FAO :: Sala de prensa :: A fondo :: 2007 :: Afrontar la escasez…
Afrontar la escasez de agua
Entrevista con el Director-General de la FAO, Dr. Jacques Diouf
El tema para el Día Mundial del Agua en este año es Afrontar la escasez de agua. La cuestión es abordada en esta entrevista con Jacques Diouf, Director General de la FAO, organismo de Naciones Unidas encargado de coordinar este año el evento a nivel mundial..

¿El problema es grave?

El consumo mundial de agua ha crecido durante el último siglo a un ritmo dos veces superior al de la población.

La escasez de agua afecta a todos los continentes y a más del 40 por ciento de la población de nuestro planeta. Para 2025, 1 800 millones de personas vivirán en países o regiones con una drástica falta de agua, y dos tercios de la población mundial podría encontrarse en condiciones de escasez del líquido elemento.

Para poder entender realmente la gravedad del problema, primero hay que darse cuenta de la enorme importancia que tiene el agua en nuestra vida diaria y nuestra capacidad de planificar un futuro mejor.

La falta de acceso a agua en cantidad y calidad adecuada limita nuestra capacidad de producir alimentos y de obtener ingresos suficientes. Limita nuestra capacidad de crear industrias y de producir energía. Sin acceso a agua para beber y mantener una higiene adecuada es más difícil reducir la difusión y el impacto de enfermedades como el VIH/SIDA. Cada día mueren 3 800 niños por enfermedades asociadas con la falta de agua potable y de saneamiento apropiado.

¿Es el cambio climático la causa de la escasez de agua?

El problema de escasez de agua está siendo agravado por el cambio climático, sobre todo en las regiones más áridas del mundo, en las que viven en la actualidad más de 2 000 millones de personas, y la mitad del total de la población pobre. Es necesario abordar el impacto del hombre en el medio ambiente y el clima terrestre para proteger los recursos hídricos a nivel mundial. Pero hay otros factores que intervienen, como el incremento de la cantidad de agua necesaria para producir más alimentos para una población que aumenta sin cesar. La agricultura es el principal consumidor de agua dulce en el mundo. También hay que señalar la creciente urbanización y el cada vez mayor consumo a nivel doméstico e industrial de las personas que vive en zonas más desarrolladas del planeta.

En última instancia, el problema es la forma en que gestionamos los recursos hídricos existentes y si como comunidad mundial tenemos de verdad la voluntad política para apoyar políticas e invertir en programas que protejan nuestro medio ambiente, conserven el agua y la utilicen en menor cantidad con mejores resultados.


¿La voluntad política y las inversiones pueden lograr que desaparezca el desierto del Sáhara?

Desde luego que no, pero la voluntad política, la cooperación internacional y las inversiones pueden ayudar a contener la pérdida de agua de las grandes cuencas hidrográficas como las del Nilo y el Lago Chad. Son temas en los que la FAO y otros organismos de la ONU están trabajando en estos momentos. La voluntad política y las inversiones pueden ayudar a proporcionar agua a millones de pequeños campesinos de todo el mundo que luchan para obtener alimentos suficientes para comer, apoyando iniciativas locales que involucran directamente a estos campesinos y sus comunidades para conservar el agua de lluvia, utilizando el agua de una forma más eficaz y protegiendo los recursos hídricos. La política -y la moral-, nos ayudará a llevar agua a los 1 100 millones de personas que no tienen acceso a un mínimo de 20-50 litros diarios necesarios para cubrir sus necesidades básicas, y los 2 600 millones de personas que carecen de agua suficiente para tener sistemas de saneamiento adecuados.

Dice Vd. que la agricultura es el mayor consumidor de agua a nivel mundial. ¿Pasa por la agricultura la solución a la escasez?

En primer lugar, no existe una varita mágica, un interruptor que al girarlo pueda eliminar de repente la escasez de agua. Hay iniciativas concretas para cambiar la situación de la falta de agua. En la FAO admitimos que el sector agrícola debe tomar las riendas para afrontar la escasez de agua, encontrando maneras más efectivas para conservar el agua de lluvia y regar las tierras agrícolas.

Nadie pone en duda que producir alimentos suficientes es fundamental en la lucha contra el hambre y para mejorar las condiciones de vida en todos los continentes. Pero la agricultura abarca cerca del 70 por ciento de todo el consumo de agua dulce y hasta un 95 por ciento en algunos países en desarrollo. Para hacer frente a la escasez, incluso cuando aumenta la demanda de alimentos, tenemos que apoyar iniciativas para producir más comida con proporcionalmente menos agua. De nuevo, esto significa proteger nuestros cursos de agua, conservar la salud de nuestros bosques y mejorar la forma en que regamos los cultivos y criamos el ganado.

¿Nos puede dar un ejemplo de cómo lo haría?

