FAO :: Sala de prensa :: Últimas noticias :: 2005 :: America Latina avan…
America Latina avanza en la lucha contra el hambre, pero se requiere un mayor esfuerzo para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio
Cerca del 20% de la población en América Central y el Caribe sufre aún subnutrición. Al ritmo actual será difícil alcanzar los objetivos fijados para 2015 en toda la región.
12 de septiembre de 2005, Ciudad de Guatemala - Al ritmo actual del progreso en la lucha contra el hambre, algunos países y subregiones de América Latina y el Caribe podrán alcanzar la meta de reducir a la mitad el porcentaje de su población desnutrida en 2015, pero será difícil lograr en el conjunto de la región la meta fijada en los Objetivos de Desarrollo del Milenio, advirtió hoy la FAO.

"El progreso es todavía lento, pero con un mayor esfuerzo llegaríamos a cumplir la meta en toda la región, meta que sí se alcanzará probablemente a nivel de algunos países", señaló el Director General Adjunto de la FAO, David Harcharik, quien participó en Ciudad de Guatemala en la Conferencia Latinoamericana del Hambre Crónica en el Marco de las Metas del Milenio.

América Latina y el Caribe tiene en la actualidad un número absoluto de desnutridos cercano a los 53 millones, lo que supone el 10% del total de su población. La mayoría de las víctimas del hambre están en América del Sur (34 millones), casi la mitad de los cuales viven en Brasil, aunque la incidencia más alta de hambre se da en las subregiones de América Central y el Caribe, con aproximadamente el 20% de la población.

Harcharik recordó en su intervención que en la Cumbre Mundial sobre la Alimentación de 1996, los líderes mundiales se comprometieron a reducir en la mitad el número de desnutridos para el 2015
Ello significa bajar de 820 millones de subnutridos que existían en 1990-92 a 410 millones en 2015. Y de acuerdo con la meta de los Objetivos del Milenio, se trata de reducir la proporción del 20% de la población mundial al 10%.

Para América Latina y el Caribe, ello implica una reducción de 60 millones a 30 millones en el mismo período, y disminuir la proporción de subnutridos del 14 al 7 por ciento del total de su población.

Sin embargo, el porcentaje de subnutridos a nivel mundial se ha reducido tan sólo del 20% en 1990-92 al 17% en 2000-02, y su número actual es de 852 millones. La región de Asia y el Pacífico tiene el mayor número de subnutridos (519 millones)y Africa subsahariana tiene la incidencia de hambre más alta (33%).

"Con una nueva voluntad política y el compromiso de líderes a nivel mundial, podríamos alcanzar la meta fijada en 1996", insistió Harcharik, al subrayar que esa meta se reafirmó de nuevo en los Objetivos de Desarrollo del Milenio, propuestos por la ONU en 2000, el primero de los cuales hace referencia de forma directa a la reducción de la pobreza y el hambre.

"A pesar de los logros obtenidos, el progreso ha sido muy lento, y de seguir con el ritmo actual, se necesitarán otros cuarenta años para alcanzar la meta de reducir a la mitad el número de hambrientos en el mundo para 2015", advirtió.

Progreso lento en América Latina

En términos de la reducción absoluta del número de subnutridos, en América del Sur, como en la región en su conjunto, ha habido avances desde 1990-92, pero el ritmo de reducción se ha hecho más lento durante la segunda mitad del período.

El número de subnutridos en el Caribe aumentó al principio de la década de los 90 y después declinó, para lograr una reducción neta, pero es en la subregión de América Central donde más ha crecido el número de subnutridos. Las tendencias actuales "no son un buen augurio", subrayó Harcharik.

El alto representante de la FAO dijo que el incremento o estancamiento de los niveles de pobreza en América Latina durante la última década, combinado con niveles de desigualdad entre los más altos del mundo, han sido factores cruciales en impedir un mayor éxito en la lucha contra el hambre.

A pesar de su elevado nivel de urbanización, los subnutridos se ubican en su mayor parte en las áreas rurales. Por esta razón, abatir al hambre requiere dar alta prioridad a la agricultura y al desarrollo rural, y en especial a la agricultura familiar, que se encuentra muy descuidada.

Un imperativo moral

Harcharik afirmó que "la eliminación del hambre es un imperativo moral", dado que las soluciones conocidas para acabar con este estigma suponen inversiones de relativo bajo costo, además de señalar que es fundamental para la estabilidad social y política, ya que su existencia impone enormes costos sociales y económicos a los individuos y a la sociedad en su conjunto, a través de un peor estado de salud y baja productividad.

"El hambre genera desesperación y contribuye a las causas de conflicto", dijo, antes de asegurar que "tenemos los conocimientos y los recursos para abatir el hambre. Desde una perspectiva moral, económica y política, podemos y debemos cambiar el destino de quienes padecen hambre".

El alto directivo de la FAO felicitó al Gobierno de Guatemala, representado en la reunión por su presidente, Oscar Berger Perdomo, por sus progresos obtenidos en la lucha contra el hambre y la malnutrición, con iniciativas como la creación del Frente Nacional Contra el Hambre, la reciente aprobación de la Ley de Seguridad Alimentaria y el Plan de Atención a Riesgo, que calificó como 'el camino correcto' para erradicar el hambre en este país para el 2015.
Contacto:
Iñigo Alvarez
Oficial de información, FAO
inigo.alvarez@fao.org
(+39) 06.570.52518

Contacto:

Iñigo Alvarez
Oficial de información, FAO
inigo.alvarez@fao.org
(+39) 06 570 52518

envia por correo
America Latina avanza en la lucha contra el hambre, pero se requiere un mayor esfuerzo para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio
Cerca del 20% de la población en América Central y el Caribe sufre aún subnutrición. Al ritmo actual será difícil alcanzar los objetivos fijados para 2015 en toda la región.
12 de septiembre de 2005 - Al ritmo actual del progreso en la lucha contra el hambre, algunos países y subregiones de América Latina y el Caribe podrán alcanzar la meta de reducir a la mitad el porcentaje de su población desnutrida en 2015, pero será difícil lograr en el conjunto de la región la meta fijada en los Objetivos de Desarrollo del Milenio.
Se requiere una dirección de email
Se requiere una dirección de email valida
RSS