Los cereales etíopes y sudaneses podrían ayudar a alimentar a los vecinos de esos países que lo necesitan

Los donantes internacionales deberían considerar ofrecer ayuda financiera para comprar granos en Etiopía y Sudán, donde la producción está lista para incrementarse considerablemente, y exportarlos a fin de ayudar a las personas de los países vecinos con déficit alimentario como Kenya, Eritrea y Somalia, afirman la FAO y el Programa Mundial de Alimentos.

En una serie de informes especiales sobre diversos países, presentados en diciembre (ver lista al final de la página), la FAO y el PMA prevén que la producción de cereales y legumbres del ciclo 1996-97 de Etiopía será un 20% más elevada que la principal cosecha de Meher del año pasado. Y en el Sudán, se prevé que la producción de cereales alcance cifras sin precedentes, hasta el 50% más elevadas respecto a la escasa cosecha del año anterior.

Pero los países vecinos no han obtenido tan buenos resultados. Las previsiones para Kenya sitúan la producción total de maíz y de legumbres correspondiente al ciclo 1996-97 un 18% y un 25% por debajo de la del año pasado, respectivamente. Y en Eritrea, donde se informa que la seguridad alimentaria es "muy precaria", los cereales y las legumbres han descendido un 11%.

Poner cereales a disposición de los países vecinos -afirman la FAO y el PMA- reforzaría el mercado etíope de granos y reduciría la posibilidad de que los excedentes previstos queden sin venderse y tengan un efecto disuasivo en la agricultura para el año próximo.

En efecto, en 1995 y 1996 Eritrea evitó grandes dificultades con la provisión de alimentos recurriendo a Etiopía. Se realizaron considerables importaciones a través de los sectores público y privado y mediante transacciones realizada en las fronteras. Estas importaciones se adquirieron con la birr etíope -que sigue siendo la moneda oficial-, de modo que se evitó una presión excesiva en las divisas.

Con todo, la "situación cómoda" de Etiopía encubre la existencia de comunidades con déficit de alimentos, debido a que se han desplazado y a la falta de poder adquisitivo. Aunque la necesidad de ayuda alimentaria se ha reducido un 36% respecto al año anterior, 1.9 millones de personas siguen requiriendo esta asistencia. La FAO y el PMA recomienda que "toda la ayuda alimentaria se realice mediante compras locales y que no se importe ayuda alimentaria".

En el Sudán la situación es parecida. Allí, sobre todo en la región meridional, afectada por la guerra, y en zonas del occidente perjudicadas por la sequía, parte de la población tendrá dificultades para satisfacer sus exigencias alimentarias. Se calcula que se requiere ayuda alimentaria para 2.5 millones de personas desplazadas y afectadas por la guerra.

En Etiopía, el incremento de la producción obedece a diversos factores, comprendidas la abundancia y buena distribución de las lluvias, así como a un "conjunto de tracción animal en excelentes condiciones" en todas las regiones, menos donde hay mosca tse-tse.

Sin embargo, la vecina Eritrea sigue recuperándose de años de conflicto. La FAO y el PMA informan de que la agricultura y la capacidad del país para satisfacer su propia necesidad de alimentos sigue siendo "débil y muy inestable".

Y entre los factores que afectan a la producción en Kenya se cuentan una reducción del uso de fertilizantes y de semillas de calidad. La FAO y el PMA advirtieron que hace falta tomar medidas para evitar una grave crisis alimentaria en las zonas de pastoreo de la provincia nororiental, donde por segundo año consecutivo no hubo precipitación pluvial. 

Enero de 1997

 Informes especiales del SMIA

  • Etiopía (16 de diciembre de 1996)
  • Kenya (16 de diciembre de 1996)
  • Eritrea (18 de diciembre de 1996)
  • Sudán (6 de diciembre de 1996)

Archivo de Vigilancia Mundial


>

 FAO Home page 

>

 Búsquedas 

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO,1997