El simposio de la FAO en Ginebra vincula el comercio agrícola con la seguridad alimentaria


Una mayor seguridad alimentaria tendrá que considerarse un indicador crítico del éxito de la reforma comercial multilateral, afirmaron los participantes del Simposio de la FAO sobre Agricultura, Comercio y Seguridad Alimentaria, que concluyó en Ginebra el 24 de septiembre. Dl tema principal del simposio fue la relación crítica del comercio agrícola con el desarrollo económico y la seguridad alimentaria, y los participantes estuvieron de acuerdo en que las negociaciones de la Organización Mundial del Comercio (OMC) que se van a celebrar en Seattle en noviembre próximo necesitarán abordar seriamente todas las cuestiones relativas al comercio internacional de alimentos.

"La credibilidad de la OMC y del sistema comercial, y si habrá de sobrevivir o no como sistema fiable, dependerá de cómo se trate la agricultura en cualquier nueva negociación que se lleve a cabo", afirmó Rubens Ricupero, Secretario General de la Comisión de las Naciones Unidas sobre el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD), en un discurso pronunciado durante el Simposio de la FAO.

Asuntos de las negociaciones multilaterales del comercio


Se han estancado las exportaciones de los países en desarrollo...
FAO/19028/R. Fiadutti

Los participantes en el Simposio de Ginebra señalaron que se había avanzado en la reducción de los mecanismos de apoyo agrícola internos, según se estableció en el Acuerdo sobre la Agricultura de la OMC. Pero lamentaron que en muchas importantes regiones en desarrollo, siguieran vigentes niveles muy altos de apoyo y protección. Estas políticas fueron objeto de una reprobación general, y se calificó de práctica que más distorsiona el comercio el uso constante de subsidios a la exportación. En los países en desarrollo que tienen un gran potencial exportador, los subsidios a la exportación de los países desarrollados limitan gravemente la capacidad de los productores de competir en el mercado internacional.

Durante el Simposio quedó claro que para muchos países en desarrollo el avance hacia reformas comerciales orientadas al mercado ha resultado menos difícil de lo previsto. Esto se deben en gran parte a los programas de ajuste estructural del decenio de 1980, que los países aplicaron en colaboración con las instituciones financieras internacionales, como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, que ya habían conducido a la difusión de la liberalización de las economías nacionales. En consecuencia, los países en desarrollo no tuvieron que realizar modificaciones importantes en su política agrícola interna para cumplir con el compromiso de la OMC de reducir los instrumentos que distorsionan el comercio, como las cuotas, las medidas internas de apoyo y los subsidios a la exportación. En pocas palabras, los países en desarrollo tenían pocos instrumentos de apoyo para comenzar. Los reglamentos comerciales de la OMC se dirigieron sobre todo a las políticas comerciales de los países desarrollados, que tienen sistemas más establecidos de apoyo agrícola interno.


...y las importaciones han aumentado.
FAO/19029/R. Faidutti

De conformidad con este Acuerdo sobre la Agricultura, se ha concedido a los países miembros de la OMC un período de transición durante el cual pueden avanzar gradualmente hacia el cumplimiento de las nuevas exigencias normativas del comercio, lo que hasta el momento ha reducido al mínimo las repercusiones de las reformas comerciales en los mercados agrícolas tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo. Con todo, los participantes manifestaron la preocupación de que las exportaciones agrícolas de los países en desarrollo se habían estancado a la vez que sus importaciones de alimentos han aumentado.

Opciones normativas para el futuro

Debido al sector agropecuario en general subdesarrollado de los países en desarrollo y a los pasados sesgos contra los productores agrícolas, hubo un acuerdo general de que esos países seguirían necesitando un trato especial y diferencial durante las futuras negociaciones de la OMC, que incluyera un examen constante de la duración apropiada de la fase de introducción gradual. Muchos productores nacionales necesitarán tiempo para ajustarse antes de poder aprovechar las nuevas oportunidades comerciales que brinda la liberalización. Durante este periodo, afrontan tremendas dificultades para competir con los productos de importación.

Una de las opciones normativas sometidas a consideración es la creación de una cláusula para el desarrollo, parecida a la cláusula ecológica, que en los acuerdos de la OMC estipula la posibilidad de que los gobiernos de los países establezcan políticas de apoyo interno en sectores como la investigación, la lucha contra las enfermedades y la infraestructura. La cláusula sobre el desarrollo permitiría a los países en desarrollo elaborar sus programas internos para satisfacer los objetivos relativos a una amplia variedad de asuntos, que incluyen las desigualdades de los ingresos rurales y urbanos, el desarrollo rural, el ajuste estructural, el medio ambiente y la seguridad alimentaria. Como en el caso de la cláusula ecológica, toda medida de apoyo incluida en la cláusula propuesta sobre el desarrollo quedaría exenta de los compromisos de reducción, en tanto esas medidas no tienen, o tienen muy pocos efectos de distorsión del comercio o de la producción.

Los pequeños productores y los países en desarrollo importadores netos de alimentos

Como señaló Hartwig de Haen, Subdirector General del Departamento Económico y Social de la FAO, después del simposio: "En toda negociación comercial hay vencedores y perdedores, y hasta el momento los perdedores han sido los pequeños productores". Los participantes en el simposio reconocieron que en muchas regiones, toda amenaza contra la forma de sustento de los pequeños productores incrementa el peligro de inseguridad alimentaria local. Los participantes consideraron necesario establecer algún tipo de instrumento de apoyo para amortiguar los efectos de las reformas comerciales o para compensar a los pequeños productores. Esos medios podrían incluir programas selectivos para incrementar la productividad, la competitividad y estimular la diversificación económica rural. El simposio también reconoció que necesitan mejorarse considerablemente las redes de seguridad social en muchos países en desarrollo.

Cuando terminaron las negociaciones de la Ronda Uruguay en 1994, los ministros participantes anticiparon que las reformas podrían lesionar las economías de algunos países. Con esto en mente, elaboraron la Decisión sobre medidas referentes a los posibles efectos negativos del programa de reformas en los países menos desarrollados e importadores netos de alimentos. De conformidad con esta decisión, los países miembros de la OMC acordaron dar plena consideración a las peticiones de asistencia técnica y financiera de los países menos desarrollados. En el Simposio de Ginebra, muchos participantes lamentaron que no hubiera sido efectiva esta asistencia técnica y financiera para los países menos desarrollados. Propusieron que las futuras negociaciones de la OMC examinaran formas de realizar mejor este tipo de programas de asistencia.

La Ronda Uruguay: cinco años después

El Simposio además analizó cómo las negociaciones de la Ronda Uruguay afectaron las economías de los países en desarrollo en los últimos cinco años. Los participantes consideraron que los efectos específicos de las negociaciones de la Ronda Uruguay eran difíciles de determinar y distinguir de otros acontecimientos, como la crisis financiera asiática y el Niño, que habían repercutido en el desempeño económico. Con todo, los indicadores económicos indican que, hasta el momento, los efectos de las reformas comerciales actuales en los países en desarrollo han sido mínimos.

No obstante, si las repercusiones de estas reformas no han sido amplias desde un punto de vista cuantitativo, sus efectos cualitativo han sido considerables. "El espíritu de las reformas orientadas al mercado han alterado profundamente la actitud de los gobiernos hacia la política comercial del sector agrícola, el desarrollo rural y la seguridad alimentaria", explica de Haen.

19 de octubre de 1999

 

Mas información


 FAO Home page 

 Búsquedas 

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO, 1999