Preparativos para la Cumbre Mundial sobre la Alimentación: cinco años después


l

El Presidente del CSA, Aidan O'Driscoll, afirma las grandes posibilidades de la lucha contra el hambre (L. Spaventa/FAO)

El 27° periodo de sesiones del Comité de Seguridad Alimentaria Mundial (CSA) se llevó a cabo en la Sede de la FAO del 28 de mayo al 1° de junio. Además de realizar sus actividades normales de examen del avance en el cumplimiento del objetivo de reducir el hambre en todo el mundo, los participantes tomaron algunas decisiones importantes respecto a la Cumbre Mundial sobre la Alimentación: cinco años después, que se celebra del 5 al 9 de noviembre en Roma. El Presidente del CSA, Aidan O'Driscoll, habló de los resultados de la reunión.

¿Qué resultados tuvo la reunión del CSA?

Ante todo, emprendimos una evaluación de la situación mundial de la seguridad alimentaria. Desgraciadamente sigue habiendo alrededor de 800 millones de personas subnutridas, problema que se concentra en algunas regiones del mundo, sobre todo en el África subsahariana. Lo positivo fue el examen de diversos estudios de caso que han dado magníficos resultados y testimonian lo que se puede lograr a través de una actividad bien planteada. También se hicieron preparativos para la Cumbre Mundial sobre la Alimentación: cinco años después, que se ocupará de ver lo que hace falta para alcanzar el objetivo de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación (CMA), de reducir a la mitad el número de personas que sufren hambre para el año 2015. Por último, hubo una muy importante discusión sobre el SIDA y sus repercusiones en la seguridad alimentaria.

¿Cómo se relaciona el SIDA con el hambre?

El SIDA se definió y concibió al principio como un problema de salud, pero hoy se hace patente que también repercute con gran fuerza en la seguridad alimentaria. En efecto, el Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan, ha descrito el SIDA como uno de los principales obstáculos para el desarrollo en los países afectados por este mal.

El SIDA disminuye mucho la producción agrícola, sobre todo en algunas de las regiones más pobres y donde hay más inseguridad alimentaria del mundo. Reduce la mano de obra disponible para la agricultura y es causa de una catastrófica disminución de la producción. En Etiopía, por ejemplo, un estudio reveló que las familias donde hay casos de SIDA le dedican entre 50% y 66% menos tiempo a la agricultura. En muchas de las zonas más perjudicadas sólo se puede encontrar alimentos localmente producidos, de modo que el SIDA repercute con intensidad tanto en la producción como en el consumo de alimentos. (Los efectos del VIH/SIDA sobre la seguridad alimentaria)

¿Qué se decidió en la reunión del CSA respecto al SIDA?

El Comité convino en una serie de directrices que se insta a seguir a los gobiernos para afrontar el SIDA y la seguridad alimentaria. Por ejemplo, los países deben incorporar la cuestión del SIDA en sus planes nacionales de seguridad alimentaria, así como las cuestiones relativas a la seguridad alimentaria en sus actividades de lucha contra el SIDA. Habrá que modificar los programas de extensión agrícola a fin de promover la utilización de aperos y cultivos que utilicen menos mano de obra, y las estrategias de educación en nutrición habrán de ajustarse para informar a las personas que padecen el mal.

Durante la reunión del CSA, los países en desarrollo así como los países desarrollados reconocieron la trascendencia del vínculo entre SIDA y seguridad alimentaria. No se hace referencia al SIDA en el Plan de Acción de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación, pero será un tema destacado en la Cumbre Mundial sobre la Alimentación: cinco años después.

¿Para qué hace falta dar seguimiento a la Cumbre Mundial sobre la Alimentación?

En 1996 adquirimos un gran compromiso que los gobiernos tomaron muy en serio. Por la información que hoy tenemos queda muy claro que no se alcanzará el objetivo fijado. Se tomó el compromiso y no se está cumpliendo, así que hace falta decidir qué hacer al respecto.

