La FAO nombra representantes del sexo femenino en Africa


Las actividades de la FAO encaminadas a situar a las mujeres en posiciones de alta jerarquía tanto en el campo operativo como en la gestión superior de la Organización, alcanzaron un momento destacado con oportunidad del Día Internacional de la Mujer. Dos mujeres asumen sus puestos como representantes de la FAO en Namibia y Malawi, con lo que diversas oficinas de la FAO en Africa tienen a una mujer al frente.

Hace apenas seis años no había representantes del sexo femenino en ninguna de las 78 representaciones de la FAO correspondientes a distintos países miembros de la Organización. Maria-Guilhermina Soares, actual representante de la FAO en Columbia, fue la primera mujer que ocupara este cargo en Guinea-Bissau, en 1992. Desde enero de 1994, cuando el Dr. Jacques Diouf asumió la Dirección General de la FAO, se ha designado a otras cinco representantes de la Organización. Las dos más recientes, Emelia Timpo y Susan Mills, asumieron sus cargos en febrero de 1998. Timpo es representante en Namibia y Mills en Malawi. Las otras representantes de la FAO en Africa son Florence Chenoweth, en Sudáfrica, Marie-Noelle Koyara, en Cabo Verde, y Seiglinde Ring en Mozambique. Además, Viktoria Sekitoleko, representante de la FAO en Zimbabwe y Botswanta, también es titular subregional de las oficinas subregionales de Africa septentrional y oriental, que dan atención a 21 países.

Los representantes de la FAO en los distintos países tienen una sólida formación técnica en agricultura, pesca o silvicultura, y contribuyen a proporcionar la experiencia técnica de la Organización con mayor agilidad a las autoridades de los respectivos países miembros. Los representantes de la FAO interactúan con sus colegas de los países para coordinar y planificar la ejecución de las actividades de cooperación técnica, y también advierten a la sede y a las oficinas regionales y subregionales de las situaciones de urgencia relacionadas con la alimentación y el sector agrícola de los países correspondientes.

Emelia Timpo, nueva representante de la FAO en Namibia

Ciudadana de Ghana, Emelia Timpo ñque tiene una licenciatura con mención honorífica en Ciencias Agrícolas, una maestría en Agronomía, un doctorado en Fitofisiología y estudios postdoctorales de suelos y cultivos- entró en la FAO en 1995, encargada durante tres años de promover y coordinar los Programas de participación de la Organización.

Antes de su salida a Windhoek, las direcciones técnicas de la FAO pusieron al corriente a Timpo sobre el país y su sector agrícola. La especialista está al tanto de la importancia del sector pecuario y de las grandes ganaderías de la zona septentrional, así como de las condiciones de los campesinos de subsistencia del norte del país. Pese a esto, la funcionaria hace hincapié en que: ìvoy con la mente abiertaî.

Convencida de la importancia del enfoque participativo, Timpo dijo: ìpara mí el reto mayor consiste en garantizar que todos los interesados participen, tanto en la etapa de planificación como en la parte ejecutiva, porque sólo así se logrará que los resultados sean sostenibles en Namibiaî.

Al pedirle su opinión sobre el tema del Día Mundial de la Alimentación de 1998: ìLas mujeres alimentan al mundoî, respondió: ìMe parece que no se podía haber escogido mejor tema. Es estupendo. Hace falta dar mayor relieve a la función de las mujeres en el ejercicio de todas las actividades encaminadas a fortalecer la seguridad alimentariaî. Y añadió: ìMe parece crítico garantizar que las mujeres participen plenamente en todo. Ya se sabe que cuando ellas participan y tienen los conocimientos necesarios, invariablemente habrá alimentos en la mesa y actividades que produzcan ingresos, y al final ellas se harán cargo de que haya seguridad alimentariaî.

Susan Mills, nueva representante de la FAO en Malawi

A Susan Mills, nueva representante de la FAO en Malawi, también le gustó mucho el motivo del Día Mundial de la Alimentación de este año: ìEl tema de 1998 hará destacar la importante contribución de las mujeres a la seguridad alimentaria de la familia y al bienestar económico del país. Anteriormente, gran parte de la planificación para el desarrollo se enfocaba sobre todo a la función reproductiva de las mujeres. En la actualidad ya se reconoce la importante contribución económica de ellas y se hace mayor énfasis en incrementar su productividad para que así aumenten los ingresos de la familiaî.

La economía de Malawi depende en gran medida de la agricultura ñque proporciona cerca del 33 por ciento del producto interno bruto, y más del 80 por ciento de los empleos-, de modo que el país seguramente se beneficiará de la impresionante formación agrícola de Mills. Ciudadana canadiense, Mills cuenta con una gran experiencia en ciencias agrícolas y en el sector tecnológico, y durante muchos años trabajó con las autoridades de agricultura y agroindustria del Canadá. Comenzó a colaborar con la FAO en 1994 en calidad de coordinadora canadiense de las actividades relacionadas con el 50 aniversario de la Organización que se celebró en Quebec, y luego fue designada secretaria nacional del Canadá para la Cumbre Mundial sobre la Alimentación y principal negociadora de su país en la elaboración del Plan de Acción. ìLas intensas discusiones celebradas durante la Cumbre con representantes de otros países miembros y con personas de mi propio país durante la preparación de la reunión, me sensibilizaron a lo que significa la seguridad alimentaria para las personas y comprendí la importancia de las actividades de la FAO para llamar la atención de los ciudadanos de todo el mundo al hecho de que 800 millones de personas en el planeta carecen de los alimentos y elementos nutritivos básicosî, afirmó Mills.

Mills elogia el esfuerzo que está realizando el gobierno de Malawi para elaborar una estrategia de largo plazo encaminada a mejorar la seguridad alimentaria del país, y espera poder contribuir en dicho esfuerzo reuniendo a los diversos participantes: las autoridades del país, las organizaciones no gubernamentales y otros organismos especialidades de la ONU, para colaborar conjuntamente en los mismos problemas. ìPuede pasarse mucho tiempo discutiendo, pero si no se habla suficiente con las personas de los distintos sectores, capaces de tener partes distintas de la respuesta a los problemas, basta con dejar fuera un solo sector para que no se pueda resolver el problema de que se trate. En conjunto tenemos que encontrar formas concretas de salir adelanteî.

Mills considera que su nuevo puesto en Malawi es un enorme desafío y le da gusto contar con esta primera oportunidad de vivir y trabajar en Africa. ìEspero estar a la altura de la FAO y de su mandato y poder dar apoyo al gobierno de Malawi para perseguir sus objetivos relacionados con la seguridad alimentaria en los dos años que vienenî.

9 de marzo de 1998

Más información:

 


 FAO Home page  

  Búsquedas

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO, 1998