Aguda escasez de alimentos persiste en África subsahariana


El último número del informe de la FAO titulado "Situación del suministro de alimentos y perspectivas de los cultivos en el África subsahariana" refiere que en África 28 millones de personas, de las cuales el 64% están en la región oriental del continente, siguen padeciendo una aguda escasez de alimentos. El Sistema Mundial de Información y Alerta sobre la Agricultura y la Alimentación (SMIA) de la FAO elabora este informe cuatrimestral.

Haga click en la gráfica para agrandarla
Haga click aquí para verla en pdf

"En todos los países del África Oriental se requiere una ayuda alimentaria continua, así como en la región de los Grandes Lagos, en Angola, Guinea, Liberia y Sierra Leona", dice el informe. En conjunto, 16 países del África subsahariana afrontan situaciones excepcionales de urgencia alimentaria (véase la lista que figura en la gráfica).

Sequía, lluvias superabundantes y conflicto civil

Las catástrofes naturales y los conflictos civiles en todo el continente son las principales causas de la escasez de alimentos.

En Kenya, la grave sequía del año pasado lesionó gravemente la seguridad alimentaria de casi 4 400 millones de personas y abundaron las actividades de socorro. Pese a la mejoría registrada, la situación del suministro de alimentos sigue siendo precaria.

En algunas partes de Malawi, Mozambique, Zambia y Zimbabwe, graves inundaciones han afectado a 960 000 personas, debido a los daños causados a la infraestructura, la vivienda y a la pérdida de las cosechas.

En Eritrea más de 1 800 millones de personas -casi la mitad de la población- se han desplazado por causa de la guerra con Etiopía o por la sequía. "Las perspectivas para la campaña agrícola de 2001, que se inicia dentro de unas semanas, no es alentadora porque los campesinos no han vuelto a sus granjas todavía y hay grandes superficies inaccesibles por la presencia de minas terrestres", dice el informe. En Etiopía, pese a que, en general, ha mejorado el suministro de alimentos, 6 500 millones de personas afectadas por las sucesivas sequías y el conflicto con Eritrea dependen de la ayuda alimentaria.

En la región de los Grandes Lagos el suministro de alimentos sigue siendo precario. El informe califica de "sombría" la perspectiva alimentaria de la República Democrática del Congo y afirma la necesidad de ayuda alimentaria. El país tiene dos millones de personas internamente desplazadas y además 333 000 refugiados, procedentes sobre todo de Angola. La cifra de refugiados sigue aumentando conforme se atiza el conflicto en los países colindantes, con graves consecuencias para la nutrición y la salud. Un brote del mosaico vírico de la mandioca ha reducido drásticamente la cosecha de este producto, en particular en la zona oriental de la República Democrática del Congo, lo que ha agravado más todavía los problemas alimentarios. Según el informe, también se necesita ayuda alimentaria en el resto de la región de los Grandes Lagos, incluso en Burundi y Rwanda.

 

Servicio de Operaciones Especiales de Socorro

Llamamientos de la FAO
para ayuda de emergencia


Cosechas cada vez menores

El informe prevé una aguda reducción de la producción de cereales para 2001 en el sur de África, sobre todo por una sequía prolongada de mediados del ciclo agrícola, seguida de lluvias superabundantes que dañaron los cultivos casi en todos los países. Las previsiones de marzo de la FAO relativas a los cultivos de maíz, que componen el 75% de la producción de cereales en el sur del África, indican una disminución del 27% respecto al año anterior.

En el Sahel, la reducción de las cosechas ha agravado la situación alimentaria, sobre todo en Burkina Faso, el Chad y Níger. Está en marcha la distribución de alimentos entre la población perjudicada y los gobiernos han solicitado ayuda a los donantes. En Liberia y Sierra Leona, aunque la producción de alimentos ha mejorado un poco, sigue dependiéndose mucho de la ayuda alimentaria internacional. Guinea sufre ataques rebeldes en las zonas fronterizas, que obstaculizan la producción agrícola y han producido desplazamiento de personas.

En cuanto a las buenas noticias, en Somalia las cosechas principal y secundarias han sido satisfactorias. "En consecuencia, la cifra de personas que necesitan ayuda alimentaria se ha reducido de 750 000 en el 2000 a 500 000 en este año", dice en el informe. Pero los estudios recientes sobre la nutrición de la población indican que persisten los elevados índices de malnutrición en el país, lo que refleja una lenta recuperación de las familias de una serie de sequías y de las consecuencias a largo plazo de años de inseguridad.

El informe anticipa que las necesidades globales de importaciones de cereales en el África subsahariana en 2001 seguirán siendo elevadas, lo que refleja sobre todo las consecuencias de la sequía del año pasado en el África Oriental, la reducción de las cosechas en algunas zonas del Sahel y una aguda reducción de la producción prevista para el África Meridional.

9 de abril de 2001

 

 Más información


Página inicial de la FAO 

 Búsquedas 

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO, 2001