Grupos de expertos hacen inventario de los daños producidos por el huracán Mitch


El huracán Mitch arrasó una tercera parte de los cultivos básicos de granos y porotos de Honduras, y cerca de 40 por ciento de las plantaciones de plátanos y bananos para cocer, según una Misión FAO/PMA de evaluación agrícola y alimentaria. Cientos de miles de las personas más pobres del país requieren ayuda alimentaria, al haber perdido cerca del 30 por ciento de su producción agrícola familiar, y muchos de ellos también su empleo en el sector exportador. El informe de esta comisión se presentó el 29 de enero.

Resultaron muy dañados los cultivos comerciales fundamentales, como los plátanos, el café y la caña de azúcar, y se ha estimado el valor de las pérdidas de la producción de 1998, junto con las anticipadas de 1999, correspondientes a todos los cultivos de exportación, en 480 millones de dólares EE.UU. Se calcula en 210 millones de dólares EE.UU. el daño a la infraestructura para los cultivos comerciales, y el sector ganadero sufrió pérdidas por más de 100 millones de dólares EE.UU. El informe destaca que: "Estos cálculos no incluyen los graves daños causados a las tierras agrícolas por el desbordamiento de los ríos, que alcanzó niveles sin precedentes y cubrió extensas zonas de tierras agrícolas con gruesas capas de arena, limo y piedras".

Aga click en el gráfico para ver la versión en pdf

El informe destaca la necesidad de ayuda para la población rural afectada, para sembrar los cultivos alimentarios de la primera temporada de 1999, y para restablecer los principales cultivos de exportación, sector donde se crean los empleos que tanta falta hacen.

"Los empleos asalariados y la mano de obra ocasional en distintos sectores (bananos, café, caña de azúcar, melón, camarones, etc.) son indispensables fuentes de ingresos para los pequeños productores que no tienen suficientes tierras para vivir de su propia producción", dice en el informe. Más de 100 mil personas han perdido su empleo en este sector.

La misión calculó que hará falta importar 570 mil toneladas de cereales y leguminosas en el ejercicio comercial 1998-99 (que termina en agosto de 1999) para "mantener los niveles normales de consumo de alimentos". La mayor parte de estas importaciones serán de maíz, principal alimento básico.

Hasta el momento se ha comprometido la mitad de los alimentos necesarios

Con todo, la pérdida de casi 500 mil millones de dólares de ganancias por exportación significa que la capacidad del país de realizar importaciones comerciales se ha reducido considerablemente. La misión calculó que las necesidades de importación de alimentos es de cerca de 276 mil toneladas, de las que 236 mil toneladas serían de maíz y el resto de arroz y porotos.

Según el informe, hasta el momento ha llegado o se han ofrecido contribuciones inferiores a la mitad de la ayuda alimentaria necesaria. "Hasta ahora la ayuda alimentaria recibida y las contribuciones ofrecidas para entregarse hasta agosto de 1999 suman 85 mil toneladas de todos los alimentos principales en conjunto, lo que deja una faltante de ayuda alimentaria de cerca de 191 mil toneladas que habrían de suministrarse en los meses próximos". La misión encontró "firmes pruebas de que entre enero y septiembre de 1999 aumentará gradualmente la falta de seguridad alimentaria, particularmente entre las familias rurales que viven en las zonas de acostumbrado déficit de alimentos".

Son elegibles para recibir alimentos gratuitos de socorro unas 810 mil personas de las zonas rurales. La mayoría del 78 por ciento de las familias más pobres de Honduras son rurales. Lo común es que arrienden menos de cuatro hectáreas de tierras, y paguen altos costos en efectivo o con productos, y pocos tienen oportunidades de obtener ingresos fuera de la finca. Las familias rurales a cuyo cargó está una mujer son frecuentes entre las más pobres.

