Defensa de la causa de la yuca


La yuca forma parte fundamental de la alimentación de más de 500 millones de personas. Pese a la importancia que tiene como cultivo alimentario en numerosos países en desarrollo, las políticas de fomento agrícola a menudo la han descuidado. Para defender la causa de la yuca, la FAO ha organizado un foro de expertos en agricultura para preparar un plan de acción orientado a poner en práctica la Estrategia Mundial para el Desarrollo de la Yuca, iniciativa encaminada a fomentar este importante cultivo alimentario. El foro, que se celebra en la sede de la FAO en Roma del 25 al 28 de abril, ha sido posible gracias a la financiación del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), y el Centro de Investigaciones para el Desarrollo Internacional (CIDI).

La producción de yuca en África está creciendo más aceleradamente que en otras regiones. Esto ha disminuido el hambre, sobre todo en los países del África Occidental, como Ghana. (Fuente: FAO)


La Estrategia Mundial para el Desarrollo de la Yuca, puesta en marcha por el FIDA, se elaboró a través de una serie de consultas con los productores de yuca y los encargados de su transformación, el sector privado, los ministerios del gobierno, organizaciones internacionales y no gubernamentales, centros de tecnología e investigación, y agencias de donantes.

"Se ha logrado un amplio consenso sobre las posibilidades de la yuca como estímulo para el desarrollo rural -explica Marcio Porto, Jefe del Servicio de Cultivos y Pastos de la FAO-. También hay acuerdo general sobre los requisitos para que la yuca sea más competitiva en los mercados internos e internacionales. Ahora nos corresponde elaborar un plan entre todos para precisar las medidas necesarias con el fin de alcanzar esos objetivos".

Ventajas de la yuca

Los agricultores de subsistencia aprecian desde hace mucho tiempo las ventajas de la yuca. Se da en suelos pobres o en tierras marginales donde no se pueden producir otros cultivos. Necesita pocos fertilizantes, plaguicidas y agua. Además, como la yuca puede cosecharse en cualquier momento de los ocho a los 24 meses después de plantarla, puede quedarse en la tierra como defensa contra una escasez de alimentos inesperada. Como señala Porto: "Dado que tradicionalmente ha sido un cultivo de los pobres, ampliar el mercado de la yuca puede proporcionarle beneficios directos a quienes más los necesitan".

Pelando raíces de yuca
FAO/18287/P. Cenini

Exprimiendo yuca pelada y rallada
FAO/18301/P. Cenini

Poniendo a secar la pulpa de la yuca
FAO/17770/A. Conti

Elaborando harina de yuca
FAO/18440/P. Cenini


La producción mundial de yuca llegó a 160 millones de toneladas en 1999, y la FAO anticipa que la producción aumente a casi 210 millones de toneladas para el año 2005. En promedio, los agricultores producen cerca de 10 toneladas de yuca por hectárea, pero las cosechas pueden dar hasta 40 toneladas. Se calcula que la introducción de variedades de alto rendimiento, además de un mejor control de plagas y enfermedades, y el perfeccionamiento de los procesos de transformación podrían incrementar la producción de yuca en África un 150 por ciento.

Ghana ha demostrado la importancia que puede tener el cultivo de yuca en la lucha contra el hambre. Gracias en parte a un aumento de casi 40 por ciento de la producción de yuca, Ghana logró reducir la subnutrición más aceleradamente que cualquier otro país entre 1980 y 1996. "La experiencia ha demostrado que el aumento de la producción y el consumo de yuca puede ser un fuerte estímulo para el desarrollo agrícola en los países en desarrollo", afirma Porto.

Es fundamental mejorar la elaboración de la yuca

Una vez cosechada, la yuca se descompone aceleradamente, de modo que ha de comerse o elaborarse enseguida. Aunque algunas variedades se pueden comer crudas o cocidas como patatas, muchas contienen un alto índice de glucócidos cianogénicos que han de eliminarse para que la yuca sea comestible. Suelen eliminarse las toxinas de estas variedades amargas pelando y rallando el tubérculo para obtener una pulpa, que luego se fermenta ligeramente antes de exprimirla, secarla y tostarla. En Brasil, esta harina elaborada de yuca se conoce como farinha di mandioca, y en África Occidental se llama gari. Ésta representa el 70 por ciento del consumo total de yuca en Nigeria. En otras partes de África, la pulpa fermentada de la yuca se amasa hasta formar una pasta, denominada "foo-foo".

Para que estos alimentos tradicionales lleguen a convertirse en la base de industrias locales comercialmente viables hacen falta nuevas tecnologías mejoradas de transformación. Los productores comerciales de yuca y los encargados de transformar este producto tendrán que encontrar formas de aumentar la producción, reducir los costos de la mano de obra y mejorar la calidad del producto para poder competir con los cereales importados.

