El sector privado satisface la demanda de bombas de pedales


Bombas de pedales para la agricultura y el empleo

El campesino Adama Sawadogo (a la izquierda) con su bomba de pedales

 

Ouagadougou, Burkina Faso -- Cuando llegan las lluvias al Sahel -esa franja seca del territorio que recorre África de oriente a poniente, por debajo del Sahara- se llenan los depósitos de agua y los pozos que proporcionan el riego necesario para que los campesinos se ganen modestamente la vida trabajando los arenosos suelos locales. La costumbre ha sido que los agricultores transporten a cuestas el agua, en botes para regar. Es una tarea tediosa que se realiza bajo el sol abrasador, y los campesinos sólo pueden cultivar las tierras que puedan regar, con ayuda de su familia y de jornaleros contratados.

Ahora se han popularizado entre los campesinos unas económicas bombas de pedales llevadas por el Programa Especial para la Seguridad Alimentaria (PESA), de la FAO. El PESA proporcionó las primeras bombas de muestra, pero también capacitó a cinco talleres de metalistería de distintas partes del país, para fabricarlas y comercializarlas.

Haga clic aquí para ver un clip sobre las bombas de pedales en Burkina Faso.
Escuche una entrevista (en inglés) con Tom Brabben, especialista en bombas de pedales,
en Realaudio (353Kb) o en Mp3 (1300Kb).
Haga clic aquí para bajar la información

Adama Sawadogo, campesino de Goinré, aldea del norte de Burkina Faso, muestra a los visitantes cómo funciona su bomba de pedales. Cuando un trabajador acciona los pedales, el agua sube ocho metros por un tubo de plástico colocado en el pozo, y pasa por otro tubo hasta el campo. Otro hombre dirige el agua hacia las hileras de tomates y ocra. Es fácil desarmar la bomba y trasladarla a otro pozo, en burro, en una carretilla tirada a mano o incluso en bicicleta.

Ganancias de la inversión

"Las bombas de motor son mejores, si hay recursos para comprarlas -afirma Sawadogo-. Pueden regar de cuatro a seis hectáreas. Yo tuve una bomba de motor pero se descompuso y, por diversas razones, nunca la mandé reparar". Este campesino utiliza la bomba de pedales para regar parcelas de hasta dos hectáreas de extensión. Las bombas de motor cuestan más de 300 dólares EE UU, mientras que el señor Sawadogo pagó sólo 45 000 francos CFA (65 dólares EE UU) por la de pedales. "Pero recuperé la inversión en la primera temporada agrícola, y gané más todavía para comprar los insumos para la siguiente temporada", señala.

Obreros terminando unas bombas de pedales en un taller de Ouagadougou, Burkina Faso

 

En África, la trayectoria del desarrollo está sembrada de restos de compleja maquinaria llevada por proyectos bienintencionados. Una vez terminado el proyecto, lo común es que los campesinos pobres no tengan medios para mantener las máquinas, que finalmente se descomponen y quedan abandonadas. E.K. Tapsoba, exministro de Desarrollo Rural de Burkina Faso y hoy Representante de la FAO en el Senegal, es uno de los creadores del Programa Especial para la Seguridad Alimentaria.

"Estuve haciendo trabajo de campo durante cuatro años en Burkina Faso, hicimos algunos proyectos interesantes, pero no duraron -explica Tapsoba, que trabajó sobre el terreno cuando era un joven economista agrícola-. El Programa Especial consiste en dar a los pobres algo que esté a su alcance para que puedan mantenerlo en marcha".

En Burkina Faso hoy producen y venden las bombas de pedales los talleres locales de metalistería, sin subsidios.

Uno de esos talleres, situado en Ouagadougou, capital del país, vendió más de 200 bombas en un año. El Atelier de menuiserie métallique Ouedraogo Seraphin bulle de actividad en un día ardiente de octubre, mientras los soldadores y los pintores hacen de todo, desde carretas hasta persianas metálicas. En la calle tienen una bomba de pedales de muestra, frente al taller, y un vendedor enseña con mucho gusto a los clientes cómo funciona, mandando chorros de agua por los tubos de plástico.

"Hemos contratado a otros dos trabajadores de tiempo completo -dice Souleyman Tapsoba, capataz del taller, mientras muestra a un visitante el registro de los compradores de bombas, procedentes de comunidades de hasta 600 kilómetros de distancia-. Creo que todavía vamos a vender muchas más".

25 de octubre de 2001

 

Más información

 

Para descargar nuestros archivos, necesita
para RealPlayer
para QuickTime y mp3


 

Página inicial de la FAO 

 Búsquedas 

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO, 2001