FAO :: Sala de prensa :: Últimas noticias :: 2007 :: La sequía reduce de…
La sequía reduce de forma drástica la producción agrícola en Moldova
Muchas familias se ven forzadas a vender el ganado por falta de forraje y para hacer frente a los altos precios de los alimentos
25 de septiembre de 2007, Roma – Una grave sequía ha provocado una drástica reducción de las cosechas en Moldova, haciendo subir los precios de los alimentos y reduciendo el acceso a los mismos entre las familias pobres, según un informe conjunto publicado hoy por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

La producción de cereales ha disminuido un 63 por ciento con respecto al pasado año, y es un 70 por ciento más baja que la media de los últimos cinco años, según el informe, basado en los resultados de una misión conjunta realizada el pasado agosto por las dos agencias de la ONU. El estudio sitúa la producción de trigo en 2007 en 464 000 toneladas, de maíz en 276 000 toneladas y de cebada en 86 000 toneladas.

Tendencia a la sequia

“La sequía de Moldova en 2007 ha sido la más grave que se recuerda y representa la manifestación extrema de una tendencia hacia un clima más seco en el país”, aseguró
Henri Josserand, Jefe del Sistema Mundial de Información y Alerta sobre la agricultura y la alimentación de la FAO (SMIA).

Moldova ha registrado nueve periodos significativos de sequía desde 1990. La sequía de este año puede compararse con la de 1946, en la cual muchos moldovos fallecieron de inanición. La misión FAO/PMA ha detectado que muchos lagos y ríos, normalmente a pleno caudal en esta época del año se han secado, y que el nivel de la capa freática en algunas zonas ha descendido en cerca de dos metros.

Difícultades para las familias

“La reducción de las cosechas no afecta solo a la producción total, sino que ha reducido de forma drástica los ingresos de los arrendatarios y de los jornaleros, golpeando duramente a los pequeños campesinos que habitualmente reciben un pago en especie en forma de trigo, maíz y aceite”, añadió Josserand.

El informe señala también un fuerte descenso de la producción de los huertos familiares, una de las principales fuentes de alimentos para la mayor parte de las familias rurales, que componen el 70 por ciento de la población moldava.

La falta de pastos y piensos, y la necesidad de adquirir alimentos cada vez más caros, ha llevado a la mayoría de las familias a vender una parte importante de su ganado, que constituye un elemento clave de su seguridad financiera y alimentaria.

Mientras que los préstamos al sector agrícola moldovo son relativamente de poca cantidad, la deuda pendiente es del orden de 30,5 millones de dólares EE.UU. para los pequeños campesinos y las asociaciones agrarias, y de más de 100 millones de dólares para las empresas agrícolas. A menos que esos créditos sean renegociados, el informe advierte que la actual mala cosecha puede ser seguida de otra también escasa o retrasada debido a la imposibilidad de adquirir insumos por parte de los productores.

Para mantener el balance alimentario a nivel nacional, se espera que las importaciones de trigo, incluyendo la compra de reservas de emergencia, alcance este año 237 000 toneladas. Según el informe, las importaciones de maíz podrían alcanzar las 500 000 toneladas, en su mayor parte para alimentar a lo que queda del ganado.

Los precios permanecerán altos

Incluso con un suministro adecuado, los precios de los alimentos permanecerán altos o seguirán subiendo, según el informe. En algunos mercados los precios de las hortalizas se han doblado más comparados con el mismo período del año pasado, mientras que el precio del pan se ha incrementado en cerca del 40 por cien en algunas zonas. Con el presupuesto familiar ya sometido a presión, se espera que el acceso a los alimentos disminuya entre las familias más pobres.

“Es necesario extender con urgencia los programas de ayuda social financiados por el gobierno, tales como prestaciones a los grupos vulnerables, programas de comedores escolares y los de dinero en efectivo por trabajos públicos”, señaló Asif Niazi, responsable de evaluaciones a nivel regional del PMA. Niazi añadió que este organismo “está preparado para ofrecer asistencia técnica” al Gobierno moldavo desde su oficina regional en El Cairo, ya que el PMA no cuenta con una oficina en Moldava.

Otras medidas urgentes recomendadas por el informe incluyen la provisión de insumos agrícolas para la siembra en octubre, subsidios para la compra de piensos para evitar la venta de animales y disminución de impuestos sobre la tierra y aranceles a la importación de alimentos básicos. Debido a la prevalencia de anemia en el país, el trigo importado debe ser enriquecido (con aporte de vitaminas y minerales, ndr).

Las medidas a medio plazo deberían incluir la reconstrucción de la cabaña ganadera a nivel nacional, la mejora de la producción y multiplicación de semillas, la adecuada combinación de cultivos y recursos hídricos para los huertos familiares, además del aumento de la vigilancia sobre la seguridad alimentaria y las herramientas de alerta temprana, según el informe.

A largo plazo se necesita una estrategia sostenible para el sector agrícola, y un mayor acceso y a menor coste para el crédito y a los seguros agrarios, incluyendo instrumentos de gestión de los riesgos asociados a la climatología.

Contactos:
Teresa Buerkle
Oficina de prensa, FAO, Ginebra
teresamarie.buerkle@fao.org
(+39) 06 570 56146
(+39) 348 141 6671 (móvil)

Khaled Mansour
Oficial superior de comunicación para Oriente Medio, Asia Central y el Cáucaso, PMA
Khaled.Mansour@wfp.org
+202 2528 1730 Ext 2600
+2012 234 8671 (móvil)

Contacto:

Teresa Buerkle
Oficina de prensa, FAO, Ginebra
teresamarie.buerkle@fao.org
(+41) 22 917 27 70
(+39) 348 141 6671

Khaled Mansour
Oficial superior de comunicación para Oriente Medio, Asia Central y Cáucaso, PMA
Khaled.Mansour@wfp.org
+202 2528 1730 Ext 2600
+2012 234 8671

FAO/H. Josserand

La sequía de Moldova en 2007 ha sido la más grave de los últimos 60 años.

envia por correo
La sequía reduce de forma drástica la producción agrícola en Moldova
Muchas familias se ven forzadas a vender el ganado por falta de forraje y para hacer frente a los altos precios de los alimentos
25 de septiembre de 2007 - Una grave sequía ha provocado una drástica reducción de las cosechas en Moldova, haciendo subir los precios de los alimentos y reduciendo el acceso a los mismos entre las familias pobres, según un informe FAO-PMA.
Se requiere una dirección de email
Se requiere una dirección de email valida
RSS