Se necesita una acción urgente para combatir el hambre: sigue en aumento la desnutrición en el mundo

Número de personas desnutridas en los países en desarrollo

La cifra personas con hambre crónica en el mundo ha aumentado desde principios de los años 90, después de que en las dos décadas anteriores se había reducido. Esta es la lamentable conclusión del importante informe anual de la FAO El Estado Mundial de la Agricultura y la Alimentación (SOFA). Este informe se preparó y presentó a debate en el periodo de sesiones del Consejo, órgano rector de la FAO, celebrado del 23 al 28 de noviembre. 

En contraposición a la tendencia decreciente desde 1970 del total de personas con desnutrición crónica en los países en desarrollo, el nuevo informe establece para el periodo 1994-96 un número de 828 millones de personas desnutridas, cifra superior a los 822 millones de 1990-92. Se calcula que el porcentaje de personas desnutridas del mundo disminuyó ligeramente en el mismo periodo, del 20 al 19 por ciento, pero esto no ha bastado para compensar el crecimiento demográfico.

El mayor número de desnutrición corresponden a Asia, mientras que la mayor proporción de población desnutrida está en África, al sur del Sahara, según el informe.

"Son más urgentes que nunca las medidas para cumplir el objetivo de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación, de reducir para el año 2015, por lo menos a la mitad, la cifra de 1996 de personas con hambre en el mundo", afirmó Jacques Vercueil, titular de la Dirección de Análisis del Desarrollo Económico y de la Agricultura, de la FAO, dependencia responsable de la elaboración del SOFA 98. En noviembre de 1996 se reunieron en Roma jefes de Estado y de gobierno de 186 países para celebrar la Cumbre Mundial sobre la Alimentación, y se comprometieron a reducir a la mitad para el año 2015 el número de personas con desnutrición crónica en todo el mundo.

El incremento de la cifra de personas con hambre se debe sobre todo a la falta de avance en la reducción de la pobreza en el mundo. "El SOFA 98 señala que la distancia cada vez mayor de la distribución de los ingresos en muchas partes del mundo también es una tendencia preocupante con relación a la desnutrición", según palabras de Vercueil.

Está documentado el círculo vicioso del hambre y un mal funcionamiento económico. En el decenio 1985-95, los países que tenían el mayor porcentaje de población desnutrida –el 50 por ciento o más de la población- mostraron siempre un ingreso per capita estancado o en deterioro. De manera semejante, el crecimiento del ingreso se ha estancado o reducido en casi todos los países donde más del 30 por ciento de la población padece de hambre crónica. Los únicos países donde se registran más ganancias en el ingreso per capita son aquellos donde menos del 20 por ciento de la población está desnutrida.

Informe especial sobre la alimentación urbana y el ingreso rural no agrícola

En un informe especial sobre la alimentación urbana, se calcula que para el año 2005, más del 50 por ciento de la población mundial estará en las ciudades y la falta de seguridad alimentaria será un problema cada vez mayor. Más del 90 por ciento del crecimiento demográfico urbano durante los próximos 20 años se dará en las ciudades del mundo en desarrollo. Este informe analiza una serie de temas relacionados con el veloz crecimiento de las ciudades, incluso las necesidades de consumo y las responsabilidades tanto del Estado como del sector privado, así como los servicios de comercialización de las zonas urbanas.
 
 
Cerámica elaborada a mano en México: las actividades rurales no agrícolas interactúan dinámicamente con el desarrollo agrícola
(FAO/J. Spaull/20306)
Un capítulo especial de ese informe se dedica a las actividades rurales de carácter no agrícola, como el comercio, las manufacturas y otros servicios. Estas actividades se consideran cada vez más como parte esencial de la ecuación que determina la calidad de vida de las familias rurales y campesinas. En todas las regiones del mundo, las actividades rurales no agrícolas son una parte importante del ingreso y de los recursos de las llamadas "familias campesinas". Este capítulo especial destaca que "el ingreso de las actividades rurales no agrícolas es un importante factor de la economía familiar y, en consecuencia, de la seguridad alimentaria, ya que permite tener mayor acceso a los alimentos". Como fuente de ingresos que podría contrarrestar el hambre "puede impedir una urbanización veloz o excesiva y la degradación de los recursos naturales por causa de una explotación exagerada de los mismos", según este documento.

Las actividades rurales no agrícolas interactúan dinámicamente con el desarrollo agrícola. El dinero que se gana fuera de la finca a menudo se invierte en agricultura -en la compra de fertilizantes, semillas de calidad o maquinaria-, lo que conduce a un incremento de la producción y de los ingresos agrícolas. El aumento de las actividades rurales no agrícolas (la agroindustria, la distribución y suministro de insumos agrícolas, etc.) también puede volver más rentable la agricultura al permitir obtener mejores insumos y mejorar el acceso a los mercados. Un sector agrícola dinámico promueve un rápido crecimiento del sector rural no agrícola, porque "la producción agrícola se pone a disposición para su transformación y distribución... hay insumos para venta, equipo para reparar y... el ingreso líquido del trabajo agrícola se gasta en bienes y servicios locales".

Uno de los principales objetivos de ese capítulo especial es "crear consciencia entre los gobiernos, los donantes y los organismos de desarrollo, de las actividades rurales no agrícolas" y de la función catalizadora que pueden desempeñar en el desarrollo rural y agrícola, al sacar a la población rural de la trampa de la pobreza.

El Estado Mundial de la Agricultura y la Alimentación 1998 está disponible en cinco lenguas: árabe, chino, español, francés e inglés. Esta publicación, de 371 páginas, puede adquirirse en el Grupo de Ventas y Comercialización de la FAO, de la Dirección de Información.
 

26 de noviembre de 1998
 
Más información: Fichas sobre el SOFA

 


 FAO Home page
 Búsquedas
¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO, 1998