Mapa indicativo de la brecha alimentaria entre los países ricos y los pobres


La FAO ha presentado un mapamundi de las cifras autorizadas más recientes de disponibilidad de alimentos en escala nacional, regional y mundial. El mapa proporciona una cifra de la brecha alimentaria que hay entre los países más pobres y los más ricos y muestra las considerables diferencias del tipo de alimentos que componen la dieta diaria en distintas partes del mundo.



Haga click sobre el mapa para ver la versión pdf.
Cargue otros gráficos del mapa (en pdf)
El mapa presenta cifras del suministro diario de energía alimentaria (SEA) de 177 países y siete grupos de países regionales o socioeconómicos. Encabeza la lista Dinamarca con 3 780 kilocalorías disponibles a diario por persona, más del doble de lo que cuenta la población de Somalia, apenas 1 580 kilocalorías diarias por persona. 

Si los alimentos disponibles se distribuyeran de acuerdo a las necesidades, bastarían para alimentar a todo el mundo, según el mapa, y proporcionarían 2 720 kilocalorías diarias por persona. Pero la realidad es que 17 países tienen graves problemas de suministro de alimentos, con un SEA inferior a 2 000 kilocalorías. Otros 37 países tienen niveles de SEA de entre 2 000 y 2 299 kilocalorías.

A partir de la información recopilada entre 1994 y 1996, el mapa no refleja las consecuencias de las catástrofes naturales, las crisis y los conflictos económicos recientes.

Cómo se calcula el SEA

El SEA es un cálculo del consumo diario de energía alimentaria por persona durante un periodo determinado, es decir, los alimentos que producen o importan los países para consumo humano. No e un indicativo de lo que consumen, ni refleja la desigualdad de la distribución del suministro disponible en los países.

No obstante, los niveles nacionales del SEA indican con claridad qué países tienen problemas de suministro de alimentos y una gran parte de su población con desnutrición crónica. El mapa muestra en rojo los países que padecen la escasez más grave, con un SEA inferior a 2 000 kilocalorías. Casi todos están en el África subsahariana.

Según la FAO, la disponibilidad de alimentos por persona, el SEA, tiene que ser considerablemente mayor que las necesidades por persona, a fin de compensar el desperdicio que ocurre en la venta minorista y en el seno de las familias, así como la desigualdad de acceso a los alimentos, para que la población consiga alimentarse adecuadamente. Para calcular el SEA, la FAO utiliza hojas de cálculos de los alimentos, proporcionado por los países, que sigue el suministro y consumo de alimentos.

Las dietas abundantes en cereales y tubérculos tienen pocos micronutrientes

El mapa muestra también las grandes diferencias entre la composición de la dieta media de los países industrializados y la de los que están en desarrollo. Poco más de una cuarta parte del régimen alimenticio de los países industrializados está compuesta de cereales, otra cuarta parte consta de carne, pescado, huevos, leche y queso.

En los países del África subsahariana, por otra parte, casi la mitad del régimen alimenticio (46 por ciento) está compuesta de cereales y otro 20 por ciento de tubérculos.  En los países menos desarrollados, los cereales, las raíces y los tubérculos constituyen casi tres cuartas partes de la dieta diaria.

Los cereales y los tubérculos proporcionan energía alimentaria, pero no contienen niveles adecuados de otros elementos nutritivos esenciales, vitaminas, minerales, proteínas y grasas, según John Lupien, titular de la Dirección de Alimentación y Nutrición de la FAO. El funcionario explicó que las dietas que contienen más de 75 por ciento de calorías derivadas de cereales pueden ser muy desequilibradas.

Según la FAO,  casi en todos los países industrializados, se consumen muchas grasas y hay mucha obesidad. Las enfermedades asociadas al régimen alimenticio, como las de tipo cardiovascular y la presión alta, se consideran un importante problema de salud pública.

El verdadero problema es el acceso a los alimentos

“Observando el mundo en conjunto, se aprecia que se producen suficientes alimentos para alimentar a diario a todas las personas –explica Lupien-. Pero no ocurre así porque el verdadero problema es el acceso a los alimentos”.

“Los alimentos no siempre se distribuyen equitativamente en el seno de los países, incluso en las familias –asegura Hartwig de Haen, Subdirector General de la FAO-. Para asegurar un bienestar en materia de nutrición,  todas las personas necesitan tener a su alcance en cualquier momento, un suministro suficiente de una variedad de alimentos seguros y de buena calidad”.

Según las cifras presentadas por la FAO en el número de este año de El Estado mundial de la agricultura y la alimentación, hay 828 millones de personas con desnutrición crónica en los países en desarrollo. Además, se calcula que otros dos mil millones de personas tienen deficiencia de micronutrientes, en vitamina A, hierro y yodo.

Consulte la lista de países en el Comunicado de prensa

Para cargar los mapas gráficos en pdf:

9 de diciembre de 1998

Más información:


 FAO Home page
 Búsquedas

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO, 1998