La FAO anticipa la reposición de las reservas mundiales de cereales en los niveles mínimos de seguridad


 

Si los actuales pronósticos para 1998 se hacen realidad, por primera vez en cuatro años volverán las reservas mundiales de cereales al nivel mínimo de seguridad establecido por la FAO: de 17 a 18 por ciento del consumo mundial de granos correspondiente al ejercicio de comercialización 1998-99. Las previsiones de las reservas remanentes de cereales han aumentado casi 20 millones de toneladas desde el informe anterior de marzo, a un volumen de 321 millones de toneladas.

“La disponibilidad de reservas de cereales mayores que lo anticipado y las perspectivas favorables de los nuevos cultivos permiten cierto optimismo cauto respecto al suministro mundial de cereales de 1998-99”, según el último número de Perspectivas Alimentarias. Pero el informe también advierte que: “todavía no se puede excluir un deterioro de las perspectivas de los cultivos de 1998, en particular en muchos países del hemisferio sur que sufren las consecuencias del Niño”.

Con todo y la mejoría del panorama mundial, sigue habiendo situaciones de urgencia alimentaria en 38 países del mundo, en comparación con los 31 países de hace seis meses. Este incremento se debe sobre todo a efectos atribuidos al Niño, particularmente en muchos países de América Latina y Asia. No obstante, África sigue siendo el continente que padece una mayor escasez de alimentos, debido a condiciones meteorológicas desfavorables y a conflictos civiles, o a ambas cosas.

Incremento de la producción y baja del comercio

Las últimas previsiones de la FAO colocan la producción de granos de 1998 en 1 911 milllones de toneladas, poco mayor de la del año pasado, con lo que se establece de nuevo una marca. Se anticipa que la producción de trigo sea de alrededor de 606 millones de toneladas, ligeramente inferior a la de 1997, mientras que la producción de cereales secundarios (sobre todo maíz, cebada, centeno, mijo y sorgo) se prevé que será de 925 millones de toneladas, un1.6 por ciento más que el año pasado y por tercer año consecutivo, por encima de la norma. Está previsto que la producción mundial de paddy disminuirá ligeramente en comparación con la marca del año anterior, y será de 567 millones de toneladas (380 millones de toneladas de arroz pulido).

Se prevé que el comercio mundial de cereales de 1998-99 será de 201 millones de toneladas, cuatro millones de toneladas menos que el año anterior. Se anticipa que las importaciones mundiales de trigo caigan un cinco por ciento, a 90 millones de toneladas. La mayor parte de esta reducción corresponde a Asia y África, donde las previsiones de la producción agrícola interna son considerablemente más elevadas que el año anterior, lo que reduce la necesidad de importar. Las importaciones de arroz se han colocado tentativamente en 22 millones de toneladas, cerca del 10 por ciento menos que la cifra récord del año pasado. Las importaciones de granos secundarios, por otra parte, probablemente aumenten a cerca de 91 millones de toneladas, el cuatro por ciento más que el año pasado. Esto refleja sobre todo el aumento de la demanda de maíz por parte de los países del sur de África.

Bajan los precios del trigo, los cereales secundarios, el azúcar y los productos lácteos

Al mejorar la situación de la relación entre la oferta y la demanda, los precios del trigo y de los cereales secundarios han bajado en el mercado internacional. Los precios del trigo tocaron su nivel más bajo de cinco años, a fines de mayo eran entre el 20 y 25 por ciento inferiores que los de hace un año.

También cayeron los precios de los productos lácteos y el azúcar. La disminución de la demanda, tras la crisis financiera, ha golpeado al mercado del azúcar, mientras que una demanda lenta de productos lácteos, acompañada del aumento constante de la producción, ha hecho disminuir los precios de exportación de los lácteos desde fines de 1997.

Podría aumentar ligeramente el consumo de cereales en los países en desarrollo

Se prevé que en el año en curso aumentará un uno por ciento el consumo mundial de cereales, a 1 904 millones de toneladas. Esta cifra está ligeramente por encima de la norma y, según el informe: “se anticipa que la mayor parte de dicho aumento se dé en los países en desarrollo, donde crecería más la producción interna. El aumento del consumo total de alimentos en los países en desarrollo rebasaría el crecimiento demográfico por un pequeño margen y, de esta manera, conduciría a un leve incremento del consumo de alimentos per capita”. También se prevé que aumentará la utilización de granos para forraje en los países en desarrollo, pero con mayor lentitud pese a la abundancia del suministro.

23 de junio de 1998

Más información:

Sistema Mundial de Información y Alerta (SMIA): 


  FAO Home page 

 Búsquedas 

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO, 1998