FAO :: Sala de prensa :: Últimas noticias :: 2004 :: Más de 90 millones …
Más de 90 millones de dólares de pérdidas de leche al año en Africa oriental y el Cercano Oriente
Proyecto de la FAO ayuda a países a combatir el problema
22 de octubre de 2004, Debre Zeit, Etiopía / Roma -- Las pérdidas económicas del sector lácteo del Africa oriental y el Cercano Oriente debidas a la descomposición y a los desechos del producto podrían rondar los 90 millones de dólares EE.UU. al año, según nuevos estudios de la FAO.

Estos estudios -los primeros análisis de las pérdidas económicas del sector lácteo africano- se llevaron a cabo en cinco países donde la FAO trabaja con los productores locales y organismos del gobierno para reducir las pérdidas de lácteos durante la producción, el transporte y la comercialización.

Los primeros resultados indican que sólo respecto a tres de los países estudiados: Kenya, Uganda y Tanzanía, las pérdidas anuales de lácteos ascienden a 59.7 millones de dólares anuales. Los resultados de los otros dos países, Etiopía y Siria, no se han finalizado todavía.

"Es un gran desperdicio de leche y representa una considerable cantidad de dinero", afirmó Anthony Bennett, de la Dirección de Producción y Sanidad Animal de la FAO, coordinador del proyecto. "Si se considera desde la perspectiva del costo de un programa de distribución escolar de lácteos en Africa oriental, pues bien, con esa misma cantidad se podría alimentar a seis millones de niños durante todo un año."

Estudios de los países revelan la magnitud de las pérdidas

En Kenya se pierden al año alrededor de 95 millones de litros de leche, con un valor de cerca de 22,4 millones de dólares.

Las pérdidas mayores se dan en la granja y ascienden hasta a 15,4 millones de dólares al año. "Equivalen, a grandes rasgos, a la suma de los salarios de 30 000 trabajadores rurales en Kenya", indicó Bennett y añadió que casi el 60 por ciento de la población de Kenya no tiene capacidad de compra de los alimentos básicos y artículos no alimentarios de uso cotidiano, y sobrevive con menos de un dólar al día. Comentó la importancia que tendría para la población rural reducir estas pérdidas.

En conjunto, durante la temporada seca el sector lácteo de Tanzanía pierde más del 16 por ciento de su producción, y en la temporada húmeda las pérdidas superan el 25 por ciento.

En Uganda se pierde alrededor del 27 por ciento de la leche producida: el 6 por ciento se desperdicia en la granja mientras que el 11 por ciento y el 10 por ciento de la producción se pierden por derrame o descomposición durante el transporte y la comercialización, respectivamente. La FAO calculó que el valor de estas pérdidas asciende a 23 millones de dólares al año.

Un proyecto de la FAO tiene como fin reducir las pérdidas

Durante muchos años los gobiernos y los observadores de la industria han sido conscientes de las grandes pérdidas poscosecha del sector lácteo en Africa oriental, pero había escasa información del valor exacto de estas pérdidas y no existían estudios que documentaran sus características.

Como primera medida para resolver este problema la FAO consultó con los agricultores, las juntas nacionales de lácteos, el personal de extensión agrícola, funcionarios del gobierno y representantes de la industria en la región.

"Queríamos informarnos directamente con la población local lo que consideraban necesario para resolver el problema", dijo Bennett. "La FAO no estableció la orientación y el propósito de este proyecto, sino los interesados mismos."

En 2003 este grupo interregional de acción sobre lácteos produjo un plan de trabajo detallado para realizar un proyecto coordinado por la FAO, con el objetivo de reducir las pérdidas e incrementar la inocuidad de los alimentos en los sectores lácteos del Africa oriental y el Cercano Oriente.

Se determinaron tres ámbitos de acción prioritarios: capacitar a los productores y a los distribuidores; mejorar la transferencia y la adaptación de tecnologías de conservación de la leche; crear conciencia del problema y establecer una mayor disponibilidad de información técnica y cómo aprovecharla.