Si no se va a alcanzar el objetivo de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación ¿qué optimismo puede tenerse?

Mucho. Asia está bien encaminada a alcanzar el objetivo de la CMA, sobre todo debido al crecimiento económico de la región, que permitió a algunos países elaborar estrategias para combatir la pobreza y promover la seguridad alimentaria con gran éxito. Estos resultados destacan la importancia de la política económica para alcanzar la seguridad alimentaria.

Pero también hay casos de mejora de la nutrición gracias a una dirección de la investigación y la tecnología a cuestiones precisas de la seguridad alimentaria. Por ejemplo, se examinaron algunos proyectos que han dado óptimos resultados en ciertas aldeas y que se han reproducido en muchos otros lugares rápidamente. Un estudio de 208 estudios de casos de utilización de técnicas de agricultura sostenible reveló que el incremento medio de la productividad era del 90%. Lo más asombroso es que no se trata de mejoras a corto plazo de la productividad agrícola, en todos estos estudios de casos la base de los recursos naturales además se mantuvo o mejoró. Por ejemplo, 45 000 familias campesinas de Guatemala, Honduras y Nicaragua incrementaron sus cosechas de alrededor 400 kilos a más de 2 000 kilos por hectárea gracias a la utilización de fertilizantes orgánicos, cultivos de cubierta para proteger los suelos y otros elementos de la agricultura sostenible.

¿Cuál es el siguiente paso?

Todos aceptan la necesidad de determinar las limitaciones que han impedido alcanzar el objetivo de la Cumbre. Por eso se decidió celebrar mesas redondas con primeros ministros y otros altos funcionarios públicos, a fin de determinar el punto en que nos encontramos respecto al Plan de Acción de la CMA. Se examinarán los resultados obtenidos a la fecha, los obstáculos encontrados y los medios para superarlos. Esperamos que los dirigentes participen en estas mesas redondas y perciban con más exactitud la índole de estas cuestiones. Una cosa es obtener información a través de un documento técnico, pero es mucho más eficaz que los dirigentes políticos afronten este material a través de su discusión con sus colegas.

¿Y los grupos no gubernamentales? ¿Participarán en la Cumbre Mundial sobre la Alimentación: cinco años después?

Sí, se decidió en la reunión del CSA llevar a cabo un diálogo paralelo a la Cumbre con otros participantes decisivos. Esto incluye delegaciones oficiales que se reúnan directamente con ONG, organizaciones sociales y el sector privado. Además, algunos representantes de estos grupos podrán participar directamente en la Cumbre. El Plan de Acción de la CMA atribuye la principal responsabilidad de la seguridad alimentaria a los gobiernos de los países, pero a menudo se olvida que también especifica algunas medidas que deben tomar la comunidad internacional, la sociedad civil y el sector privado. Por ello, es de vital importancia que todas estas personas den cuenta de lo que han hecho a la fecha y participen en el debate de lo que hace falta para alcanzar el objetivo de la CMA.

¿Cuál es el principal mensaje que se quiere transmitir para combatir el hambre en el mundo?

Produce horror la cifra de personas malnutridas - el 18% de la población del mundo en desarrollo, el 34% de la población africana - el alcance de este problema. Pero antes de pensar en las medidas para combatirlo, se teme no poder hacer nada, como si no hubiera esperanza. Hay que insistir en lo mucho que se puede hacer. Ha habido políticas y proyectos que han dado óptimos resultados en cuanto a elevar los niveles de nutrición, medidas que se han reproducido miles de veces. Hay que tener presentes esos casos de éxito y duplicar el esfuerzo por alcanzar la meta fijada en 1996. Creo firmemente en la posibilidad de lograrlo con el compromiso adecuado.

8 de junio de 2001

Sitio en Web de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación: cinco años después

 

Más información


Página inicial de la FAO 

 Búsquedas 

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO, 2001