Necesarias para los campesinos africanos: bombas sencillas de agua


Mujer de Malawi accionando una bomba de pedales

Haga clic en la fotografía para ver las bombas de pedales en acción en Burkina Faso (en QuickTime)
Escuchar la entrevista con Tom Brabben del lPTRID en
RealAudio (353Kb) y en Mp3 (1300Kb) - en inglés
Informaciones para descargar nuestros archivos

Uno de los principales problemas de los campesinos del África subsahariana es encontrar suficiente agua para riego. "Con frecuencia, para los pequeños campesinos es demasiado costoso comprar, hacer funcionar y mantener las bombas de riego de motor", explica Tom Brabben, del Programa internacional para la investigación y la tecnología sobre riego y avenamiento (IPTRID), patrocinado por la FAO, el Banco Mundial y otros donantes.

En cambio, sería muy distinto producir localmente bombas de bajo costo, y mejorar significativamente la seguridad alimentaria en la región, según indica un nuevo informe del IPTRID ("Treadle pumps for irrigation in Africa"). Las bombas de pedales permiten a los campesinos llevar agua con más facilidad a sus campos o huertos, y son económicas y fáciles de manejar. Además se pueden crear empleos y producir ingresos fabricando localmente las bombas.

Numerosos campesinos africanos siguen regando parcelas muy pequeñas con técnicas de levantamiento de cubos, que son lentas, engorrosas y utilizan mano de obra intensiva. "Las bombas de pedales son mucho más eficientes y fáciles de utilizar -explica Brabben-. Su manejo es cómodo: el campesino, de pie sobre los pedales, hace subir y bajar los pistones, con lo que levanta hasta cinco metros cúbicos de agua por hora".

En el África subsahariana sólo está irrigado el 4% de las tierras cultivables, lo que limita mucho la productividad agrícola en una región donde alrededor de un tercio de la población padece de subnutrición crónica. En comparación, el 37% de las tierras de cultivo de Asia cuentan con irrigación, el 24% en el Norte de África y el 15% en América Latina.

Hoy por hoy, casi todo el equipo para irrigación que hay en África subsahariana es importado. En muchos casos su precio es prohibitivo y a menudo no es adecuado para los pequeños campesinos.

"Para obtener 'más producción por cada gota' en África, las bombas de agua pequeñas, producidas localmente, adecuadas al medio social y económico, en definitiva están llamadas a desempeñar una función más importante -afirma Brabben-. Es una ayuda para la economía, y los fabricantes locales probablemente entenderán mejor las necesidades de los campesinos". Las bombas de pedales, que cuestan apenas de 50 a 120 dólares EE UU, pueden construirse con equipo de taller común y corriente.

El informe señala que el riego en pequeña escala ha tenido gran éxito en muchos países de África, cuando la irrigación a gran escala no ha estado a la altura de las expectativas. Los campesinos suelen crear en forma privada los sistemas pequeños de riego, como respuesta a las necesidades de sus familias y del mercado local, sin intervención del gobierno.

Estudios de casos de Kenya, el Níger, Zambia y Zimbabwe, revelan que con bombas de pedales, en vez de regar con cubos de agua, los campesinos pueden ampliar la superficie en cultivo, reducir el horario de trabajo, mejorar la calidad de los cultivos, producir otros nuevos e incrementar el número de ciclos agrícolas.

En Zambia, el Programa Especial para la Seguridad Alimentaria, de la FAO, ha contribuido considerablemente a difundir el uso de las pequeñas bombas de agua, mediante la instalación de unas 200 bombas de pedales en sitios de demostración. Los campesinos que riegan pequeñas parcelas (de menos de 250 metros cuadrados) con bombas de pedales, en vez de con cubos de agua, han incrementado más de seis veces sus ingresos, de 125 a entre 850 y 1 700 dólares EE UU.

En algunos se ha logrado producir hasta tres cosechas anuales. En Zimbabwe, las bombas de pedales se usan sobre todo para regar pequeños huertos de hortalizas.

Y como las bombas de pedales sólo suelen alcanzar el agua contenida a un máximo de seis metros de profundidad, no agotan los valiosos recursos hídricos subterráneos, según el informe. Además, los mantos freáticos sólo disminuirían si hubiera muchos campesinos activos en la misma zona.

30 de enero de 2001

Consultar el informe del IPTRID (5,2mb, versión pdf, sólo en inglés)
  Ver el Comunicado de prensa de la FAO

 

Más información

 

Para escuchar nuestros archivos, necesita
para RealPlayer
para QuickTime y mp3


Página inicial de la FAO 

 Búsquedas 

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO, 2001