Cría de conejos para obtener alimentos e ingresos

 

Cría de conejos para obtener alimentos e ingresos


 

Los conejos brindan muchas posibilidades de mejorar la seguridad alimentaria de los pequeños campesinos en todo el mundo, según una nueva publicación de la FAO: "El conejo: cría, sanidad y producción". La cría "doméstica" de conejos, una actividad relativamente simple, puede producir pequeños ingresos y contribuir a mejorar la dieta familiar de las familias urbanas y rurales, con costos mínimos de insumos y mano de obra.

Este libro es una obra de consulta enciclopédica a la vez que un manual técnico, que abarca la producción y el comercio mundiales, la nutrición y alimentación, la reproducción, la genética y selección, la patología, conejeras y equipo, cunicultura y producción de pieles y pelo de conejo para textiles.

"Las conejeras domésticas son la respuesta perfecta a la demanda actual de proyectos de desarrollo sostenible", afirma René Branckaert, especialista en producción pecuaria de la FAO.

China: trasquila de conejos de angora. El pelo puede proporcional ingresos a los pequeños campesinos

Los conejos tienen propiedades únicas como alimento y para el comercio, por distintas razones:

  • producen una carne muy nutritiva, con poca grasa y poco colesterol, abundante en proteínas y con algunas vitaminas y minerales;
  • como son herbívoros, no compiten con las personas por los alimentos y se adaptan con facilidad a distintos medios;
  • los costos de inversión y mano de obra son pocos y los miembros más vulnerables de las familias pueden ocuparse de cuidarlos;
  • es fácil transportarlos y comercializarlos como alimentos, por su piel o pelo;
  • son muy productivos, tienen periodos de gestación y lactancia breves (dan hasta 40 crías al año, en comparación con 0.8 del ganado vacuno y 1.4 del ovino)..

Antiguos prejuicio contra el consumo de carne de conejo

Pero el libro señala que la difusión de la cunicultura se topa con muchos obstáculos. Destaca la necesidad de impartir capacitación en técnicas de cunicultura, así como para el control de las enfermedades de la especie. Quizá la limitación más grande, sin embargo, para la difusión de esta actividad sean los viejos prejuicios contra la carne de conejo. Un estudio de la FAO realizado en 64 países en desarrollo reveló que el 30 por ciento de las personas entrevistadas consideraban que motivos sociales, religiosos o de otros tipos desalentarían la cunicultura.

"Es mucho más fácil fomentar el consumo de carne de conejo donde la población ya está habituada a ingerir distintos tipos de carnes, como la que se obtiene de la cacería", se explica en el libro. "Esto se aplicaría en general en el África subsahariana. Los pueblos que tienen dietas monótonas aceptarán con mayor dificultad este nuevo producto. Sin embargo, el ejemplo de México, con su dieta tradicional de maíz y porotos, muestra que una campaña bien organizada puede dar buenos resultados para fomentar cambios necesarios en los hábitos alimentarios".

La FAO ha apoyado y llevado a cabo, con los gobiernos y las ONG, proyectos de cunicultura en distintas partes del mundo, como Egipto, Ghana, Guinea Bissau, Guinea Ecuatorial, Haití, México, Rwanda, Santo Tomé y Príncipe y la República del Congo.

Europa es centro mundial de la producción de conejos

Sin embargo, algunas personas consideran la carne de conejo una especialidad. Europa es el centro mundial de producción de conejos, ahí es mayor la demanda y abarca el 75 por ciento de la producción mundial. En 1990, la producción mundial fue de 1.5 millones de toneladas. Italia fue el primer país productor de carne de conejo, con 300 mil toneladas anuales, le siguió en segundo lugar la Confederación de Estados Independientes, con unas 250 mil toneladas, y Francia con 150 mil toneladas.

Si se consigue superar las limitaciones culturales y de otros tipos, el conejo podría ser una importante solución de bajo costo a los problemas del hambre, la desnutrición y la pobreza rural.

"Tiene muchas posibilidades –explica Branckaert-, sólo falta una mayor difusión y un poco de persuasión. El conejo es un ejemplo de cómo pueden los campesinos pobres obtener proteínas e ingresos con una inversión mínima". Este libro, ilustrado con más de 50 cuadros y 26 fotografías a colores, recopila toda la información existente de cunicultura, sanidad y producción. Esta publicación de 205 páginas puede ordenarse en la Dirección de Información, con el Grupo de Ventas y Comercialización.

12 de enero de 1999

Más información:

 


Comments?: Webmaster@fao.org

©FAO, 1999