FAO :: Sala de prensa :: A fondo :: 2004 :: Gripe aviar: peligr…
Gripe aviar: peligro para los medios de subsistencia rurales, la producción y la salud humana
La FAO forma un grupo de acción para vigilar la crisis, y envía misiones de apoyo técnico a los países afectados
La gripe aviar se reconoció por primera vez hace más de 100 en años, durante un brote que hubo en Italia. Desde entonces, esta enfermedad se ha presentado en intervalos irregulares en todas las regiones del mundo. Además del actual brote que hay en Asia, recientemente ha habido epidemias en Hong Kong (1997-1998 y 2003), en los Países Bajos (2003) y en la República de Corea (2003).

Una vez infectadas las aves, es difícil controlar la gripe aviar, que a menudo produce un gran daño económico a los avicultores de los países afectados ya que las tasas de mortandad son elevadas y en general hay que sacrificar a las aves contagiadas para evitar la propagación de la enfermedad.

Debido al actual brote en Asia, la FAO calcula que al 2 de febrero de 2004 se habían eliminado en la región unos 45 millones de aves.

Esta cifra representa poco más del 1 por ciento del inventario completo de la región, revelan los datos de la FAO. Pero las repercusiones pueden ser devastadoras para las economías locales, así como para la industria y los pequeños productores, en particular en Tailandia, donde la industria depende mucho del comercio.

En 2003, las exportaciones de aves de corral de Tailandia representaron cerca del 7 por ciento del comercio mundial de carne de pollo, con un valor de exportación de alrededor de 1 000 millones de dólares.

¿Qué está haciendo la FAO contra la crisis?

Para intervenir contra el brote de gripe aviar la FAO está haciendo énfasis en la seguridad y la prevención, la ayuda a los países afectados y la cooperación con otras organizaciones internacionales pertinentes.

La FAO ha establecido un grupo técnico de acción sobre la gripe aviar, dirigido por su Servicio de Sanidad Animal, con personal de la Oficina Regional de la FAO, ubicada en Bangkok, para vigilar de cerca la situación actual de Asia, proporcionar a las oficinas descentralizadas de la FAO y a los países miembros el apoyo técnico para afrontar la crisis y facilitar la comunicación entre las organizaciones internacionales pertinentes, como la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y la Organización Mundial de la Salud.

La FAO también está movilizando fondos de emergencia para enviar misiones de apoyo técnico a los países afectados por la gripe aviar. El 2 de febrero recibieron instrucciones de proceder las primeras cuatro misiones, que van a Camboya, la República Democrática Lao, Pakistán y Viet Nam.

La Organización prevé la preparación en breve de otras misiones, conforme se presenten las solicitudes de los gobiernos.

Estas misiones técnicas de la FAO:

- ayudarán a los gobiernos a mejorar la capacidad de los laboratorios para diagnosticar la enfermedad;

- fortalecerán la capacidad de los países de realizar investigación de campo cuando se reciban nuevos informes de posibles contagios;

- iniciarán la cartografía de los brotes para prever posibles pautas de propagación; informarán al público sobre la manipulación correcta de los alimentos y la destrucción de las aves;

- ofrecerán asesoramiento sobre la manipulación de las aves enfermas y, en colaboración con la OMS y otros asociados, ayudarán a proporcionar a los países el equipo necesario de protección.

Aparte de estas misiones en los países, la FAO está preparando una iniciativa regional para mejorar la vigilancia epidemiológica y supervisar la gripe aviar en la región.

La Organización además destaca que una vez que ceda esta crisis, los países necesitarán asistencia para repoblar en condiciones de seguridad sus corrales avícolas.

La Oficina de la FAO para Asia, situada en Bangkok, Tailandia, coordinará las misiones de apoyo técnico. Esta Oficina además mantiene estrecha comunicación con los gobiernos de los países de la región y con otras organizaciones internacionales pertinentes, con el fin de difundir asesoramiento técnico y ayudar a coordinar las intervenciones internacionales.

Los representantes de la FAO destacados en los distintos países de la región están desempeñando una función decisiva en la comunicación y coordinación regional de todo lo referente a la gripe aviar.

