avión a Somalia y distribuir entre cerca de 20 000 familias campesinas afectadas por las devastadoras inundaciones de octubre y noviembre. Las lluvias excepcionalmente abundantes de la altiplanicie etíope y un mes de torrenciales aguaceros en el sur de Somalia atribuidos a el fenómeno de El Niño, hicieron desbordar el río Yuba en Somalia y se inundaron aldeas completas así como los cultivos de las regiones productoras de granos del país. Cerca de 230 000 personas se han visto obligadas a desplazarse a causa de las inundaciones y se han perdido 21 mil cabezas de ganado. El río Yuba se extiende a lo largo de 900 km en Somalia, pasando por las regiones más fértiles y densamente pobladas de Gedo, el Yuba Medio y el Yuba inferior. En Gedo, se informa de que los campesinos desplazados ya están volviendo a sus fincas y pueden comenzar a sembrar.

El proyecto de rehabilitación agrícola de 400 000 dólares EE.UU. coordinado por el Servicio de Operaciones Especiales de Socorro también incluye semillas de ajonjolí y de carpí, así como herramientas manuales pequeñas. Estas se producirán localmente para ahorrar tiempo y dinero y proporcionar ingresos a los herreros pobres de la región. El proyecto de la FAO proporciona asistencia directa a la comunidad campesina diezmada se calcula que las inundaciones afectaron a más de 100 000 familias campesinas-, y otras organizaciones internacionales se ocuparán de las necesidades urgentes de alimentos, cobijo y medicinas.

Mientras tanto, en Myanmar, se ha informado de que más de 124 000 campesinos han perdido sus cultivos por las inundaciones que afectaron a 13 de los 14 estados del país en julio y agosto. Las inundaciones posteriores de septiembre y octubre se llevaron toda intención de volver a sembrar, así como los cultivos de otras zonas. Se inundaron alrededor de 510 000 ha de tierras cultivadas, de las cuales 280 000 quedaron por completo destruidas. Ahora se está alentando a los campesinos a sembrar cultivos de invierno. En respuesta a la aguda escasez de semillas, la FAO está proporcionando semillas de girasol, de soya y de hortalizas a las familias campesinas más perjudicadas, al amparo de un proyecto de rehabilitación agrícola de 318 000 dólares EE.UU. Está previsto que las semillas estén ya en manos de los campesinos a principios de 1998.

15 de diciembre de 1997

Más información:


  FAO Home page 

  Búsquedas

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO, 1997