La FAO pide riego para los pequeños campesinos, en el Día Mundial del Agua


Myanmar: trabajador regando plantones en un vivero
FAO/19782/G. Bizzarri

Túnez: purificación de aguas residuales
FAO/13998/J. Isaac
Brasil: riego por trasvase
FAO/15149/A. Conti


La agricultura de regadío produce hoy en día el 40 por ciento de los alimentos del mundo, según cálculos de la FAO, y habrá de producir alrededor del 60 por ciento de los demás alimentos necesarios para una población mundial de aproximadamente ocho mil millones de personas en el año 2025.

Según un informe publicado por la FAO con ocasión del Día Mundial del Agua, el 22 de marzo: "Se prevé que el grueso del aumento del suministro de alimentos producidos en tierras irrigadas se dé a partir de las transformaciones de un sector que sigue dominado por los pequeños productores... los pequeños campesinos de riego son, y seguirán siendo, una parte vital de la seguridad alimentaria mundial del futuro".

El informe titulado "La reducción de la pobreza y la agricultura de regadío" ha sido elaborado por el Programa Internacional para la Investigación Tecnológica sobre Riego y Avenamiento (IPTRID), cuya gestión incumbe a la Dirección de Fomento de Tierras y Aguas de la FAO. (Haga click aquí para descargar el informe en formato pdf)

La información es que la tecnología de riego de bajo costo, producida localmente, como las bombas, y los sistemas de mangueras y goteo, ofrecen dos importantes beneficios a la población rural pobre y al mundo en conjunto: ayudan a los campesinos a producir más alimentos -o a "producir mejores cosechas gota a gota"- y crean empleos a la vez que ofrecen oportunidades de obtener ingresos. En Bangladesh, por ejemplo, desde 1985, la irrigación con aguas subterráneas ha incrementado el empleo en la agricultura alrededor de 250 por ciento.

La FAO ha insistido en que la tecnología de riego para los pequeños campesinos debe ser económica y fácil de utilizar, y que tanto las mujeres como los hombres deben tener igual acceso a la irrigación. En Gambia, Tanzania y Kenya, los derechos de las mujeres de tener tierras de regadío y controlar la distribución de los productos, han mejorado significativamente la nutrición familiar y el ingreso de las familias que están a cargo de mujeres.


Burkina Faso: regando un campo de porotos
FAO/12709/J. Van Acker
Filipinas: campesino utilizando un sistema de palanca para distribuir el agua en el campo
FAO/18227/J. Villamora
Tanzanía: eliminación de yerbas en un canal de riego
FAO/17685/A. Conti

22 de marzo de 1999

 

Otros artículos de Noticias

Proyectos de TeleFood

Mas información

Archivo



 FAO Home page 

 Búsquedas 

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO, 1999