La reunión del Codex aprueba nuevas normas internacionales de seguridad alimentaria


Diversos temas que han recibido mucha publicidad en últimas fechas en materia de seguridad alimentaria ocuparon el primer sitio en el calendario de la reciente reunión de la Comisión del Codex Alimentarius, entidad conjunta de la FAO y la Organización Mundial de la Salud, celebrada en Roma del 28 de junio al 3 de julio.

Las normas de etiquetado de alimentos informan a los consumidores

La Comisión del Codex Alimentarius, máximo organismo internacional en materia de normas alimentarias mundiales, establece los lineamientos internacionales y formula recomendaciones para mejorar la calidad e inocuidad de los alimentos y facilitar el comercio internacional de estos productos.

En respuesta a la reciente crisis europea en torno a los productos animales contaminados de dioxina, la Comisión ha establecido un grupo especial intergubernamental para acelerar la adopción de un proyecto de código de buenas prácticas de alimentación de los animales. Además aprobó la creación de otro grupo intergubernamental para acelerar la elaboración de lineamientos y normas para los alimentos derivados de la bioctenología, cuya aprobación se prevé para el año 2003. También se formó otro grupo para revisar y poner al día normas referentes a los jugos de frutas.

La Comisión aprobó nuevas directrices para la producción, elaboración, etiquetado y comercialización de los alimentos orgánicos. La venta de alimentos orgánicos, sector que está creciendo velozmente, tuvo un volumen en la Comunidad Europea y los Estados Unidos en conjunto de casi nueve mil millones de dólares en 1997. Las nuevas directrices definen claramente la índole de la producción de alimentos orgánicos e impiden clasificaciones que informaran erróneamente al consumidor sobre la calidad del producto o su forma de producción.

También se introdujeron enmiendas en las normas generales de etiquetado de alimentos envasados que pudieran producir reacciones alérgicas, como los cacahuetes.

John Lupien, titular de la Dirección de Alimentación y Nutrición, afirmó que el sistema del Codex es crítico para proteger la salud de los consumidores, asegurar las prácticas comerciales justas y armonizar las normas alimentarias internacionales.

"Todavía queda mucho por hacer para mejorar la calidad de los alimentos en un mundo donde el comercio internacional de éstos, actualmente con un valor de más de 500 mil millones de dólares anuales, está creciendo velozmente", añadió el Sr. Lupien.

9 de julio de 1999

 

Mas información



 FAO Home page 

 Búsquedas 

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO, 1999