Alerta en Kazajstán y la Federación Rusa por las langostas


Enjambres de langostas están propagándose desde sus zonas comunes de reproducción en Kazajstán a la Federación Rusa, Uzbekistán y Kyrgistán, según un Informe especial de alerta de la FAO. Las langostas han causado graves daños a los cultivos en Kazajstán y la Federación Rusa, y se informa de que han depositado huevecillos en millones de hectáreas de tierras agrícolas. El informe, que califica de "grave" la situación, advierte que si no se destruyen esos huevecillos, estos países podrían afrontar una infestación de langostas todavía peor en el 2000. Con todo, ni los agricultores ni los gobiernos de la región tienen recursos para tratar las zonas afectadas.

Zonas infestadas de langostas

En las regiones secas de Kazajstán, y en menor medida en la Federación Rusa, todos los años hay plagas de langostas, pero su proporción e intensidad han venido aumentando constantemente en los últimos años, conforme la crisis económica del sector agrícola ha obligado a muchos agricultores a dejar en barbecho las tierras marginales. Estas tierras desatendidas brindan zonas propicias de reproducción a las langostas y a otras plagas.

La plaga de Kazajstán del presente año ha duplicado su tamaño previsto, y afecta a entre seis y ocho millones de hectáreas, de las que hasta el momento se han tratado dos millones. El informe de alerta señala que se prevé que los daños a la cosecha general de cereales sean limitados, pero advierte que algunos pequeños campesinos de las regiones nororientales del país, cerca de las ciudades de Pavlodar y Ust-Kamnegorsk, han sufrido grandes pérdidas. Conforme se propagan las langostas, han depositado sus huevecillos en hasta nueve millones de hectáreas. El Gobierno kazako está gastando 4.8 millones de dólares EE.UU. en plaguicidas, que no serán suficientes para eliminar esta plaga.

Los enjambres de langostas se han desplazado hacia Uzbekistán y Kyrgistán, invadiendo 300 000 hectáreas agrícolas. La situación es todavía peor en la Federación Rusa, donde el clima seco ha creado condiciones ideales para este insecto. Algunas zonas están informando de plagas de langostas por primera vez en 70 años. Las infestaciones se han registrado en las importantes zonas productoras de granos próximas a Orenburg, Samara y Saratov. También se han detectado graves daños a los cultivos de cereales, leguminosas, girasoles y soja en Atlai Kray y Novosibirsk, así como en la ciudad oriental de Irkutsk. La información oficial indica que 1.1 millones de hectáreas están infestadas. Para resolver este problema, el gobierno ruso ha asignado 1.5 millones de dólares EE.UU. para apoyo técnico, y otros 1.7 millones de dólares para plaguicidas. Hasta el momento se han tratado 700 000 hectáreas.

En toda la región, la crisis actual del sector agrícola, debida a la falta de capital, a la devaluación de la moneda y a una enorme reestructuración económica, ha tenido como consecuencia la disminución de las cosechas de cereales. La del año pasado de Rusia fue de 48 millones de toneladas, que representa apenas el 64 por ciento de la media de los últimos cinco años. Las plagas de langostas del año en curso, en combinación con las heladas tardías y la sequía, así como el riesgo de que la plaga de langostas del año próximo sea todavía peor, podrían debilitar gravemente los esfuerzos de recuperación de la producción de alimentos en la región.

2 de agosto de 1999

 

Mas información



 FAO Home page 

 Búsquedas 

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO, 1999