Según el informe "la gran mayoría de las familias más necesitadas ya padecían una gran inseguridad alimentaria antes de la catástrofe. La mayoría tenían que recurrir, para subsistir, a métodos destructivos para el medio ambiente y la sociedad". Por este motivo "será difícil distinguir entre el restablecimiento y las necesidades normales de desarrollo".

El gobierno mantiene bajos los precios de los alimentos básicos

Para impedir una escasez de alimentos que hiciera subir los precios, el Gobierno de Honduras ha fijado los precios de los cereales básicos y de otros productos que componen una "canasta de alimentos" de 14 artículos. La misión de evaluación descubrió que aun los mercados de zonas remotas estaban abastecidos de cereales básicos. Los precios de algunas frutas y hortalizas no entran en el control de precios oficial y han aumentado hasta 20 por ciento.

Sin embargo, según el informe el principal problema es de los "campesinos de las zonas aisladas, ya que dado el gran daño que infligió el huracán a la infraestructura, sobre todo a las carreteras y puentes principales y del interior, y el alza consecuente de los costos de transporte, ellos no pueden competir con las zonas productoras situadas más cerca de las ciudades y poblaciones grandes". Olancho, una importante zona productora de maíz del nordeste, ha quedado prácticamente aislada del resto del país, y se cita como ejemplo de esta situación.

Cómo ayudar a los agricultores a volver a la normalidad

La misión definió medidas de ayuda a los agricultores para reanudar cuanto antes la producción normal. Dichas medidas son proporcionar herramientas e insumos para el principal ciclo agrícola que se inicia en abril y mayo, incrementar la superficie cultivada, aumentar la disponibilidad de material de siembra para la producción de plátanos, reponer el ganado menor y apoyar la producción ganadera proporcionando piensos. La FAO preparó once propuestas principales por un valor total de más de 8.5 millones de dólares EE.UU., en cooperación con el gobierno y otras organizaciones. "Estas propuestas se ocuparían de las necesidades mínimas a corto plazo, para abrir el paso al restablecimiento del sector agrícola a mediano plazo", dice en el informe. "Sin embargo, la reconstrucción exigirá una inversión cuantiosa y constante durante los próximos años".

Nicaragua

Un Informe especial presentado a partir de una misión en Nicaragua después de Mitch describe un panorama parecido de devastación, aunque "las perspectivas del suministro de alimentos hasta la próxima cosecha a mediados de 1999 son más favorables de lo que se pensó anteriormente", según el informe. "Esto refleja las medidas tomadas por el gobierno para incrementar la producción de la temporada del 'apante" [tercer ciclo, menor] y la rápida reacción de los donantes en cuanto al suministro de ayuda alimentaria para satisfacer la mayor parte del déficit".

Las necesidades de importación de cereales y leguminosas para 1998/99 se calculan en 193 mil toneladas. El maíz y los porotos, que componen 65 mil toneladas de la cifra anterior, probablemente se suministren a través de la ayuda alimentaria. Casi la mitad de las 102 mil toneladas de trigo necesarias también serán de alimentos de socorro.

Se calculan las pérdidas del sector exportador por encima de los 37 millones de dólares EE.UU., el 13 por ciento del valor previsto de bananos, café y azúcar antes del huracán. También sufrió muchos daños el sector ganadero. Las estimaciones oficiales definen las pérdidas de este sector en 14 millones de dólares. Se perdieron por el huracán cerca de 77 mil cabezas de ganado, 22 mil caballos, 97 mil cerdos y 222 mil gallinas y pollos. También se perdió el forraje o se echó a perder, lo que ha producido una grave escasez de piensos en las zonas afectadas. "La misión considera que se ha subestimado el volumen de las pérdidas", según el informe.

La misión ha propuesto un programa de intervención agrícola y de urgencia de socorro que contiene seis proyectos por un total de 13.9 millones de dólares EE.UU.

 

9 de febrero de 1999

Más información:


  FAO Home page 

  Búsquedas

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO, 1999