La sequía en Kenya representa una amenaza de escasez de alimentos para millones de personas si no se realizan las importaciones necesarias, indica un informe especial de advertencia de la FAO

La prolongada sequía de Kenya ha empeorado la ya de por sí difícil situación alimentaria del país. Será necesario importar un volumen mucho mayor de granos que lo calculado para alimentar a las personas, según un informe especial de advertencia de la FAO dado a conocer a fines de enero.

Pero Kenya carece de divisas para pagar ese exceso de importaciones y como su reserva estratégica de cereales está en su nivel mínimo, será necesaria una considerable asistencia externa.

Las autoridades de Kenya calculan que la sequía está afectando a cerca de dos millones de personas y que esa cifra puede llegar a tres millones si esta situación persiste. Han apelado a la comunidad internacional para recibir asistencia alimentaria de urgencia.

El informe, presentado por el Sistema Mundial de Información y Alerta (SMIA), indica que las perspectivas de los cultivos de la temporada de lluvias breves -sobre todo maíz, mijo, sorgo y leguminosas- se han deteriorado mucho por la falta de lluvias durante la estación agrícola. Las precipitaciones, que suelen iniciarse a mediados de octubre, llegaron con retraso y fueron esporádicas en la mayor parte de las provincias del noreste, orientales y de las costas, así como en las zonas bajas de la provincia central, donde se informa de numerosas cosechas malogradas y deterioro de pastizales y dehesas. La falta de precipitaciones breves ocurre tras la falta de dos temporadas consecutivas de lluvias (de marzo a mayo) en las mismas zonas. La escasez de agua está afectando a las personas y al ganado, y se ha informado de pérdidas considerables de ganado.

Una misión conjunta de la FAO y el Programa Mundial de Alimentos encargada de evaluar el inventario de cultivos y alimentos, que estuvo en Kenya en octubre y noviembre de 1996, calculó que se requeriría importar 1.1 millones de toneladas de cereales para el ciclo comercial correspondiente a 1996-97. Al malograrse el ciclo agrícola, ahora se prevé que se necesitará importar por lo menos 1.3 millones de toneladas. Se trata casi del doble de la media de los cinco últimos años.

Se prevé que Kenya importe comercialmente 1 millón de toneladas de esa cifra, pero debido a las limitaciones de las divisas, será difícil obtener las 300 mil toneladas faltantes. A fines de diciembre de 1996, el total de granos ofrecidos como ayuda sumaba apenas 43 mil toneladas. La FAO ha instado a los donantes a ofrecer cantidades adicionales y a agilizar su envío por razones de urgencia.

La FAO está estableciendo una misión de seguimiento en las zonas afectadas por la sequía en Kenya para principios de la primavera, a fin de contabilizar todas las ganancias de la estación agrícola de la temporada de lluvias breves y evaluar la situación a inicios de la estación de precipitaciones que suelen ser más prolongadas y seguras. La cifra que se obtenga de la producción de cereales y de la cantidad de granos que se necesite obtener en calidad de asistencia, resultante de las actividades de esta misión, se dará a conocer a principios de abril.

Informe especial del SMIA:

Más información:

25 de febrero de 1997

 


 FAO Home page 

  Búsquedas 

¿Sugerencias?: [email protected]

©FAO,1997