El primer paso fue realizar un análisis completo del sector lácteo de cada país del estudio. En la fase dos se cuantificó el valor económico de las pérdidas y se hicieron análisis completos del lugar y modalidad de las mismas, así como de la forma de reducirlas.

Hoy culmina un taller regional de capacitación en Etiopía

La siguiente fase consiste en un ambicioso programa de capacitación que utilizará la información recopilada hasta el momento y enseñará a los agricultores, al personal de extensión, a los productores, a los comerciantes y a los vendedores de los cinco países cómo reducir las pérdidas poscosecha de lácteos.

Instructores y personal de extensión de todos los países participantes han estado concurriendo al taller extendido sobre las pérdidas poscosecha de lácteos, que se ha llevado a cabo durante los primeros veinte días de octubre, en Debre Zeit, Etiopía, y que concluye hoy.

Ahora se llevarán a sus países los conocimientos adquiridos y ahí trabajarán con expertos de la FAO en la ejecución de programas de capacitación específicos para cada país.

Incrementar la inocuidad de los lácteos

El proyecto de la FAO no sólo se propone reducir pérdidas, sino también incrementar la inocuidad y la calidad de la leche y los lácteos.

En el ganado bovino de casi todos los países que participan en el proyecto de la FAO son muy comunes algunas enfermedades, como la brucelosis y la tuberculosis, que infectan hasta a un 20 por ciento de algunos rebaños.

Importancia de los lácteos

Los pequeños productores suministran la mayor parte de la leche producida en estos países. La producción de leche ofrece ingresos relativamente rápidos a los pequeños productores pecuarios. No sólo ofrece a las familias un alimento equilibrado y nutritivo sino que la venta de excedentes puede contribuir a la seguridad alimentaria y a reducir la pobreza.

La FAO estima que por cada 100 litros de leche producida localmente se crean hasta cinco empleos en industrias relacionadas, como la elaboración y el transporte.

Al mismo tiempo, el valor de las importaciones de leche a los países en desarrollo aumentó un 43 por ciento entre 1998 y 2001. Estas importaciones podrían reducirse simplemente reduciendo la pérdida poscosecha.


Contactos:
George Kourous
Oficial de información, FAO
george.kourous@fao.org
(+39) 06 570 53168

Hanna Wossenyeleh
Oficial de información, Representación de la FAO en Etiopía
hanna.wossenyeleh@fao.org
Oficina: (+251) 151 7233
Móvil: (+251) 961 0657

Contacto:

George Kourous
Oficial de información, FAO
george.kourous@fao.org
(+39) 06 570 53168

Hanna Wossenyeleh
Oficial de información,
Representación de la FAO en Etiopía
hanna.wossenyeleh@fao.org
Oficina: (+251) 151 7233
Móvil: (+251) 961 0657

FAO/19312/R. Faidutti

En Africa oriental y Siria, el 80 por ciento de la producción y distribución de leche se realiza entre los pequeños productores.

Graphic courtesy of FAO/AGAP

Mediante tecnologías sencillas y en pequeña escala, como este envase para pasteurizar, se puede prolongar la conservación de la leche económicamente.

FAO/19314/R. Faidutti

La FAO calcula que por cada 100 litros de leche que se producen localmente, se crean hasta cinco puestos de trabajo en industrias relacionadas, como la elaboración y el transporte.

envia por correo
Más de 90 millones de dólares de pérdidas de leche al año en Africa oriental y el Cercano Oriente
Proyecto de la FAO ayuda a países a combatir el problema
22 de octubre de 2004 -- Las pérdidas económicas del sector lácteo del Africa oriental y el Cercano Oriente debidas a la descomposición y a los desechos del producto podrían rondar los 90 millones de dólares al año, según nuevos estudios de la FAO.
Se requiere una dirección de email
Se requiere una dirección de email valida
RSS