FAO :: Sala de prensa :: Últimas noticias :: 2005 :: Unir fuerzas para r…
Unir fuerzas para reducir a la mitad el número de hambrientos
Entrevista a Eva Clayton, de la Alianza Internacional contra el Hambre
Eva Clayton, Subdirectora General de la FAO y Asesora Especial para el Seguimiento de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación, habla de la Alianza Internacional contra el Hambre (AICH) y de cómo promueve el cumplimiento del objetivo de la Cumbre y de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, de las Naciones Unidas.


¿Qué es la Alianza Internacional contra el Hambre?

En junio de 2002, durante la Cumbre Mundial sobre la Alimentación: cinco años después, los dirigentes mundiales analizaron lo que se había avanzado hacia el cumplimiento del objetivo de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación de 1996, de reducir a la mitad el número de personas que pasan hambre en el mundo para el año 2015. Fruto de este análisis fue la creación de la Alianza Internacional contra el Hambre, creada según se indica en el documento final de la Cumbre con el objetivo de unir fuerzas para erradicar el hambre. La AICH fue lanzada el Día Mundial de la Alimentación, el 15 de octubre de 2003. Su objetivo es generar voluntad política y acciones concretas a través de acuerdos entre organizaciones intergubernamenales y no gubernamentales y las alianzas nacionales.

¿Quiénes son los miembros de la AICH?

La AICH es una asociación voluntaria de organizaciones internacionales, alianzas nacionales contra el hambre, organizaciones de la sociedad civil, organizaciones sociales y religiosas y el sector privado.

¿Cualquiera puede incorporarse a la AICH?

La Alianza Internacional está compuesta por las organizaciones de las Naciones Unidas dedicadas a los alimentos y cuya sede está en Roma: la FAO, el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), así como por representantes de otras organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales. Los particulares no pueden incorporarse directamente a la AICH, aunque pueden colaborar a través de las alianzas nacionales contra el hambre. En menos de dos años 36 países han fundado alianzas nacionales, algunas de las cuales ya trabajan activamente, como las de Brasil, Burkina Faso, Francia, la India y los Estados Unidos.

¿Pero cómo funciona la Alianza Internacional?

Nuestro esfuerzo se centra en poner en marcha las alianzas nacionales, pero lo más interesante es ver que los países ya están comenzando a asociarse entre ellos y a aprovechar mutuamente las experiencias de los otros. Por ejemplo, la alianza nacional del Brasil está trabajando en Haití con grupos interesados en establecer en ese país una alianza nacional.

Parece una buena idea ¿pero no podría quedarse solo en palabras?

Sí, existe ese riesgo, pero no hasta el momento no ha sido el caso. En nuestro sitio web (http://www.iaahp.net) se pueden ver las numerosas organizaciones que se han incorporado y los compromisos de luchar contra el hambre que estamos comenzando a recibir. Es precisamente esta necesidad de compromiso contra el hambre lo que, a mi parecer, está dando sustancia al proyecto y motivando a diversos grupos a incorporarse en las alianzas nacionales para colaborar con la Alianza Internacional.

¿Pero no es lo que de todas formas están tratando de hacer los gobiernos?

Sí, pero a menudo carecen de los recursos necesarios o se canalizan recursos insuficientes a los sectores que más los necesitan. Los gobiernos necesitan recibir un apoyo sostenido, que es lo que estamos tratando de proporcionar mediante la creación de alianzas nacionales y la Alianza Internacional, a fin de que el diálogo en el seno de los países y entre éstos se concentre en un objetivo y mantenga el impulso necesario para hacer realidad el objetivo de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación y de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, de reducir a la mitad el número de personas que pasan hambre y son pobres.

¿Podría informarnos sobre la forma en que trabaja la Alianza Internacional?

Queremos crear entusiasmo y alegría en lo que hacemos, un estado de ánimo presente en las palabras del dirigente espiritual de la India Sri Sri Ravi Shankar, recientemente invitado por la AICH para mantener un debate extraoficial en Roma, con la asistencia de 400 personas. El dirigente indio dijo que los valores humanos de la participación y la compasión son esenciales para producir cambios duraderos y suscitar buenos sentimientos en las personas y entre ellas. El trabajo para erradicar el hambre y la pobreza no tiene que ser una obligación onerosa y dura para la sociedad. Esta labor puede ser muy gratificante tanto desde el punto de vista humano como del económico.

Por el contrario, las personas hambrientas no pueden trabajar ni producir con el máximo de su capacidad. Los niños no pueden aprender en la escuela, y a menudo ni siquiera van a clase, y las personas quedan cada vez más expuestas a las enfermedades. A escala nacional, el hambre es una pérdida de recursos para el país, para su potencial económico y su estabilidad política, además de la tragedia humana que representa. La gente en todo el mundo se volcó en ayudar a las víctimas durante la emergencia del tsunami, pero como en general no hay imágenes del problema del hambre, se tiende a no tomarlo en cuenta, aunque el hambre sea la principal causa de muerte en nuestro mundo.

¿Qué rumbo tomará ahora la IACH?

Quisiéramos que se fortalezcan las alianzas nacionales, y en el ámbito internacional necesitamos una mayor presencia. Por este motivo, a corto plazo algunos miembros de la IACH están trabajando para influir en la próxima reunión del G-8, en julio, e incrementar la conciencia sobre el hambre y la pobreza durante el examen de los Objetivos de Desarrollo del Milenio en la Asamblea General de las Naciones Unidas, en septiembre del año en curso, y con vistas a la celebración del Día Mundial de la Alimentación, en octubre.

¿Quisiera relatar algunos casos estimulantes de las actividades de la Alianza?

En fecha reciente escuché una intervención muy vigorosa de un antiguo representante de la juventud de Gambia, que recordaba su participación en la Cumbre Mundial sobre la Alimentación de 1996 en la FAO, y en el Foro Internacional de la Juventud asociado a la Cumbre. Hoy es el Presidente de la Alianza nacional contra el Hambre en Gambia y trabaja en diversos proyectos, desde bancos de semillas hasta la lucha contra el VIH/SIDA, y colabora en la concienciación entre los jóvenes organizando el primer Foro de la Juventud de Africa sobre la Seguridad Alimentaria.

14 de junio de 2005


Contacto:
Alison Small
Oficial de información, FAO
alison.small@fao.org
(+39) 06 570 56292

Contacto:

Alison Small
Oficial de información, FAO
alison.small@fao.org
(+39) 06 570 56292

FAO/G. Bizzarri

Eva Clayton

envia por correo
Unir fuerzas para reducir a la mitad el número de hambrientos
Entrevista a Eva Clayton, de la Alianza Internacional contra el Hambre
14 de junio de 2005 - Eva Clayton, Subdirectora General de la FAO y Asesora Especial para el Seguimiento de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación, habla de la Alianza Internacional contra el Hambre (AICH) y de cómo promueve el cumplimiento del objetivo de la Cumbre y de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, de las Naciones Unidas.
Se requiere una dirección de email
Se requiere una dirección de email valida
RSS