Estrategia para eliminar el hambre en el Cuerno de África


Los siete países amarillos son el Cuerno de África
p

En el Cuerno de África unos 70 millones de personas padecen inseguridad alimentaria crónica y a menudo corren peligro de hambruna. El viernes 27 de octubre se presentó una estrategia para poner fin a los ciclos de hambre de la región, en un informe presentado por Jacques Diouf, Director General de la FAO y responsable de un grupo especializado interinstitucional de las Naciones Unidas establecido por el Secretario General de la ONU, Kofi Annan, con el propósito de crear una estrategia de seguridad alimentaria a largo plazo para los siete países del Cuerno de África: Djibouti, Eritrea, Etiopía, Kenya, Somalia, Sudán y Uganda.

En la reunión del Comité Administrativo de Coordinación (CAC) celebrada el viernes 27, el Dr. Diouf dijo que la estrategia se enfoca principalmente a la solución de las difíciles causas de fondo de la inseguridad alimentaria crónica. Propone formas de protección para la población rural contra los choques externos, que consistan en ampliar sus medios de vida y fortalecer su capacidad de recuperación. Además señala la necesidad crítica de mejorar el medio en que se desenvuelve -la salud, educación y acceso a la información y mercados-, así como el desempeño de los gobiernos, sobre todo en cuanto a garantizar el ordenamiento jurídico.

El Secretario General de la ONU, Kofi Annan, y los miembros del CAC agradecieron al Dr. Diouf su actividad directiva del grupo especializado. Además, el Comité recibió con beneplácito el planteamiento integral utilizado en la preparación del informe -The Elimination of food insecurity in the Horn of Africa: A strategy for concerted government and UN agency action (Eliminación de la inseguridad alimentaria en el Cuerno de África: estrategia de acción concertada del gobierno y la ONU)-, en el que participan los gobiernos regionales y ONG, así como organismos del sistema de las Naciones Unidas. El CAC también elogió el análisis del informe de las causas de fondo de la seguridad alimentaria y suscribió las recomendaciones propuestas.

En el informe, el grupo especializado señala entre las causas principales de la inseguridad alimentaria la sequía, los conflictos, la pobreza y el crecimiento demográfico. En la región prevalece desde hace mucho tiempo el conflicto armado, tanto en el seno de los países como entre ellos. Más de la mitad de la población sobrevive con menos de un dólar diario. La población regional se ha duplicado desde 1974 y sigue aumentado aceleradamente. Además, apenas el uno por ciento de las tierras cultivables de la región cuentan con irrigación, lo que supone una enorme vulnerabilidad ante las sequías.

Sin embargo, prosigue el informe: "Si bien la sequía y otras catástrofes naturales, como las inundaciones, langostas o enfermedades contagiosas de las personas y el ganado pueden predisponer a la población a la inseguridad alimentaria, no tienen que dar lugar por fuerza a una subnutrición en gran escala". El grupo de tareas atribuye esta situación a que no se haya logrado garantizar el acceso de toda la población en todo momento a cantidades suficientes de alimentos. El informe además considera que los extendidos conflictos locales y regionales desencadenan la inseguridad alimentaria, ya que apartan a las personas de sus hogares y perturban el funcionamiento de los mercados y sistemas de distribución. Advierte el informe: "Los gobiernos están utilizando los escasos recursos en la adquisición de armamento y, en 1997, los países de la región dedicaron dos mil millones de dólares EE.UU. al ejército. Esto desalienta a los donantes, dispuestos a dar apoyo a las poblaciones que lo necesitan pero decididos a evitar un financiamiento indirecto de la guerra".

Debería ser posible eliminar la hambruna y lograr reducir significativamente toda manifestación de inseguridad alimentaria -sostiene el informe- a través del esfuerzo conjunto de la población de la región, los gobiernos interesados y el sistema de las Naciones Unidas.

El informe presenta una estrategia específica de acción. Recomienda la creación de un Programa de Seguridad Alimentaria por país para mediados de 2001, para los siete países del Cuerno de África. En ese programa será central el incremento de las inversiones, para lo cual hará falta una política de apoyo y reformas institucionales. Además, el grupo especializado pide la preparación de un Programa Regional de Seguridad Alimentaria que se ocupe de cuestiones más generales, como la solución de conflictos y el comercio.

Al formularse estos programas, el grupo especializado recomienda la celebración de una conferencia regional de alto nivel, donde los gobiernos puedan comprometerse a eliminar el hambre y la seguridad alimentaria, y los organismos de las Naciones Unidas, los donantes y las ONG ofrezcan su apoyo. La ejecución de los programas se extendería a lo largo de un periodo aproximado de diez años.

La reunión del CAC hizo énfasis en la necesidad de asegurar que el informe conduzca hacia acciones concretas. "No se puede repercutir en el problema de la inseguridad alimentaria si no se da un incremento sustancial de la inversión pública", afirmó Annan, e indicó al CAC que estudiaría la posibilidad de que el Banco Mundial tomara la iniciativa de movilizar recursos para poner en práctica la estrategia y los programas señalados en el informe.

Ver la presentación multimediale sobre el Cuerno de África en Shockwave (en inglés, 7 min.)
macintosh OS
windows (Netscape ONLY)

31 de octubre de 2000

 

Más información


 

Página inicial de la FAO 

 Búsquedas 

¿Sugerencias?: [email protected]

©FAO, 2000