Un proyecto de vanguardia brinda independencia y esperanza a minusválidos rurales en Tailandia


Primera generación que terminó el proyecto de capacitación en cultivo de hongos, en el Centro de Capacitación Vocacional de Tailandia

Un proyecto piloto de la FAO de cultivo de hongos está proporcionando a personas minusválidas de Tailandia un nuevo medio para ganarse el sustento y ser autosuficientes. Son 28 las personas minusválidas que han recibido un mes de capacitación en cultivo y venta de hongos, en el Centro de Formación Vocacional de Ubon Ratchathani, del oriente de Tailandia. Es el primer curso de este tipo que se imparte, y los beneficiarios, los técnicos que dieron el curso, la FAO y el Gobierno de Tailandia están encantados de sus resultados.

"El proyecto es muy prometedor y tuvo un gran éxito. Estas personas antes no tenían nada, pero ahora ya pueden mantenerse solos. No se trata únicamente de obtener ingresos, sino además de brindar a las personas minusválidas nuevas posibilidades y esperanzas", explica Lawrence Jacobson, Oficial de Recursos Humanos (cuestiones relativas a la invalidez).

Participantes del proyecto recogen y pesan sus hongos antes de llevarlos al mercado cercano

La FAO y el Departamento de Bienestar Público de Tailandia pusieron en marcha este proyecto de capacitación en 1997. Para garantizar el compromiso de los participantes con el proyecto, se eligió a los 28 beneficiarios, todos ellos minusválidos física o mentalmente, a través de un prolongado proceso de entrevistas y visitas a sus hogares, a cargo de un comité de selección formado por nueve integrantes. Los participantes tuvieron que alojarse en el centro de capacitación y trabajar durante muchas horas, de modo que fue necesario considerar criterios como sus responsabilidades familiares y el tipo de invalidez que padecían. El comité de selección además evaluó los recursos físicos y sociales de los candidatos, con el propósito de asegurar que se estableciera con buenos resultados una granja productora de hongos.

La colaboración en grupos pequeños permitió a los participantes ayudarse recíprocamente para superar sus limitaciones personales. Un hombre al que le faltaba un brazo aprendió a manipular bolsas llenas de hongos, mientras que en la regulación del nivel de agua y en la cámara de pasteurización trabajaban unas personas invidentes con otros compañeros de vista sana.

Los futuros cursos de capacitación aprovecharán la amplia evaluación del programa realizada por los beneficiarios y el personal que impartió la capacitación. La evaluación fue muy positiva, aunque hubo algunas críticas a la pesada carga de trabajo. Lo que más disfrutaron los beneficiarios fue poder hacer cosas que se les enseñaran a pesar de sus limitaciones, y entablar relaciones amistosas con los demás participantes.

Khan Suna Saoxuvan (segundo de la derecha) es una de las muchas personas que terminaron el curso y ya construyeron su barraca para cultivar hongos

El total de los 28 participantes -siete mujeres y 21 hombres- concluyeron con éxito el curso. Diez de ellos han establecido su propio cultivo de hongos, mientras que los restantes 14 siguen asistiendo al centro de capacitación para seguir formándose en cultivo de hongos. En enero, 28 nuevos beneficiarios comenzarán a capacitarse.

"Se prevé que prosiga el programa de capacitación y se lleve a otras regiones, a cargo del Gobierno del país", explica el Sr. Hiroyuki Konuma, Jefe de la Subdirección de Operaciones, de las Oficinas Regionales de la FAO para Asia y el Pacífico. Ya se están elaborando propuestas de proyectos similares en Camboya, Laos, Sri Lanka y en otras partes de Tailandia, y hacen falta muchos más proyectos de esta clase. Sólo en Tailandia se estima que existe un millón cien mil personas minusválidas, muchas de las cuales viven en zonas rurales en condiciones de pobreza extrema.

Las actividades de la FAO orientadas a ayudar a personas minusválidas actualmente se concentran en Asia, ya que los países de esa región han designado el período de 1993 al 2002 Decenio para los Minusválidos.

3 de diciembre de 1999

Mas información



 FAO Home page 

 Búsquedas 

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO, 1999