La integración de árboles en los planes agrícolas sostiene la producción de cultivos al mejorar la fertilidad del suelo. Los árboles también contribuyen a controlar la erosión producida por el agua y el viento, y a la vez reciclan los elementos nutritivos vitales en los suelos. Crecen donde pudieran no darse los cultivos, lo que permite producir en tierras marginales.

Viet Nam: trabajadoras transportando plántulas de árboles en un vivero de pequeños propietarios
Foto FAO de L. De Matteis

Más fotos (Silvicultura):
  • Burkina Faso: acercamiento de una mano con frutos silvestres
  • Perú: búfalo pastando a la sombra de los dagames
Más información:


  FAO Home

 Búsquedas

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO,1997