La ayuda internacional defiende la seguridad alimentaria en Albania y Macedonia


Campesino albanés prepara la tierra en una región montañosa de los confines con Macedonia
FAO/17899/C. Grace


La veloz respuesta de los organismos internacionales y organizaciones no gubernamentales en el suministro de alimentos y de ayuda de emergencia durante la crisis de los refugiados de Kosovo contribuyó mucho a mantener la seguridad alimentaria general en Albania y en la antigua República Yugoslava de Macedonia, según los informes especiales elaborados por las misiones de evaluación de los cultivos y el suministro de alimentos de la FAO y el Programa Mundial de Alimentos que acudieron a esos dos países.

Ambos informes concluyen que la presencia de los refugiados kosovares ha repercutido poco en la producción agrícola y los precios de los alimentos en Macedonia y Albania. A principios de junio, en pleno apogeo de la crisis, se calculó que en Albania había unos 440 mil refugiados kosovares, la mitad de los cuales vivía con familias locales. Macedonia había acogido a 250 mil refugiados, de los cuales 150 mil estaban alojados con familias.

Los resultados de la misión revelan que nada indica que pueda haber una escasez de alimentos de importancia, ni desnutrición en ninguno de los dos países, y que ambos lograrán satisfacer las necesidades de cereales de su población con su producción interna y sus importaciones comerciales.

Pero los informes insisten en que la crisis ha agravado la inestabilidad económica general de los años recientes en ambos países, que además ha producido un deterioro general de la seguridad alimentaria de muchas familias y ha agudizado los niveles de pobreza.

13 de julio de 1999

 

Más información:


  FAO Home page 

  Búsquedas

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO, 1999