La industria agroquímica pagará parte de los costos de eliminar plaguicidas inútiles en los países en desarrollo


.

 

Mozambique: bidones oxidados de plaguicidas a la intemperie, peligro para las personas y el medio ambiente

Por primera vez, los representantes de la industria agroquímica han hablado de comprometerse a pagar parte de los gastos de eliminar plaguicidas inútiles en los países en desarrollo. Durante una Consulta de expertos sobre prevención y eliminación de plaguicidas inútiles, celebrada en la sede de la FAO en Roma los días 2 y 3 de marzo, la industria mencionó que pagaría, considerando cada caso individualmente, hasta el 30 por ciento de los costos de eliminación de residuos de plaguicidas en países como Gambia, Madagascar y el Senegal.

El experto de la FAO Alemayehu Wodageneh, coordinador de la reunión, afirmó: "Hay que esperar para ver cómo se cumple este compromiso". Hasta el momento, la contribución de esa industria ha sido en extremo limitada.

Se calcula que en los países en desarrollo están almacenadas más de 100 mil toneladas de plaguicidas inútiles. "En las zonas rurales y urbanas de los países en desarrollo menudean los bidones metálicos corroídos y con escurrimientos, llenos de plaguicidas vencidos y peligrosos", explica Wodageneh. "Si los almacenes están en zonas urbanas o cerca de reservas de agua, como ocurre a menudo, es un riesgo para las aguas subterráneas, para irrigación y potables", afirmó. Se estima que en Africa hay entre 15 y 20 mil toneladas de residuos de plaguicidas, como también existen enormes reservas en Europa del Este y en la antigua Unión Soviética.

Gran parte de los plaguicidas inútiles - sobre todo en Africa - son sobrantes de programas de ayuda internacional y ya no tienen utilidad porque han quedado proscritos o se han dañado. Entre los plaguicidas muy tóxicos y persistentes que causan preocupación están el DDT, endrin, lindano, malatión y otros. La FAO afirma que en Africa y el Oriente Medio apenas se han eliminado apenas 1 511 toneladas.

"A este paso, a menos que se proporcione ayuda financiera, el proceso de eliminación tardará entre 10 y 15 años, tiempo en el que se habrá causado más daño al medio ambiente y a la salud", aseguró Wodageneh.

El costo total de liberar al Africa de estos venenosos residuos se calcula en 80 millones de dólares EE.UU. Hasta el momento, la mayor parte de los fondos para eliminación de residuos en Africa ha llegado de los Países Bajos, Alemania y la FAO. Dinamarca recientemente ofreció seis millones de dólares para eliminación de plaguicidas y mejoramiento de la capacidad. En 1996 las ventas mundiales de plaguicidas aportaron 33 mil millones de dólares a las diez empresas agroquímicas más grandes.

La mejor forma de eliminar plaguicidas vencidos o inútiles es la incineración a altas temperaturas. En los países en desarrollo hay muy pocos incineradores seguros, de modo que hace falta volver a envasar los plaguicidas y enviarlos a países donde existan servicios de eliminación de residuos peligrosos. Hasta el momento, los residuos de plaguicidas inutiles se han estado enviando a Europa.

La FAO ha advertido que a menos que se tomen medidas para evitarlo, la acumulación de plaguicidas peligrosos seguirá sin disminuir, ya que en 1995 y 1996 aumentaron sustancialmente las ventas de plaguicidas. Según la FAO, entre las principales razones de este incremento de residuos venenosos de plaguicidas están:

  • la prohibición de plaguicidas almacenados
  • exceso de donaciones
  • evaluación deficiente de la cantidad necesaria de plaguicidas
  • servicios inadecuados de almacenamiento y mal manejo de las existencias
  • fórmulas erróneas o ineficaces de plaguicidas, prácticas comerciales enérgicas.

La FAO instó a la comunidad internacional para que se esfuerce todavía más a fin de resolver "esta tragedia ecológica", y exhortó a los países miembros para que apliquen las técnicas de Manejo Integrado de Plagas (MIP) a fin de reducir la utilización de plaguicidas siempre que sea posible.

Si desea más información, diríjase a Alemayehu.Wodageneh@fao.org

11 de marzo de 1998

Mas información:


  FAO Home page 

 Búsquedas 

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO, 1998