Escasez de alimentos en Zimbabwe por el retroceso económico y agrícola


El deterioro de la economía, aparejado a la disminución de la producción de cereales, están poniendo en peligro la seguridad alimentaria en Zimbabwe. Los más afectados serán la población urbana pobre y las familias del sur y el oriente del país, donde después de una sequía en enero, llovió ininterrumpidamente en febrero y marzo, con inundaciones en algunas partes.

Un informe especial presentado por la FAO y el PMA, elaborado a partir de una visita al país para evaluar los cultivos y el suministro de alimentos, anticipa una caída de la producción de cereales para el presente ciclo comercial (abril 2001-marzo 2002) a cerca de 1,82 millones de toneladas, 24% menos que el año pasado. Esta disminución se debe a la siembra de una superficie menor y a cosechas más escasas.

Exportaciones e importaciones de maíz, 1991-2000
Previsiones para 2001

p

p

El sector comercial en gran escala sufrió un retroceso de alrededor del 30% de la superficie cultivada en general. Esta disminución se debió sobre todo a problemas derivados de las actividades de adquisición de tierras del país. Un cultivo que se vio particularmente afectado es el maíz, cuya superficie cultivada disminuyó cerca del 54%. Otra razón de la caída de la producción de maíz fue que muchos campesinos dejaron de producirlo por otros cultivos más comerciales, como la soja, el girasol, los cacahuetes y el pimentón, en reacción a la demora de los pagos por la cosecha de maíz del año pasado por parte de la Junta de Comercialización de Cereales, propiedad del Estado, la inflación anual, superior al 50%, y el aumento del costo de los insumos.

A partir de la disminución prevista de la producción, el informe calcula que habrán de importarse 579 mil toneladas de cereales, pero añade que la capacidad del Gobierno de importar maíz es en extremo limitada "dada la considerable disminución de la producción de oro y de la cosecha de tabaco, y porque gran parte de los ingresos en divisas previstos ya están comprometidos para adquirir combustibles y otras importaciones de energía, así como para el pago de la deuda internacional".

Aun en caso de satisfacerse el déficit de trigo y arroz, equivalente a 132 mil toneladas, a través de importaciones comerciales, persiste un déficit de maíz de alrededor de 447 mil toneladas, que habrá de cubrirse echando mano a las reservas o, de preferencia, con importaciones comerciales. Pero -según el informe- "dadas las condiciones económicas vigentes y la inseguridad alimentaria que prevalece en muchas partes del país, no sería aconsejable mermar las reservas. El país necesita tener reservas de cereales adecuadas para mantener un suministro estable y conveniente, necesario para evitar grandes aumentos de los precios y mantenerlos en niveles accesibles para la población rural y urbana".

La inseguridad alimentaria que está presentándose en este país se debe en gran parte a la disminución del poder adquisitivo. El alto índice de desempleo y el alto costo de la vida han exacerbado la pobreza. Se prevé una disminución del producto nacional bruto del 5% para 2001, que significa una disminución del ingreso per cápita por tercer año consecutivo. Son particularmente vulnerables las personas pobres de las ciudades y numerosos hogares de las zonas sur y oriente del país, donde hay déficit de alimentos. Estas personas necesitarán ayuda durante el año próximo, a fin de satisfacer sus necesidades alimentarias. "Una opción podría ser un programa bilateral de ayuda alimentaria para satisfacer una parte de las necesidades de importaciones", dice el informe.

"Se estima que las redes tradicionales de solidaridad social en la mayor parte de las zonas pueden seguir manteniendo a las familias que actualmente padecen inseguridad alimentaria, a través de trabajo pagado, donaciones y, en menor grado, planes de ahorro y parcelas agrícolas colectivas para beneficio de los que no pueden participar en la agricultura -dice el informe-. Con todo, la viabilidad de la capacidad social de hacer frente a la situación puede verse gravemente afectada por el retroceso económico general".

5 de junio de 2001

 

Más información


  FAO Home page 

  Búsquedas

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO, 2001