FAO :: Sala de prensa :: Últimas noticias :: 2005 :: Construir voluntad …
Construir voluntad política para acabar con el hambre
David Beckmann, de Bread for the World, interviene en la Conferencia de la FAO
19 de noviembre de 2005, Roma – La clave para reducir el hambre no es simplemente solicitar una mayor voluntad política, sino construirla, aseguró hoy David Beckmann, presidente de Bread for the World, un movimiento ciudadano de EE.UU. centrado en la lucha contra el hambre, al intervenir en la ceremonia de apertura de la Conferencia de la FAO, el órgano que gobierna este organismo de la ONU y que se reúne de forma bienal.

La afirmación de Beckmann se produjo durante la Disertación en Memoria de McDougall, un discurso que pretende rendir homenaje a la figura del australiano Frank McDougall, uno de los padres fundadores de la FAO.

“Durante las últimas décadas, muchos estudios y conferencias sobre el hambre en el mundo se han clausurado con una serie de propuestas de acciones y un llamamiento a una mayor voluntad política”, aseguró Beckmann. “Pero ningún informe o reunión debería volver a finalizar con un llamamiento similar. Por el contrario, el análisis debería ser seguido por una lista de acciones concretas para construir la necesaria voluntad política”, añadió.

Presionar para que se actúe

Beckmann destacó la importancia de constituir y fortalecer las instituciones gubernamentales dedicadas a la lucha contra el hambre y la pobreza.

“La voluntad política reside principalmente en los gobiernos. Los programas gubernamentales pueden reducir – o incrementar – el hambre a gran escala. Las políticas de los gobiernos establecen el marco en que los individuos, las empresas y la sociedad civil pueden contribuir a la lucha contra la desnutrición”, añadió.

Pero también pidió la movilización de la gente y las organizaciones externas al gobierno: “Los partidos políticos, la sociedad civil, las organizaciones a favor de los indigentes, la prensa, las asociaciones empresariales y los ciudadanos activos, todos puede jugar un papel en la construcción de la voluntad política”, aseguró. “Un compromiso político sostenido depende de la creación sistemática de instituciones externas al gobierno que apoyen durante décadas el progreso en la lucha contra hambre”.

Beckmann subrayó la vital contribución que han prestado los movimientos de base en todo el mundo en apoyo a la campaña internacional de condonación de la deuda externa.

Se necesitan fondos para sensibilización

“Muchos esfuerzos para la construcción del compromiso político -dijo- fracasan por falta de dinero. Bread for the World no recibe dinero del gobierno de EE.UU., pero hemos descubierto que por cada dólar de nuestro propio presupuesto bien invertido se pueden conseguir al menos 100 dólares en fondos públicos para programas eficaces de ayuda a las personas hambrientas. Nuestra experiencia sugiere que las inversiones en la creación de compromisos rinden buenos beneficios ”

Beckmann urgió a los delegados asistentes a la Conferencia a que utilicen su influencia como funcionarios gubernamentales para proporcionar ayuda y oportunidades a las víctimas del hambre. “Cuando los responsables agrícolas trabajan con las asociaciones de campesinos pobres o los grupos de sensibilización, les ayudan a crecer y fortalecerse”.

Foro extraordinario en Roma en 2006

El orador también animó a los presentes a presionar para lograr un mayor progreso en la ayuda al desarrollo y el comercio y a fortalecer la Alianza Internacional Contra el Hambre. Igualmente, les invitó a sacar partido del Foro Extraordinario que tendrá lugar en Roma en septiembre de 2006, y que pasará revista al progreso realizado hacia la meta fijada en la Cumbre Mundial de la Alimentación de 1996 de conseguir reducir el hambre en el mundo a la mitad en 2015.

Para ello señaló que se debe intensificar el compromiso político reforzando la cooperación entre las diversas organizaciones que en todo el mundo (sociedad civil, sector privado, asociaciones de campesinos, universidades y otros), trabajan en la lucha contra el hambre.

“La gente que se encuentra en esta sala viene de diferentes culturas y tradiciones. Pero todos coincidimos en que lograr que los niños tengan suficiente para comer es algo justo. Todos sabemos que es un error permitir que 850 millones de personas en el mundo pasen hambre”, dijo Beckmann, al subrayar que “terminar con el hambre es una tarea sagrada. No hay nada más importante”.

Beckmann fue invitado por el Director General de la FAO, Jacques Diouf, a pronunciar este año la disertación en memoria de McDougall como reconocimiento al papel de Bread for the World dentro de la Alianza Nacional contra el Hambre en EE.UU. y la presión que ha ejercido para que el gobierno estadounidense incremente su apoyo a los programas contra el hambre y la pobreza, tanto en su propio país como a nivel internacional.
Contacto:
Teresa Buerkle
Oficial de información, FAO
teresamarie.buerkle@fao.org
(+39) 06 570 56146
(+39) 348 14 16 671

Contacto:

Teresa Buerkle
Oficial de información, FAO
teresamarie.buerkle@fao.org
(+39) 06 570 56146
(+39) 348 141 6671

FAO/I. Balderi

David Beckmann lee la Disertación en Memoria de McDougall

envia por correo
Construir voluntad política para acabar con el hambre
David Beckmann, de Bread for the World, interviene en la Conferencia de la FAO
19 de noviembre de 2005 – La clave para reducir el hambre no es simplemente solicitar una mayor voluntad política, sino construirla, aseguró hoy David Beckmann, presidente de Bread for the World, al intervenir en la ceremonia de apertura de la Conferencia de la FAO.
Se requiere una dirección de email
Se requiere una dirección de email valida
RSS