FAO :: Sala de prensa :: A fondo :: 2004 :: La secuela es el ha…
La secuela es el hambre: escenas de la lucha contra la langosta
¿Qué está en juego cuando invaden las langostas?
¿Qué tienen en común un pastor del noroeste de Africa, un experto en protección vegetal del Sahel y un funcionario del Ministerio de Agricultura de cualquiera de ambas regiones? En estos momentos, en sus vidas predomina la invasión en sus territorios de un insecto alado de gran capacidad de desplazamiento.

En este artículo, personas de los tres grupos mencionados -pequeños agricultores y pastores, expertos y funcionarios públicos- explican lo que está en juego para ellos, sus comunidades y sus países durante la peor invasión de langostas del desierto desde hace más de 15 años.

Características de la plaga

La langosta del desierto es una plaga capaz de causar daños extraordinarios. Una pequeña parte de una colonia promedio del insecto, de casi una tonelada de langostas, consume al día la misma cantidad de alimento que 2 500 personas. Las nubes de langostas pueden recorrer 200 kilómetros en un día. Las hembras se reproducen un máximo de cuatro veces, y ponen hasta 70 huevecillos cada vez.

Hay prolongados períodos de relativa inactividad durante los cuales la presencia de algunas langostas del desierto dispersas no causan daños. Cuando las condiciones del clima son propicias para su reproducción, como ocurrió en el Africa occidental a fines de 2003, proliferan estos insectos. Si las condiciones del clima y el medio ambiente los encierran en una zona reducida, dejan de comportarse como individuos y comienzan a hacerlo como grupo. En pocos meses se forman enormes nubes de langostas que comienzan a volar en la dirección del viento en busca de alimentos. Las langostas originarias del Africa occidental pueden invadir el norte del continente y reproducirse. Las crías regresan posteriormente al sur en un ciclo que puede durar varios años. (Véase "Retrato de una campaña de lucha contra la langosta", en las notas que figuran a la derecha).

Defensa de la agricultura

A continuación se presenta el caso de Marruecos, que ha gastado alrededor de 25 millones de euros (30 millones de dólares) en la campaña contra la invasión de langostas en 2003-2004 en defensa de su sector agrícola, cuyo valor en 2002 fue de 7 000 millones de dólares, de los cuales 1 000 millones corresponden a divisas obtenidas por las exportaciones. Cuatro millones de personas trabajan en este sector.

"No sólo tomamos en cuenta el daño económico causado por la langosta. Familias enteras viven del producto de pequeñas parcelas. Si las cosechas se malogran, la gente emigra. En las ciudades no hay muchos empleos, y sin empleo ¿cómo van a comer?", explica Said Ghaout, Director del Centro Nacional de Lucha contra la Langosta, de Marruecos.

"Sin nuestra intervención, las langostas hubieran llegado a España -sostiene-. Está registrada la llegada a Europa de nubes de langostas, ya que en el decenio de 1950 llegaron al Reino Unido y a Roma, por ejemplo. Es cierto que nuestras montañas constituyen un obstáculo contra una invasión del sur, pero las langostas pasan por muchos lugares."

La mayoría de los países afectados del Africa noroccidental -Argelia, la Jamahiriya Arabe Libia, Marruecos y Túnez- tienen importantes sectores agrícolas que pueden justificar la realización de costosas campañas contra la langosta. Pero las invasiones llegan del Sahel, una región todavía más pobre del Africa, donde la agricultura es en general de subsistencia y los recursos para mantener la inspección y luchar contra la langosta son tristemente inadecuados.

Los donantes deberían reconocer la sensatez de invertir en frenar este problema en el sur, declara Brahim Boudarine, director provincial de agricultura en Figuig, región marroquí situada en el principal corredor de la invasión de langostas, entre el Sahara y la región agrícola más importante del país.

"Por cada dólar que se gasta en la lucha contra la langosta en el Sahel, se ahorran de tres a cuatro dólares invertidos posteriormente en la misma actividad en el norte, después de que se han reproducido las langostas", añade. "Y también a la inversa, porque las langostas se multiplican y regresan al Sahel, donde entonces hay que gastar 10 dólares en fumigación durante la siguiente temporada."

En los países del Sahel afectados por la invasión de langostas en 2003-2004, la agricultura representa entre el 20 por ciento y el 40 por ciento del producto interno bruto. El cielo cubierto de langostas del desierto oscurece la vida de millones de campesinos y pastores. (Véase "Contabilidad del costo humano", en las notas que figuran a la derecha).

Petición de ayuda internacional

Los funcionarios de todos los países afectados mandan el mismo mensaje al mundo exterior: Necesitamos ayuda.

"La situación es crítica. No tenemos los medios necesarios para afrontarla", explica Mohamed el Hacen Ould Jaavar, Jefe de Intervención del Centro Nacional de Lucha contra la Langosta, de Mauritania. "Sólo contamos con siete equipos sobre el terreno y dos aviones fumigadores. Podemos recurrir a personal de reserva, ya está capacitado, pero necesitamos equipo y efectivo para comprar plaguicidas."

En Marruecos, Boudarine resume la campaña de lucha contra la langosta realizada durante el invierno y la primavera de 2003-2004.

"En esta ocasión logramos impedir que la langosta llegara a la principal región agrícola del norte del país, pero si hay otra invasión de la misma intensidad o mayor, podría pasar a otras partes", afirma.

"En esta zona podemos fumigar por avión porque la densidad demográfica es baja, pero si llegan al norte, hay demasiada gente. Habría que utilizar aspersores montados en vehículos y si la invasión de langostas fuera muy numerosa, no podríamos exterminarlas. Sería una catástrofe."

13 de octubre de 2004
FAO/G. Diana

Lea más…

La secuela es el hambre: escenas de la lucha contra la langosta

Retrato de una campaña de lucha contra la langosta

Un día en la sede de la campaña contra la langosta

FAO: 50 años de lucha contra la langosta

Contabilidad del costo humano

Nuevas formas de combatir la langosta

Contacto:

Peter Lowrey
Oficial de información, FAO
peter.lowrey@fao.org
(+39) 06 570 52762

FAO

Zonas de reproducción de las langostas y rutas migratorias. Haga clic aquí para ampliar el mapa.

FAO/G. Diana

Campesino marroquí inspecciona el daño causado por las langostas en su parcela de cebollas.

Vidéo

Vea un vídeo de langostas del desierto en Mauritania (1 min. 8 seg | 1,5 mb) (mpg)

FAO/G. Diana

Fumigación de langostas en el noreste de Marruecos.

FAO/G. Diana

Un fumigador marroquí toma un descanso durante una operación matinal de control de la langosta.

envia por correo
La secuela es el hambre: escenas de la lucha contra la langosta
¿Qué está en juego cuando invaden las langostas?
Nubes de langostas del desierto ensombrecen la vida de millones de agricultores y pastores del noroeste de Africa y el Sahel. Entérese de lo que está en juego para ellos, sus comunidades y sus países a causa de la peor invasión de langostas del desierto de los últimos 15 años.
Se requiere una dirección de email
Se requiere una dirección de email valida
RSS