Además, la FAO convocó una reunión urgente para los días 3 y 4 de febrero, de funcionarios de sanidad veterinaria de los países afectados, expertos internacionales y representantes de la OIE, la OMS, los centros de los Estados Unidos de control y prevención de enfermedades y otras organizaciones, para generar directrices más precisas y recomendaciones para combatir la crisis en el ámbito de los países e internacional.

(Más información sobre las actividades de la FAO en apoyo a los países afectados por la gripe aviar esta disponible en el sitio web de la Dirección de Producción y Sanidad Animal, en la sección dedicada a esta enfermedad).

¿Qué causa la gripe aviar?

La gripe aviar puede ser producida por un virus que tiene alrededor de 23 variedades, todas del tipo A, de la familia de los Orthomyxoviridae. Sin embargo, en los brotes tan graves como el que actualmente hay en Asia sólo participan las variedades H5 y H7 de este virus. Son altamente patógenas, es decir, se propagan fácilmente, y crean problemas en todo el sistema de las aves infectadas; otras variedades afectan principalmente el sistema respiratorio de las aves y no son tan contagiosas ni mortales como las H5 y H7.

Las aves de corral y las aves silvestres son susceptibles de contraer la gripe aviar. Este virus probablemente esté en extremo difundido en las poblaciones de aves silvestres, así como el virus del Herpes simplex A, que padecen las personas y produce calenturas. La infección es común, pero los síntomas son leves y no mortales. Los brotes mortales son más frecuentes entre las aves de corral, que no son tan resistentes al virus, cuando una variedad patógena surge en una parvada silvestre y ambas poblaciones entran en contacto.

Una vez establecida la gripe aviar en un corral avícola es muy contagiosa y las aves silvestres ya no tienen que ser el agente infeccioso, señala la FAO. Las aves infectadas excretan grandes concentraciones del virus en las heces y secreciones de la nariz y los ojos. Una vez que el virus llega a un corral avícola, se puede propagar a otros a través del desplazamiento de las aves infectadas o de equipo contaminado, bandejas para huevos, camiones que transportan piensos o personal de servicio.

Reconocimiento de la infección

Los síntomas de la gripe aviar varían de caso en caso y dependen de factores como la virulencia de la variedad infecciosa, la especie del ave contagiada y la edad y sexo de la misma. El período de incubación suele ser de tres a siete días.

En la gripe aviar virulenta, la enfermedad suele aparecer de pronto, y muchas aves mueren de improviso o habiendo mostrado sólo leves síntomas de malestar: falta de apetito, plumas encrespadas, fiebre.

Pero esta pauta puede variar.

A veces, las aves muestran debilidad y marcha vacilante. Las gallinas pueden poner huevos de cáscara blanda y dejar de poner. Las aves enfermas pueden quedarse sentadas o de pie en estado semicomatoso, con la cabeza por tierra. Las crestas y barbas pueden ponerse azules e hincharse y presentar hemorragia en las puntas. Con frecuencia hay abundante diarrea y las aves tienen una sed excesiva. Su respiración puede ser fatigosa.

La tasa de mortandad de las aves de corral infectadas oscila del 50 por ciento al 100 por ciento. Además de la muerte de las aves, la lucha contra estos brotes requiere el sacrificio de los animales infectados y la aplicación de otras medidas de control, pérdidas y gastos adicionales que gravan pesadamente sobre los agricultores afectados.

Intervención contra la gripe aviar

La intervención contra los brotes debe adecuarse a las condiciones locales, no existe solución única para todas las situaciones y lugares.

Ante la presencia de brotes repentinos y múltiples, como ha sucedido en China, la primera medida es elevar los niveles de bioseguridad para contener los brotes y prevenir su propagación.

En la práctica esto supone imponer prohibiciones inmediatas y temporales a los envíos de aves de las regiones y países afectados, sacrificio de los animales infectados y desinfección de las instalaciones donde se haya presentado la infección.

El personal que trabaja en las fincas o participa en los programas de erradicación del virus, como la destrucción de las aves enfermas, debe evitar tener contacto cercano con los animales y debe utilizar vestido de protección.

Hay vacunas cuya eficacia se ha comprobado para reducir la mortalidad y evitar la enfermedad, tanto en los pollos como en los pavos.

Los especialistas reunidos en Roma entre los días 3 y 4 de febrero acordaron que una estrategia de vacunación selectiva de las aves de corral expuestas a contagio podría ser necesaria en los países gravemente afectados por la epidemia de la influenza aviar.

