FAO :: Sala de prensa :: Últimas noticias :: 2004 :: Concluye en Alemani…
Concluye en Alemania la reunión de la FAO sobre comercio pesquero mundial
Entre los temas a debate: etiquetado ecológico y protección de especies amenazadas
16 de febrero de 2004, Bremen/Roma - Urgen medidas que garanticen la inocuidad de los productos pesqueros y la protección de la salud de los consumidores en el mercado global de hoy.

Estos y otros temas relevantes para el comercio pesquero mundial fueron el centro de las discusiones que durante cinco días mantuvieron en Bremen, Alemania, 98 delegados de 49 países miembros de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en el marco del 9º período de sesiones del Subcomité de Comercio Pesquero.

Los países participantes presentaron un proyecto de informe en el que se resumen los retos y oportunidades de la FAO y sus países miembros en la promoción de un sistema comercial mundial de productos pesqueros más fuerte y responsable.

El informe contiene recomendaciones que de ser aprobadas por el Comité de Pesca de la FAO, se incorporarán en las actividades del Departamento de Pesca de la misma.

Greg Schneider, presidente de la reunión de este año, declaró que las deliberaciones también contribuyeron a proporcionar un marco para la labor nacional e internacional en curso sobre las cuestiones del comercio de productos pesqueros.

"Los países no sólo recomendaron actividades que debería realizar la FAO, sino que también estuvieron de acuerdo sobre los desafíos que presenta la creación de un comercio pesquero más responsable y las condiciones necesarias para ello -explicó-. Ahora se llevan a casa esa información, que se incorpora en sus propias políticas sobre esos temas, así como en las actividades regionales e internacionales".

Inocuidad de los alimentos y especies amenazadas

Los temas predominantes en el programa de la reunión fueron la inocuidad de los alimentos y la protección de la salud de los consumidores de pescado en el mercado global de hoy.

Muchos países manifestaron su preocupación por asuntos de inocuidad que repercuten en el mercado internacional de pescado y la percepción que tiene el consumidor de la inocuidad del pescado. Se habló de las dioxinas y los binefilos policlorados (PCB) que aparecen en el salmón, así como de los residuos que se encuentran en el pescado de piscicultura.

"El Subcomité encargó a la FAO supervisar atentamente las novedades y los nuevos conocimientos científicos a este respecto e informar a los miembros del Subcomité para transmitir la mejor información sobre las medidas de protección del consumidor y no imponer límites injustos al comercio", declaró Lahsen Ababouch, Jefe del Servicio de la FAO sobre utilización y comercio del pescado.

Destacó en las deliberaciones sobre la inocuidad el novedoso rastreo científico, vale decir, la creación de sistemas que siguen el paso del pescado por las redes del comercio, desde la captura hasta el consumo.

"Se trata de contar con un registro fidedigno de dónde se crió o capturó el pescado, a qué elaboración se sometió y cómo se transportó y almacenó, de modo que el consumidor sepa exactamente lo que está consumiendo", explica Ababouch.

Los participantes estuvieron de acuerdo en la prioridad de la inocuidad para el consumidor, pero también pidieron que se establezcan normas y metodologías de rastreo viables, económicas e internacionalmente aprobadas.

Los países en desarrollo, cuya participación en el comercio de pescado, desde el punto de vista de su valor, es de alrededor del 50 por ciento según datos de la FAO, manifestaron su preocupación por el costo de ejecutar esos sistemas e insistieron en la necesidad de recibir apoyo técnico y para crear capacidad.

"La FAO está dispuesta a proporcionar información, asesoramiento y apoyo técnico a los países conforme se elaboran estos sistemas", afirma Héctor Lupin, experto en este tema del Departamento de Pesca de la FAO.

El Subcomité también terminó el texto de un memorando de entendimiento propuesto entre la FAO y la Secretaría de la Convención de las Naciones Unidas sobre el comercio internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestres (CITES). Esta propuesta, que ofrece un plan de colaboración más estrecha entre la FAO y la CITES para clasificar como amenazadas especies de pescados que se explotan comercialmente, pasará a la Secretaría de la CITES para someterse a examen.

Etiquetas ecológicas

Además, el Subcomité encomendó a la FAO organizar una consulta técnica para finalizar las directrices sobre la utilización de etiquetas ecológicas para proteger los recursos pesqueros.

En estas condiciones, el pescado de cría o de captura que acate determinadas normas ambientales se vende con una etiqueta que indica que se ha producido en forma responsable y respetuosa del medio ambiente.

En octubre de 2003 la FAO se reunió con expertos de todo el mundo para producir un proyecto de directrices para contribuir a que las etiquetas ecológicas que utilicen los diversos países y empresas acaten un conjunto común de normas de base científica.

La consulta técnica consiguiente, convocada por el Subcomité, concluirá esa labor y presentará una versión final para pedir su aprobación a los 187 países miembros de la FAO. Posteriormente, las directrices servirán de referencia para los sistemas de etiquetado ecológico y la FAO comenzará su labor de creación de capacidad nacional para ejecutarlos.

El Subcomité de la FAO sobre Comercio Pesquero se estableció en 1985. Es un órgano de asesoramiento compuesto por los países miembros de la FAO, que se reúne cada dos años para difundir información, tratar cuestiones normativas relacionadas con el comercio pesquero y hacer recomendaciones a la FAO sobre la labor de ésta en el sector pesquero.

Durante la reunión de Bremen, el organismo debatió también cuestiones como el fortalecimiento de la contribución del comercio pesquero a la seguridad alimentaria, incrementar el acceso de los países en desarrollo y la pesca en pequeña escala a los mercados internacionales, y mejorar la información de la captura de los pescadores comerciales.

Participaron en estas deliberaciones siete organizaciones intergubernamentales, entre ellas la OCDE, y 13 organizaciones no gubernamentales.

"La reunión fue una excelente ocasión de comunicar y aprovechar las experiencias de los países para lograr una mejor ordenación de los recursos acuáticos", concluyó Ababouch.


Contacto:
George Kourous
FAO Information Officer
george.kourous@fao.org
(+39) 06 570 53168

Contacto:

George Kourous
Oficial de información de la FAO
george.kourous@fao.org
(+39) 06 570 53168

MGH /Jan Rathke

Los temas predominantes en la reunión fueron la inocuidad de los alimentos y la protección de la salud de los consumidores de pescado en el mercado global.

FAO/23516/M. Namundjebo

Marisqueo para exportación en Namibia. Los ingresos netos del comercio de pescado de los países en desarrollo llegaron recientemente a 17 700 millones de dólares.

envia por correo
Concluye en Alemania la reunión de la FAO sobre comercio pesquero mundial
Entre los temas a debate: etiquetado ecológico y protección de especies amenazadas
16 de febrero de 2004 - Urgen medidas que garanticen la inocuidad de los productos pesqueros y la protección de la salud de los consumidores en el mercado global de hoy.
Se requiere una dirección de email
Se requiere una dirección de email valida
RSS