Consulta de alto nivel pide mejor información de la función de la mujer en la agricultura


En los países en desarrollo la política agropecuaria suele desatender el valor social y económico del trabajo agrícola de las mujeres. Pero si no se mide la contribución de ellas y se refleja en la planificación del sector, será imposible consolidar la seguridad alimentaria de los países y promover un desarrollo rural sostenible y equitativo.

Este mensaje se transmitió con toda claridad y firmeza en la Consulta de alto nivel sobre la mujer rural y la información, celebrado en la sede de la FAO en Roma, del 4 al 6 de octubre. Asistieron más de 350 participantes, entre ellos 50 ministros de gobierno.

La Sra. Angela King, Asesora Especial de la ONU en Cuestiones de Género y el Adelanto de las Mujeres, ofrece una conferencia de prensa durante la Consulta
Foto de la FAO

Una de las cuestiones abordadas durante la Consulta fue cómo la falta de información sobre la función específica de cada uno de los sexos en la agricultura afecta al uso de los recursos. En una conferencia de prensa celebrada el último día de la Consulta, la Sra. Sissel Ekaas, titular de la Dirección de la Mujer y la Población, de la FAO, describió un programa de capacitación para la utilización de plaguicidas realizado en Zambia para los agricultores, tras una serie de cosechas malogradas por la aplicación excesiva de esas sustancias. Después de impartida la capacitación, las cosechas siguieron echándose a perder porque los que impartieron lel curso no se dieron cuenta de que la aplicación de los plaguicidas competía a las mujeres, que no habían asistido al curso.

Los participantes en la Consulta además expresaron la esperanza de que una información más precisa de la función de las mujeres en la producción agrícola, los procesos de elaboración y la comercialización, contribuyan a un mayor cumplimiento de sus derechos políticos y jurídicos. En muchos países, tanto la tradición como las leyes impiden a las mujeres rurales tomar decisiones, ser propietarias de tierras y obtener créditos. Una mejor apreciación de la contribución de las campesinas al sustento de las comunidades rurales, por parte del público, los encargados de elaborar las políticas y los medios de comunicación, ayudará a realizar las reformas instituciones que mejoren la seguridad alimentaria y promuevan una mayor justicia social.

En la conferencia de prensa de la Consulta, la Sra. Angela King, Subsecretaria General de las Naciones Unidas y Asesora Especial en Cuestiones de Género y la Promoción de las Mujeres, afirmó que era alentador ver que ya no se trataba a las mujeres rurales como "meros seres pasivos, sino como participantes activos en la formación de las políticas de desarrollo". La Sra. King añadió que le había impresionado no sólo el alto nivel de participación en la Consulta sino la profundidad de las discusiones del grupo y los documentos correspondientes. Afirmó que la Consulta sería "un punto de referencia para abordar las cuestiones relativas a todas las formas de desigualdad".

Durante la Consulta, los participantes revisaron la Estrategia de Acción, un marco que ayudará a los responsables de tomar las decisiones y de la planificación a obtener información más precisa de la contribución económica y social de los agricultores y las agricultores en la producción agropecuaria y el desarrollo rural. La Consulta formó parte de la preparación de la FAO para la evaluación de mitad de plazo de la Plataforma de Acción de la Conferencia Mundial sobre la Mujer (Beijing + 5) del año 2000, y sus resultados deberían contribuir a asegurar que la situación de las mujeres rurales capte la atención que merece en esa ocasión.

13 de octubre de 1999

Mas información



 FAO Home page 

 Búsquedas 

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO, 1999