Actuando a la vez a gran y pequeña escala. En primer lugar, la FAO defiende los proyectos de regadío de pequeña escala, a corto plazo y a nivel de cada aldea, incluyendo el desarrollo de métodos sencillos, económicos y eficaces en función del coste que los campesinos pueden utilizar para regar sus campos. Hemos organizado y apoyado programas piloto en lugares como Sudáfrica, Turquía y México, centrados en regadíos a pequeña escala y sistemas comunitarios para la recogida de agua de lluvia.

A menudo es necesario ayudar a la gente a recuperarse de una grave falta de agua o de alimentos proporcionándoles nuevos cultivos y ganado, al tiempo que se establecen proyectos de regadío, como estamos haciendo ahora con la ayuda del gobierno y de los donantes internacionales en Níger. Pero el secreto para obtener éxito a largo plazo es romper el círculo de responder a una emergencia hídrica detrás de otra y llevar a cabo programas factibles y sostenibles a largo plazo.

Ello requiere cambios en las políticas y cooperación a gran escala. Supone mejorar la gestión de los recursos y trabajar más allá de las fronteras nacionales para desarrollar y proteger las cuencas hídricas.

El pasado otoño Vd. afirmó que el mundo está ya fuera de plazo para alcanzar el Objetivo de Desarrollo del Milenio de reducir el hambre a la mitad en 2015. ¿Cómo podemos estar seguros que será diferente con el objetivo de mejorar el acceso al agua?

Los dos objetivos van de la mano. El acceso al agua está estrechamente ligado al cumplimiento de la mayoría de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, que incluyen dentro del mismo plazo la reducción a la mitad de la pobreza extrema y el hambre para 2015, detener la expansión del VIH/SIDA y garantizar la educación primaria para todos los niños. Ello explica porqué no podemos lograr un progreso real en el desarrollo a nivel mundial sin solucionar el tema de la escasez de agua.

Afrontar la escasez de agua requiere solucionar una serie de cuestiones, no todas ellas directamente relacionados con la agricultura. Van desde la protección del medio ambiente y el calentamiento global hasta establecer precios justos para los recursos hídricos y un reparto equitativo del agua para el riego, la industria y el consumo doméstico. Ello significa que no solamente el sector agrícola, si no todo el mundo –organismos internacionales, gobiernos, comunidades locales- deben compartir la responsabilidad.

Como comunidad global, tenemos la capacidad de mejorar mucho la gestión de nuestros recursos hídricos y proporcionar a más gente acceso al agua. Pero de nuevo, no podemos lograrlo sin dar mayor prioridad política para garantizar que todos tienen acceso al agua y sin invertir en programas que mejoren los sistemas de conservación y distribución de agua, protejan los ecosistemas, conserven el agua de lluvia y usen de manera más eficaz el agua en la producción de alimentos.

22 de marzo de 2007
FAO

Lea más…

Afrontar la escasez de agua

Cada gota es importante

Cuando falla la lluvia

Una gota en la arena

Afrontar la escasez de agua en Andhra Pradesh

Un mismo río, una misma visión

Contacto:

Oficina de Prensa, FAO
FAO-Newsroom@fao.org
(+39) 06 570 53625

FAO/24262/S. Casetta

El Director-General de la FAO, Dr Jacques Diouf

Datos sobre el agua

Cerca de 1 200 millones de personas, casi una quinta parte de la población mundial, vive hoy en regiones con escasez de agua, y otros 500 millones se están aproximando a esta situación

La agricultura es el mayor consumidor de agua a nivel mundial, con una 70 por ciento de todo el agua dulce procedente de lagos, ríos y acuíferos.

Una persona necesita cada día entre 2 y 4 litros de agua potable para beber, pero son necesarios de 2 000 a 5 000 litros para producir su ración diaria de alimentos.

Se necesitan entre 1 000 y 3 000 litros de agua para producir un kilogramo de arroz y entre 13 000 y 15 000 para producir uno de buey alimentado con cereales.

Desde 1950, la superficie mundial dedicada al regadío se ha doblado, y el uso de agua para la agricultura, la industria y el consumo doméstico se ha triplicado.

1 100 millones de personas en todo el mundo no tienen acceso a agua corriente limpia, y 2 600 carecen de saneamientos.

FAO/19733

1 000 millones de personas carecen del acceso al agua adecuada para cubrir sus necesidades básicas.

FAO/17124

Un campo de patatas de regadío en Cabo Verde.

envia por correo
Afrontar la escasez de agua
Entrevista con el Director-General de la FAO, Dr. Jacques Diouf
Cerca de 1 200 millones de personas viven en regiones con escasez de agua, y otros 500 millones se están aproximando a esta situación.
Se requiere una dirección de email
Se requiere una dirección de email valida
RSS