Rumbo a Johannesburgo


Reunión en la FAO del grupo de acción de la ONU en materia de energía

Los expertos en energía de las Naciones Unidas se empeñarán para que ésta ocupe el sitio que le corresponde en la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible, que se celebra el año próximo en Johannesburgo. Con este fin, inician con anticipación a la Cumbre los preparativos con los países en desarrollo y las organizaciones no gubernamentales (ONG).

p

La FAO promueve la energía renovable para el desarrollo rural (FAO/12592)

La Cumbre analizará el avance realizado en 10 años desde la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (CNUMAD), celebrada en Río de Janeiro en 1992.

Los expertos, integrantes del grupo de acción de las Naciones Unidas en materia de energía, reunidos en la Sede de la FAO los días 26 y 27 de julio, también acogieron con beneplácito el "plan de rescate" relativo al Protocolo de Kyoto, aprobado en Bonn esa misma semana. Este plan contiene los compromisos relativos a los acuerdos formulados para asegurar el cumplimiento del Protocolo y sobre la medida en que los bosques de un país pueden compensar las emisiones de carbono. Si bien los Estados Unidos no han aprobado aún el Protocolo, los compromisos convencieron a Japón de aceptarlo y lo rescataron eficazmente del olvido.

"El adelanto concretado en Bonn ha renovado el optimismo", afirmó Dietrich Leihner en su discurso de bienvenida a los integrantes del grupo de acción. El Dr. Leihner, titular de la Dirección de Investigación, Extensión y Capacitación, del Departamento de Desarrollo Sostenible de la FAO, dijo a los integrantes del grupo que sería conveniente que las Naciones Unidas en su conjunto dieran cabida a los asuntos relativos a la energía. "Hace años que la FAO desarrolla actividades en materia de energía -afirmó-. En el decenio de 1960, la 'sostenibilidad' del mundo no estaba en la orden del día del desarrollo. Pero en la FAO ya estaban presentes los recursos renovables, la leña y la energía para el desarrollo".

En este grupo de acción participan todos los organismos de las Naciones Unidas que se ocupan de la energía, así como las comisiones regionales de la ONU. El grupo se estableció oficialmente en 1998, pero sus integrantes habían comenzado a reunirse oficiosamente desde el inicio de la Cumbre de Río. El plan final de acción de esta conferencia (el Programa 21) no contiene un capítulo sobre energía. Tampoco existe otro organismo internacional que se ocupe de la energía, aparte del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), en virtud de lo cual el grupo de acción es el único mecanismo del sistema de las Naciones Unidas en su conjunto que se ocupa de la amplia gama de asuntos relativos a la energía.

Preparación para Johannesburgo

Ya están en marcha los preparativos para la conferencia de septiembre de 2002 en Johannesburgo, a cargo de la Comisión de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible. Se han celebrado cinco reuniones regionales de expertos en desarrollo para preparar la orden del día. La última de estas reuniones se realizó en Kirguistán a fines de julio.

p

Con ayuda de la FAO, campesinos camboyanos aprovechan el estiércol humano y animal para producir gas para la cocina (FAO/17402/G. Buthaud)

Uno de los dos temas decisivos es la energía (el agua dulce es el otro), y los países en desarrollo han alentado a las Naciones Unidas para darle atención. Numerosos de estos países esperan que Johannesburgo adopte una política concreta en materia de utilización de la energía sostenible. El grupo de acción reconoció la necesidad de seguir discutiendo este tema en una reunión próxima de los expertos en energía, que va a celebrarse en Nueva Delhi, organizada por el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas (DAES) y el Instituto Tata de Investigación sobre la Energía, de la India.

Los organismos de las Naciones Unidas tienen actividades independientes en materia de energía, debido a la distinción de sus ámbitos de acción. Pero el grupo de acción, presidido por el DAES, ofrece un foro a través del cual es posible coordinador las actividades de todos.

"Aunque los organismos de las Naciones Unidas se especializan en actividades diferentes, pueden complementarse -afirma JoAnne DiSano, titular de la Dirección de Desarrollo Sostenible del DAES, que presidiera la reunión celebrada en Roma-. La FAO tiene conocimientos especializados en materia de energía renovable para el desarrollo rural. El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) se ocupa de la energía eficiente y renovable, la UNESCO participa en el Programa Solar Mundial y la ONUDI en la utilización de la energía en la industria. Las comisiones regionales de las Naciones Unidas deben considerar la energía como parte del desarrollo económico regional y el DAES realiza proyectos de asistencia técnica con el objetivo general de promover el desarrollo sostenible. Estas actividades tienen numerosos puntos de contacto".

Energía: decisiva para el desarrollo rural

"En su nivel más simple, la energía tiene que ver con la calidad de la vida -afirma Gustavo Best, Coordinador Superior de la FAO en materia de energía-. "Un suministro simple de energía, de pocos vatios, obtenido de un tablero solar, sirve para hacer funcionar un radio o un televisor. Así se lleva educación e información a las zonas rurales y, cabe esperar, se reducen los incentivos para emigrar a las ciudades. Además se proporciona información, como los precios del mercado y programas de extensión, capaz de contribuir a elevar el nivel de vida de los campesinos".

Por otra parte, la falta de electricidad limita la actividad rural, por ejemplo, impide el desarrollo de la agroindustria, fuente de empleos.

La FAO reúne las condiciones para encabezar el desarrollo tecnológico en materia de energía renovable, cuyo beneficio en función de su costo probablemente resulte eficiente en las zonas rurales. Mientras más lejos se está de las ciudades y hay menor densidad demográfica, más se eleva el costo de conexión con el sistema eléctrico general de los países.

Un ejemplo es Honduras, donde cerca del 65% de la población, de seis millones de personas, vive en el campo, y existen unas 7 000 comunidades rurales para las que se considera irrealizable, por razones económicas, la conexión a la red general de electricidad. La FAO está colaborando con las instituciones de ese país para evaluar las necesidades de electricidad. Además, la FAO está ayudando a ejecutar pequeños proyectos de energía hidrosolar y de otros sistemas de energía renovable en el sur de Lempira, una de las zonas de menores ingresos del país. Los resultados obtenidos con estas actividades, financiadas por los Países Bajos, son prometedores, y entre sus beneficios están un mejor acceso a la educación, tanto para los niños como para los adultos.

En el Níger, la FAO está ayudando a elaborar una estrategia nacional para la utilización de fuentes de energía nuevas y renovables, que comprenden la electricidad solar, de biomasa, eólica e hidroeléctrica. Como todas las actividades de energía rural de la FAO, ésta se propone conservar los recursos naturales a la vez que se incrementan los ingresos rurales.

La FAO seguirá colaborando con el grupo de acción a fin de lograr un enfoque general respecto a la energía que aproveche la riqueza interdisciplinaria que hay en el sistema de las Naciones Unidas.

28 de agosto de 2001

 

Más información


Página inicial de la FAO 

 Búsquedas 

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO, 2001