FAO :: Sala de prensa :: Últimas noticias :: 2007 :: La pobreza amenaza …
La pobreza amenaza a los pescadores
Además del coste humano, dificulta la gestión adecuada de la pesca
27 de abril de 2007, Roma – Los derechos de los pescadores pobres a pescar y gestionar los recursos locales deben de fortalecerse para combatir la pobreza y reducir la sobreexplotación de la pesca costera y continental, según afirmó hoy la FAO.

“Si bien no puede subestimarse el papel de la pesca en hacer que las comunidades más pobres del mundo puedan alimentarse y evitar la indigencia, nuestros estudios revelan que muchos pescadores viven todavía en la pobreza a pesar de los alimentos e ingresos que proporciona la pesca, al tiempo que subsisten problemas sociales y sanitarios en sus comunidades”, afirmó Ichiro Nomura, Subdirector General de la FAO al frente del Departamento de Pesca y Acuicultura.

“Es necesario un mayor esfuerzo para afrontar los diversos factores que originan esta situación, en caso contrario estas comunidades podrán solo mantenerse a flote, sobreviviendo al día, en la pobreza y sin gestionar sus poblaciones de peces locales como debieran”, añadió.

La pobreza perjudica una adecuada gestión

El perfil de la pobreza en las comunidades de pescadores cambia en función del lugar, pero mantiene algunos aspectos comunes:

Las comunidades de pescadores se caracterizan con frecuencia por estar superpobladas y con condiciones de vida precarias, un nivel bajo de educación y falta de acceso a servicios como escuelas y asistencia sanitaria, y a infraestructuras como carreteras o mercados. El acceso a los caladeros puede no estar asegurado, y existen pocos empleos alternativos. También hay problemas con la tenencia de la tierra: muchos pescadores carecen de derechos sobre la propiedad en la que viven.

Al mismo tiempo, la pesca es una de las ocupaciones más peligrosas del mundo, lo que significa que los escasos bienes que posee la familia –los barcos y los aparejos- se encuentran constantemente amenazados. La pérdida de un miembro activo de la familia debido a una lesión o enfermedad puede significar un desastre.

La pobreza y la vulnerabilidad de las comunidades pesqueras, combinadas con otros factores -como su alto nivel de movilidad-, les expone a otro tipo de problemas. Estudios de la FAO muestran como la tasa de infección por VIH en las comunidades pesqueras de muchos países en desarrollo de África, Asia y Centroamérica puede llegar a ser entre cinco y 14 veces superior a la del resto de la población. (Ver a la derecha enlace al informe).

Además del coste humano que supone, la pobreza entre los pescadores dificulta la gestión adecuada de los recursos pesqueros costeros y continentales de los que depende la pesca artesanal.

“La gestión de los recursos pesqueros locales en muchas de estas áreas no mejorará hasta que no se hagan más esfuerzos para combatir la pobreza entre los pescadores”, advierte Nomura. “Las personas pobres con frecuencia no pueden defender sus intereses a largo plazo o asegurarse el acceso a poblaciones de peces sanos”.

La clave se encuentra en el desarrollo social

Un mayor esfuerzo en los sectores de la educación, ingresos y sanidad en las comunidades pesqueras no solo ayudará a combatir la pobreza y los problemas sociales, según la FAO, si no que tendrá el beneficio adicional de hacer más fácil que puedan solucionar los problemas relacionados con la pesca.

Al mismo tiempo, proporcionar a los pescadores artesanales acceso legal a los caladeros y darles mayor responsabilidad en la gestión de la pesca a nivel local ayudará de forma directa a afrontar los problemas de mala gestión y degradación de las poblaciones ícticas. Estas iniciativas deben complementarse con esfuerzos formativos dirigidos a crear la capacidad necesaria.

Dar una respuesta eficaz a la pobreza y los problemas sociales en las comunidades de pesca artesanal fue el objetivo de los 131 países participantes en la 27ª reunión del Comité de Pesca de la FAO (5 al 9 de marzo de 2007). Los reunidos solicitaron “la adopción de principios inspirados en los derechos humanos” en el desarrollo social y “un enfoque basado en el derecho en la gestión de la pesca artesanal”, al poner sobre la mesa una serie de consideraciones relacionadas con la pobreza en las comunidades pesqueras y pedir a la FAO la convocatoria de una conferencia a nivel internacional para abordar la cuestión.


Contacto:
George Kourous
Oficina de prensa, FAO
george.kourous@fao.org
(+39) 06 570 53168
(+39) 348 141 6802

Contacto:

George Kourous
Oficina de prensa, FAO
george.kourous@fao.org
(+39) 06 570 53168
(+39) 348 141 6802

FAO/23861

Millones de pescadores en el mundo en desarrollo luchan a diario por sobrevivir.

Documentos

Informe: Incrementar la contribución de la pesca artesanal a la mitigación de la pobreza y la seguridad alimentaria (pdf, en inglés)

Informe: Cuestiones sociales relacionadas con las pesquerías en pequeña escala (.pdf)

Informe: VIH y SIDA en las comunidades pesqueras (.pdf)

Un salvavidas para el mundo en desarrollo

La gran mayoría de los pescadores y acuicultores del mundo –el 96,6 por ciento del total, unos 40 millones de personas- viven en países en desarrollo.

34 millones son pescadores artesanales que usan embarcaciones pequeñas, abiertas, que navegan a vela o remos y que pescan cerca de la costa.

Se estima que otros 100 millones de personas trabajan en sectores relacionados con la pesca artesanal: procesado, transporte y comercialización del pescado.

Hay millones de habitantes rurales que realizan actividades de pesca de forma estacional o esporádica y que no figuran como “pescadores” en las estadísticas oficiales.

La pesca proporciona el 19 por ciento del consumo de proteínas de origen animal en los países en desarrollo, un porcentaje que supera el 25 por ciento en los países más pobres y que alcanza el 90 por ciento en determinadas regiones aisladas de la costa o el interior y en las pequeñas naciones insulares en desarrollo.

envia por correo
La pobreza amenaza a los pescadores
Además del coste humano, dificulta la gestión adecuada de la pesca
27 de abril de 2007 - Los derechos de los pescadores pobres a pescar y gestionar los recursos locales deben de fortalecerse para combatir la pobreza y reducir la sobreexplotación de la pesca costera y continental.
Se requiere una dirección de email
Se requiere una dirección de email valida
RSS