FAO :: Sala de prensa :: Últimas noticias :: 2004 :: La gripe aviar es u…
La gripe aviar es una crisis de importancia mundial
La eliminación inmediata del virus no es factible, según la FAO y la OIE - La FAO publica nuevas directrices en colaboración con la OIE
27 de septiembre 2004, Bangkok/Roma - La epidemia de gripe aviar presente en Asia es una "crisis de importancia mundial" y seguirá exigiendo la atención de la comunidad internacional durante algún tiempo, declararon hoy conjuntamente la Organización de las Naciones Unidas para las Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE).

Los brotes recientes de gripe aviar en China, Viet Nam, Camboya, Malasia y Tailandia revelan que el virus sigue circulando en la región y probablemente no se erradicará en el futuro inmediato, dijeron ambas organizaciones.

Urge seguir investigando el papel de los animales silvestres, los patos domésticos y los cerdos en la transmisión del virus entre los animales, ya que todavía no se conoce cabalmente. Continúa existiendo una amenaza constante para la salud animal y humana.

Se necesitan fuertes inversiones

Si bien se ha adelantado mucho en detección e intervención rápidas, es necesario que los países mejoren sus medidas de vigilancia y lucha contra la gripe aviar. Se requiere una fuerte inversión para fortalecer los servicios veterinarios, en particular los de vigilancia, alerta rápida, detección, información e intervención, así como para el restablecimiento y la reestructuración del sector avícola, informaron la FAO y la OIE.

Las nuevas "Recomendaciones para prevenir, controlar y erradicar la influenza aviar altamente patógena en Asia", elaboradas por la FAO en estrecha colaboración con la OIE, analizan los factores que se deben tomar en cuenta en la elaboración y ejecución de los programas de lucha contra este virus, y explican cómo pueden adoptar los países una estrategia adecuada a su situación particular.

En respuesta a la polémica reciente en torno a la vacuna contra la gripe aviar, la OIE y la FAO reiteraron que la mejor forma de combatir y eliminar esta enfermedad consiste en sacrificar a los animales infectados.

Sin embargo, la FAO y la OIE reconocieron que esta política podría no ser práctica ni adecuada en algunos países por motivos sociales y económicos, o debido al gran riesgo de transmisión del virus por la presencia de la infección en las aldeas, las aves silvestres o las aves acuáticas domésticas. En estos casos, los países que decidan combatir la enfermedad pueden optar por aplicar la vacuna como medida complementaria a la política de eliminación de los especímenes infectados.

La vacuna

Los dos organismos de las Naciones Unidas hicieron hincapié en que la aplicación de la vacuna debe respetar las directrices internacionales estipuladas en el Manual de pruebas de diagnóstico y vacunas para los animales terrestres, de la OIE.

El Código sanitario para los animales terrestres, de la OIE, establece que los países pueden considerarse exentos de la gripe aviar cuando se compruebe la ausencia del virus, independientemente de si se haya aplicado o no la vacuna. En consecuencia, ambas organizaciones confirman que el uso de la vacuna no se traduce en pérdida automática de los mercados de exportación.

Se ha demostrado que la aplicación de la vacuna no sólo protege de la enfermedad a las aves sanas, sino que también reduce el volumen del virus excretado por las aves infectadas y, de esta manera, la probabilidad de transmisión del mismo a otras aves y a las personas.

Con todo, la decisión de utilizar la vacuna corresponde a cada país, a partir de su situación particular, dijeron la FAO y la OIE.

Para tomar esta decisión los países deberían tener en cuenta los siguientes dos factores: su capacidad de detectar e intervenir contra la enfermedad con la mayor rapidez posible, y la necesidad de informar con celeridad y transparencia. Lo anterior requiere que los servicios veterinarios cuenten con el apoyo de un marco institucional adecuado y una legislación eficaz.

Toda estrategia de vacunación debería elaborarse en consulta con todas las partes interesadas, incluido el sector privado. Es necesario determinar y documentar con claridad los tipos de aves de corral y los sectores productivos que vayan a recibir la vacuna. Las aves infectadas y las que hayan estado en contacto con el virus no deben vacunarse.

La FAO y la OIE señalaron que la vacunación debe realizarse bajo supervisión de los servicios veterinarios oficiales y que debe ir acompañada de una estrategia paralela de vigilancia. Ésta comprendería la capacidad de los servicios veterinarios de reconocer y dar seguimiento al virus que esté en circulación, así como la posibilidad de intervenir en la vacunación a través de medidas que incluyan la utilización de aves de control que no estén vacunadas y la aplicación de análisis serológicos capaces de distinguir entre los animales infectados y aquellos que hayan recibido la vacuna.

Contacto:
Erwin Northoff
Oficial de información, FAO
(+39) 06 570 53105
erwin.northoff@fao.org

Contacto:

Erwin Northoff
Oficial de información, FAO
erwin.northoff@fao.org
(+39) 06 570 53105

envia por correo
La gripe aviar es una crisis de importancia mundial
La eliminación inmediata del virus no es factible, según la FAO y la OIE - La FAO publica nuevas directrices en colaboración con la OIE
27 de septiembre 2004 - La epidemia de gripe aviar presente en Asia es una "crisis de importancia mundial" y seguirá exigiendo la atención de la comunidad internacional durante algún tiempo, declararon hoy conjuntamente la FAO y la Organización Mundial de Sanidad Animal.
Se requiere una dirección de email
Se requiere una dirección de email valida
RSS