Las abejas endulzan la vida en Bolivia



Luis Coca, primer apicultor del pueblo boliviano de Bella Vista: "La miel nos mantiene jóvenes y sanos." (Foto: K. Iversen)

 

Bella Vista, Bolivia -- Contribuye a la digestión, sana heridas, disminuye la fiebre, evita el insomnio, refuerza la inteligencia, fortalece el sistema inmune y hace que las vacas produzcan más leche. Estas son algunas de las virtudes que se le atribuyen a la miel.

"La miel nos mantiene sanos y jóvenes aquí, en Bella Vista", afirma Luis Coca, primer campesino dedicado a la apicultura en Bella Vista, cerca del pueblo de Samaipata, en el centro de Bolivia. Debe tener razón, tiene 53 años y 12 hijos, pero parece de 40 años.

Aunque el año pasado perdió nueve colmenas en el invierno, le quedan 11 y promueve con energía las virtudes de la miel. "Nuestra miel de Bella Vista es de color claro y sabe a las flores locales. Es muy buena", asegura.

Un proyecto participativo de conservación y desarrollo, administrado por la FAO y financiado por el gobierno italiano, introdujo la apicultura en la zona de Samaipata hace siete años. Ha dado magníficos resultados, ya hay 90 apicultores en 18 comunidades, organizados en una asociación: ASACAPI, la Asociación de Apicultores de la Cuenca Alta del río Piraí.

"Queríamos llevar algunas actividades lucrativas que, a la vez, pudieran mostrar a la población cómo utilizar el bosque en forma sostenible e impedir la tala en esa zona -explica Julián Torrico Salguero, de 36 años de edad, técnico del proyecto y miembro de ASACAPI, propietario además de siete colmenas-. La apicultura no exige mucha dedicación, pero da buenos ingresos", señala.

 

Productores de miel de Bella Vista en el primer festival de la miel celebrado en Samaipata, en 2000 (Foto: J. Escobedo)

 

 

Una colmena produce de 30 a 40 kilos de mielo al año, que antes se vendían en el mercado regional a sólo 2,50 dólares EE UU el kilo. Ahora, los miembros de ASACAPI obtienen casi el doble por su miel, gracias a El Sol, una tienda especializada en la venta de miel, abierta con apoyo del proyecto. Los clientes se enteran de la apicultura y pueden comprar ahí equipo y miel local.

Parece que la apicultura llegó para quedarse. "Es fácil y divertida, y obtenemos miel para consumo propio y para vender, sin tener que talar los árboles para obtener los panales silvestres, como hacíamos anteriormente -explica Coca, al que tampoco le importan los piquetes de abeja que a veces le tocan-. Protegen contra el reumatismo", afirma con una sonrisa.

Los días 15 y 16 de diciembre, Coca y otros apicultores de Bella Vista fueron a Samaipata a participar en el segundo festival anual de la miel celebrado por ASACAPI. Participaron los productores locales de miel. Si bien la comunidad de Bermejo obtuvo el premio por la mejor presentación de sus productos, los apicultores de Bella Vista ganaron el premio por la miel más sabrosa.

20 de diciembre de 2001

Más información


Página inicial de la FAO 

 Búsquedas 

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO, 2001