El Convenio de Rotterdam adquiere fuerza en la Conferencia de Roma


Los delegados del Programa conjunto de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la FAO, asistentes a la conferencia celebrada en la sede de esta organización, en Roma, del 12 al 16 de julio, avanzaron en la aplicación del Convenio de Rotterdam sobre el procedimiento de información y consentimiento previos (PIC) relativo al comercio de productos químicos peligrosos. Su actividad ha puesto de relieve la importancia de proteger la salud y el medio ambiente en los países en desarrollo. Los delegados, que representan a más de 100 países, acordaron la inclusión de dos plaguicidas -el binapacril y el toxafeno- en la lista del Convenio de sustancias químicas prohibidas o de uso estrictamente restringido. La inclusión de estas dos sustancias eleva a 29 el número de plaguicidas y productos peligrosos de la lista del PIC.

La inclusión de estos productos químicos peligrosos en la lista del Convenio fue una medida de los delegados para acelerar la aplicación de este tratado, aprobado en septiembre de 1998 y suscrito por 60 países y por la Unión Europea. La conferencia también estableció una Comisión provisional de examen de sustancias químicas para que haga recomendaciones respecto a la inclusión de plaguicidas o sustancias químicas industriales en la lista del Convenio. Los delegados propusieron para examen cuatro productos químicos peligrosos a esta comisión provisional: el bromacilo, el dicloruro de etileno, el óxido de etileno y la hidrácida maleica.

Las sustancias químicas y los plaguicidas de la lista del Convenio no se pueden exportar sino a condición de que el país importador esté plenamente informado de los peligros que implica y dé su consentimiento explícito. En el Convenio de Rotterdam se incluyen las fórmulas de plaguicidas demasiado peligrosas para que las utilicen los campesinos de los países en desarrollo.

"Muchos campesinos de los países en desarrollo no están en condiciones de manipular con seguridad los plaguicidas muy tóxicos, y este convenio contribuirá a protegerlos", explicó Niek Van Der Graaff, Jefe del Servicio de Protección Vegetal de la FAO.

El binapacril, por ejemplo, es un fungicida y acaricida que puede producir náusea, vómito, dolor abdominal, diarrea y dificultades respiratorias. El toxafeno, más conocido por su nombre comercial: canfecloro, es un insecticida y rodenticida de elevada persistencia en el medio ambiente. Los residuos de esta sustancia pueden recorrer grandes distancias y acumularse en organismos que forman parte de la cadena alimentaria. Cuando el organismo humano absorbe el toxafeno, éste llega rápidamente a los órganos y se concentra en los tejidos grasos y en los músculos. Es muy tóxico y puede producir tumores y cáncer de la tiroides.

En un acuerdo único, que conjuga la experiencia de la FAO en gestión de plaguicidas con los conocimientos del PNUMA en materia de sustancias químicas, ambas organizaciones participan juntas en la secretaría del Convenio de Rotterdam. James Willis, Director de Sustancias Químicas del PNUMA, afirmó que el Convenio de Rotterdam: "es el primer acuerdo multilateral sobre el medio ambiente desde 1994, adoptado hace dos años como seguimiento del capítulo 19 del Programa 21". Además: "Brinda una mayor protección a la salud y el medio ambiente æparticularmente en los países en desarrollo y en los países en transiciónæ en comparación con el anterior procedimiento de aplicación voluntaria".

Finlandia, Japón, Noruega, Suiza y el Reino Unido anunciaron en la Conferencia su contribución para la aplicación del período provisional del Convenio de Rotterdam, que depende por completo de las donaciones voluntarias. Se requerirá un mayor financiamiento para satisfacer los cálculos presupuestales del período 1999-2000.


Escuche Ud. o consulte una entrevista de Liliane Kambirigi con Maria Celina de Azevedo Rodriguez, Presidenta de la Conferencia Internacional FAO/PNUMA sobre el Convenio de Rotterdam y el Procedimiento de Información y Consentimiento Previos, respecto a los resultados de la Conferencia de Roma, celebrada del 12 al 16 de julio de 1999:


27 de julio de 1999

 

Mas información



 FAO Home page 

 Búsquedas 

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO, 1999