Los especialistas insistieron en que el sacrificio de los animales ya infectados sigue siendo la medida más oportuna, pero la vacunación -utilizada junto a otras medidas de control y de vigilancia adecuadas- podría ser necesaria para reducir la incidencia de nuevos casos y de la carga viral presente en el ambiente y, por tanto, reducir las posibilidades de que el virus ataque a los humanos.

La FAO considera que a largo plazo la prevención es la clave, y depende de la utilización de buenas prácticas agrícolas, programas de supervisión veterinaria y sanitaria capaces de avisar cuando aparezca el primer signo de infección, y mecanismos que permitan una rápida intervención para contener los brotes localizados.

La gripe aviar y las personas

La gripe aviar también representa un grave peligro para la salud humana. Es una zoonosis, originaria de los animales pero capaz de transmitirse a las personas por contacto directo con aves infectadas.

Pero incluso cuando hay brotes fuertes, el virus pocas veces afecta a muchas personas. Sin embargo, con el aumento del número de personas infectadas, también crece la posibilidad de que se produzca una nueva variedad del virus, a partir del intercambio de genomas entre los virus de la gripe humana y la gripe aviar.

Al 28 de enero de 2003 la OMS no había recomendado restricciones de viaje a los países donde se han presentado brotes del virus H5N1 de la gripe aviar en las aves de corral, ni a los países donde ha habido contagio humano. La OMS recomienda que los viajeros que vayan a estas zonas eviten tener contacto con los mercados de animales y las granjas avícolas.


El Servicio de Sanidad Animal de la FAO ha preparado una amplia lista de respuestas a las preguntas frecuentes sobre la gripe aviar, que tocan estos temas y otros con mayor amplitud. Utilice los siguientes enlaces para localizar esta y otras información sobre la enfermedad, y enterarse de las actividades de la FAO de ayuda a los países que están teniendo brotes del virus.

6 de febrero de 2004

Lea más…

Gripe aviar: peligro para los medios de subsistencia rurales, la producción y la salud humana

No hay que sacrificar aves silvestres en la lucha contra la influenza aviar

El virus causante de la influenza aviar todavía no está bajo control, advierte la FAO

FAO, OIE y OMS consideran que es necesaria una estrategia selectiva, que podría incluir la vacunación de las aves, para ayudar a combatir la influenza aviar

El virus de la influenza aviar sigue infectando en Asia

Ayuda de emergencia para cuatro países asiáticos afectados por la influenza aviar: la FAO destina 1,6 millones de dólares

La FAO seriamente preocupada por los nuevos brotes de influenza aviar

Gripe aviar: la erradicación del virus depende del sacrificio masivo de aves de corral

La elevada concentración geográfica de animales podría haber favorecido la difusión de la gripe avícola

Gripe aviar: amenaza potencial sin precedentes

Contacto:

Stephanie Holmes
Oficial de información, FAO >> Información desde la sede de la FAO en Roma
stephanie.holmes@fao.org
(+39) 06 570 56350

Erwin Northoff
Oficial de información, FAO >> Información desde la sede regional de la FAO en Bangkok
erwin.northoff@fao.org
Mobile in Bangkok:
(+39) 348 2523 616

George Kourous
Oficial de información, FAO >> Más información sobre este artículo
george.kourous@fao.org
(+39) 06 570 53168

FAO foto

Cuando se han contagiado las aves de corral, la gripe aviar puede ser difícil de controlar y a menudo produce graves repercusiones económicas para los avicultores y los países afectados.

FAO foto

La prevención y la aplicación de buenas prácticas agrícolas son la clave para reducir el peligro de que haya brotes de gripe aviar.

envia por correo
Gripe aviar: peligro para los medios de subsistencia rurales, la producción y la salud humana
La FAO forma un grupo de acción para vigilar la crisis, y envía misiones de apoyo técnico a los países afectados
Los brotes de gripe aviar producen graves repercusiones económicas en las comunidades y países afectados. La enfermedad además representa considerables riesgos para la salud humana. Infórmese sobre la gripe aviar y la intervención de la FAO en ayuda de los países afectados.
Se requiere una dirección de email
Se requiere una dirección de email valida
RSS