La demanda de alimentos tradicionales elaborados con yuca aumentará conforme crezca la población de los países en desarrollo, pero se prevé un cambio de las tendencias de consumo según cada vez más personas emigren a las ciudades. Los productores de yuca y los encargados de su elaboración necesitarán responder a la demanda urbana cada vez mayor de alimentos más convenientes o considerados más modernos, como el pan que se compra en las tiendas y los productos horneados elaborados con harina de trigo importada.

Obtener harina de yuca de gran calidad podría contribuir a que muchos países en desarrollo redujeran su dependencia de los granos importados. Un informe ha afirmado que sustituir un 15 por ciento de harina de trigo con harina de yuca podría ahorrarle a Nigeria casi 15 millones de dólares anuales de divisas. En Jamaica, los productores de pan bammy, elaborado con harina de yuca, han logrado con éxito hacerse un nicho rentable en el mercado. "En pocas palabras, muchos gobiernos podrían ahorrar dinero si invirtieran en serio para desarrollar su industria comercial de la yuca", explica Porto.

Además, los países latinoamericanos, en particular Brasil y Colombia, han avanzado en la producción y comercialización de aperitivos elaborados de yuca, parecidos a las patatas fritas, así como de productos de yuca listos para "calentar y servir". La importancia cada vez mayor de los productos elaborados de yuca en Brasil ha conducido a la creación de franquicias con 141 tiendas en todo el país, como el grupo Casa do Pão de Queijo, que vende pan de queso y yuca y café.

Piensos para animales, almidón industrial

En Asia, donde el arroz es el alimento básico más popular, la producción comercial de yuca se ha concentrado en los piensos, sobre todo en forma de hojuelas y gránulos comprimidos para exportación. Tailandia está a la cabeza. En los últimos 30 años, gracias a eficaces asociaciones entre los sectores público y privado, así como a sólidas políticas del Gobierno, se ha creado una competitiva industria de la yuca casi a partir de nada. En 1995, Tailandia exportó 3 300 millones de toneladas de gránulos comprimidos de yuca, casi todos a la Unión Europea.

En África y América Latina, el mercado interno de piensos hechos a partir de yuca muestra posibilidades de crecimiento. Más del 30 por ciento de la yuca producida en América Latina se utiliza para piensos de animales consumidos en el país, en comparación con menos del dos por ciento en África. Las investigaciones realizadas en Camerún demuestran que los avicultores podrían reducir sus costos de producción un 40 por ciento con la incorporación de la yuca en el alimento de sus aves de corral.

Asia también está a la cabeza en la producción de almidones elaborados a partir de la yuca. El almidón de yuca tiene propiedades únicas, como su gran viscosidad y su resistencia al congelamiento, que le dan ventajas en comparación con otros almidones industriales. Hace falta más investigación en materia de fomento y comercialización de los almidones derivados de la yuca.

Insistencia en la información

"En este foro hemos insistido en la información -afirma Porto-. Es importante difundir la importancia de la yuca para millones y millones de familias de África, Asia, América Latina y el Caribe, y la contribución que puede hacer este cultivo al bienestar de millones de productores de yuca y sus derivados".

Sin embargo, como aclara Porto, no sólo el público en general necesita darse cuenta de la importancia de la yuca. "Todos los participantes en el desarrollo de la industria de la yuca, comprendidos los gobiernos, los productores y los encargados de elaborar productos derivados, necesitan mejor información &endash;asegura Porto&endash;. También las instituciones donantes necesitan estar más enterados de los proyectos de fomento que están en marcha respecto a la yuca, para no desperdiciar recursos en la duplicación de esfuerzos".

 

ELEMENTOS NUTRITIVOS DE LA RAÍZ DE YUCA,
EN COMPARACIÓN CON OTROS PRODUCTOS ALIMENTICIOS

 

 

-

Caloriás por
100g
Proteínas
Grasa
Carbohidratos
Ceniza
Humedad
Fibra
Porcentaje

Tubérculos de yuca
(pelados)

127
0,8-1,0
0,2-0,5
32
0,3-0,5
65
0,8

Harina de tapioca

307
0,5-0,7
0,2
85
0,3
15
0,5

Patatas

89
2,1
0,1
20
1,0
77
0,7

Harina de patata

331

-

0,3
82
0,3
15
0,4

Arroz sin cáscara

347
8,0
2,5
73
1,5
15
0,7- 1,0

Si bien las raíces de la yuca son una excelente fuente de calorías, carecen de proteínas y vitaminas. Pero las hojas de la yuca contienen abundantes vitaminas A y B y pueden ser parte importante de un régimen alimenticio nutritivo y bien equilibrado.

 

Haga click para la versión pdf

26 de abril de 2000 

  "Economía mundial de la yuca (La). Hechos, tendencias y perspectivas" - 2000, 78 págs., ISBN 92-5-304399-7, 12.00 dólares EE.UU. - puede ordenarse con el Grupo de Ventas y Comercialización de la FAO - Viale delle Terme di Caracalla, 00100 Roma, Italia; fax: +39 (06) 5705 3360; e-mail: publications-sales@fao.org

 
Enlaces de la FAO
Enlaces externos

 


 FAO Home page 

 Búsquedas 

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO, 2000