Responder a las catástrofes complejas


 

Anne M. Bauer, Jefe del Servicio de Operaciones Especiales de Socorro (TCOR)


Las noticias vespertinas sólo le dedican unos minutos a las catástrofes naturales o producidas por el hombre, que destruyen la vida de miles de personas hoy en día y en los años futuros. En el último decenio han aumentado mucho las "situaciones complejas de urgencia", complejas porque las guerras y los conflictos internos conducen a la fractura y derrumbe de las estructuras sociales, políticas y económicas. En ocasiones, se presentan catástrofes naturales con estas urgencias, la gota que derrama el vaso de las víctimas y de quienes trabajan para ayudarlos en su lucha por sobrevivir.

"Hoy en día las situaciones complejas de urgencia representan más de la mitad de nuestras actividades", explicó Anne M. Bauer, Jefe del Servicio de Operaciones Especiales de Socorro (TCOR)

Esta nueva oleada de situaciones de urgencia más complejas exige una reacción múltiple por parte de la comunidad internacional de ayuda humanitaria. La FAO es una de las numerosas organizaciones de las Naciones Unidas y organizaciones no gubernamentales (ONG) que se unen para proporcionar ayuda humanitaria, donde cada organismo contribuye con su propia experiencia y especialidad, en un esfuerzo conjunto de dar auxilio y ayudar a restablecerse a las comunidades y los países donde se hayan abatido las catástrofes.

"En las zonas desgarradas por los conflictos, en ocasiones las necesidades son tan grandes que una organización por sí sola no puede atenderlas todas -explica Bauer-. A menudo se requiere que todas las organizaciones actúen simultáneamente, con una división muy clara del trabajo".

Las organizaciones de las Naciones Unidas trabajan juntas

La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas organiza la reacción de la ONU ante las situaciones de urgencia en todo el mundo, y promueve la movilización de fondos mediante llamamientos unificados interinstitucionales, en los que diversos organismos de las Naciones Unidas calculan las necesidades de sus respectivos sectores. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), por ejemplo, tiene la responsabilidad general de prestar ayuda a los refugiados; a la Organización Mundial de la Salud (OMS) compete la asistencia al sector de la salud, y la FAO se ocupa del restablecimiento de la agricultura, la ganadería y la pesca.

Una vez obtenido el financiamiento, cada organización manda un grupo de expertos al terreno, donde trabajan codo a codo con las organizaciones internacionales y las ONG activas en el sector, para ayudar al mayor número posible de personas con la mayor eficiencia.

La FAO y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) han mantenido comunicación para elaborar un marco de cooperación entre ambas organizaciones. Si bien las dos pueden intervenir en el mismo sector, sus mandatos son muy diferentes y sus actividades pueden complementarse recíprocamente.

"El CICR es una organización de primera línea en situaciones de gran conflicto y en zonas donde persisten las hostilidades &endash;explica Bauer, veterana del sector de ayuda humanitaria, llegada a la FAO desde el puesto de Directora del Programa Internacional de Asistencia Humanitaria de la Cruz Roja de Noruega-. La FAO, por otra parte, interviene en la situación en los inicios de la fase de recuperación".

La Organización, a través del TCOR -su centro de coordinación para las actividades de urgencia- organiza la entrega de ayuda de urgencia en forma de insumos agrícolas, como semillas, herramientas, fertilizantes o vacunas para proyectos urgentes de sanidad animal, y servicios de recuperación y reconstrucción para los países en desarrollo donde se hayan abatido las catástrofes. Al ser una de las organizaciones más grandes de la ONU, la FAO tiene una importante función como centro de coordinación y de competencia técnica en el sector agrícola.

No hay dos situaciones de urgencia iguales

"Ninguna situación de urgencia es idéntica a otra &endash;explica Bauer-, pero normalmente intervienen diversas organizaciones internacionales y ONG en el sector agrícola al mismo tiempo y buscan la orientación de la FAO. A menudo necesitan asesoría respecto a las semillas más adecuadas que distribuir, el sitio donde sean mayores las necesidades, las autoridades técnicas apropiadas del país".

La FAO también con frecuencia busca ayuda de otras organizaciones. "Si la FAO está a cargo del programa de distribución de semillas en algún país, muy a menudo dependemos de la ayuda de ONG nacionales o internacionales activas en esa zona para que nos ayuden a recopilar información o a distribuir las semillas -afirma Bauer-. Resulta esencial mantener el diálogo y la cooperación constantes".

En 1998 el TCOR llevó a cabo 103 intervenciones especiales de socorro en unos 48 países de todo el mundo. Algunos de los programas que están en marcha comprenden distribución de semillas y herramientas a campesinos refugiados que están volviendo a Bosnia y Herzegovina, coordinación de ayuda agrícola de urgencia a campesinos de Burundi, y evaluación y planificación agrícola de las actividades de socorro en los países de Centroamérica golpeados por el huracán Mitch.

 

 

22 de enero de 1999

 

Más información:



 FAO Home page 

 Búsquedas 

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO, 1999