Capítulo 11

Desperdicios Procesados y Subproductos Agroindustriales y de Pesca en la Alimentación Porcina en Cuba

Pedro L. Domínguez
Instituto de Investigaciones Porcinas
La Habana, Cuba.

INTRODUCCIÓN

Hay que destacar que los países subdesarrollados, por lo general no poseen ni las condiciones climáticas ni el desarrollo tecnológico que les pueda permitir obtener una base alimentaria adecuada con que sustentar una producción porcina intensiva. Sin embargo, en estas regiones sí se dispone de cultivos y recursos que pueden contribuir a un aumento en la eficiencia de la crianza porcina. Mucho de ellos dejan en el campo o en su procesamiento una gran cantidad de subproductos que pueden colaborar a disminuir la importación de cereales. Es así que a continuación se discutirán algunos aspectos en cuanto a la posible utilización en la alimentación de los cerdos de algunos subproductos agrícolas, residuos de matadero, residuos de pescado y desperdicios de la alimentación humana.

RESIDUOS AGROINDUSTRIALES

Boniato o batata (Ipomoea batatas)

Tradicionalmente el boniato ha sido cultivado en los países tropicales de América Latina y el Caribe para el consumo humano, mientras que su follaje ha sido siempre considerado un residuo. La composición química del tubérculo y el follaje del boniato se muestran en la tabla 1.

Los tubérculos tienen bajos niveles de proteína, grasa y fibra siendo considerados como fuentes energéticas por su elevado contenido de almidón. El follaje sin embargo, se caracteriza por ser principalmente una fuente de proteína y de vitaminas.

Tabla 1. Composición química del tubérculo y el follaje del boniato. _________________________________________________________________________
                                                  Tubérculos          Follaje
_________________________________________________________________________
Materia seca (%)                            29.2                 14.2
Proteína bruta (%)                            6.4                 18.5
Cenizas (%)                                     5.3                  12.5
FAD (%)                                         5.5                  23.5
Energía bruta, MJ/kg MS               16.5                  14.4
_________________________________________________________________________
Fuente: Domínguez 1992

El follaje ha sido estudiado reemplazando el 25 y el 50 % de la harina de soya en dietas basadas en el tubérculo cocido del boniato (Domínguez et al, 1991). El uso del follaje fresco a ambos niveles disminuyeron el consumo de materia seca, debido probablemente a lo voluminoso de este alimento (12-15 % MS). El nivel más alto determinó un empeoramiento de las ganancias y la conversión (Tabla 2). Sin embargo con los niveles bajos de sustitución de la harina de soya, las conversiones fueron similares al control.

El follaje fresco ha sido estudiado también en cerdos destetados (6 a 12 kg) para reemplazar un 10% de los piensos comerciales. El comportamiento animal fue satisfactorio tanto en la ganancia media diaria (186 vs 202 g/d) como en la conversión (2.8 vs 2.5 kg MS/kg) así como con respecto a la mortalidad y los desechos (Mora et al, 1992).

Tabla 2. Follaje como sustituto parcial de la soya en cerdos (29 - 90 kg) con dietas de tubérculo de boniato. _________________________________________________________________________
                                                               Aporte protéico, %
Harina de soya                                 62.9           47.7           32.2
Follaje fresco                                     0.0           18.8           37.9 _________________________________________________________________________

Consumo MS (kg/d)                          2.71           2.46           2.46
Ganancia (kg/d)                                 0.77           0.69           0.64
Conversión (kg/kg)                            3.51           3.55           3.81
Consumo fresco/ganancia (kg/kg)
  Harina de soya                                0.72            0.54           0.39
  Boniato cocido                                9.50            8.60           8.10
  Follaje fresco                                    -                2.40           5.10 _________________________________________________________________________
Fuente: Domínguez et al, 1991

Residuos foliares del plátano

Los residuos foliares del plátano son ricos en vitaminas A, D y E y xantofilas así mismo pueden contener más de un 10 % de proteína. En Cuba se ha estudiado la utilización, en la alimentación de cerdos, el tercio superior del seudotallo conjuntamente con las hojas troceadas, secas al aire y molidas en forma de harina (García et al, 1994). En la Tabla 3 se ofrecen los datos del comportamiento de cerdos en crecimiento en los cuales se llegó a incluir hasta un 15 % en la dieta, sin grandes variaciones en la ganancia de los cerdos.

Tabla 3. Uso de residuos foliares del plátano en cerdos en crecimiento. _________________________________________________
                                     0           5          10           15
_________________________________________________
Peso inicial (kg)           13.7      13.6       13.6        13.7
Peso final (kg)             28.3      28.0       28.2        27.6
Consumo (kg MS)      38.1      42.3       42.2        41.3
Ganancia (kg/d)            0.51      0.50       0.51        0.48
Conversión (kg/kg)       2.63      3.00       2.91        2.99
_________________________________________________
García et al, 1994.

Residuos de frutas cítricas

La conservación de los residuos de naranjas, mediante el ensilaje ha sido ensayado con resultados satisfactorios (Domínguez, 1979) señalándose que los desperdicios de las plantas procesadoras de cítricos son materiales adecuados para ensilar debido a sus características de pH, materia seca y relación reductores totales, proteína , así como a la producción de lactato y AGV durante el proceso de conservación. La posible afectación de los rasgos de comportamiento con dietas de desperdicios procesados y miel final al sustituir esta última por ensilaje de residuos de naranja fue estudiada en cerdos en ceba (Domínguez y Cervantes, 1978). El consumo de alimentos disminuyó cuando se utilizaron niveles de un 25 % o más de ensilaje de naranjas, (Tabla 4) aspecto este que al parecer estuvo más relacionado con el volumen de la ración que con un problema de palatabilidad, ya que de acuerdo con observaciones realizadas (Domínguez P.L., 1978, sin publicar) el cítrico ensilado es mucho más palatable que fresco o deshidratado.

No se observaron diferencias de importancia en la ganancia y se obtuvo una mejor conversión y un menor espesor de la grasa dorsal. Estos resultados sugieren que el ensilaje de cítricos puede ser utilizado en altas proporciones en la dieta y se compara ventajosamente con la miel final como fuente energética.

Tabla 4. Rasgos de comportamiento de cerdos cebados con ensilaje de naranjas. _______________________________________________________
Ensilado de naranja                        0.0       12.0        25.0        40.0
Miel final                                      49.3       37.3        24.3          9.3
_______________________________________________________
Peso inicial (kg)                            39.2       40.5        39.6        38.3
Peso final (kg)                              95.7       94.7        94.6        93.5
Consumo (kg MS/d)                      2.81       2.88        2.60        2.45
Ganancia (kg/d)                             0.62       0.62        0.59        0.60
Conversión (kg/kg)                        4.54       4.64        4.37        4.08
Espesor de la grasa dorsal (mm)   39.0      37.0         36.0        34.0
_______________________________________________________
Fuente: Domínguez y Cervantes 1980

Subproductos del arroz

En la Tabla 5 se ofrecen los rasgos de comportamiento de cerdos en pre-ceba alimentados con cereales y polvo de arroz hasta niveles de un 40%. De acuerdo a los datos es posible incluir hasta un 20% sin que los rasgos de comportamiento empeoren mientras que los niveles de un 40% disminuyen la ganancia de peso de los animales y empeoran las conversiones debido probablemente a un incremento del nivel de fibra en la dieta (García et al, 1980).

Tabla 5. Utilización del polvo de arroz en cerdos en crecimiento. ________________________________________________
                                               Nivel de polvo de arroz
                                              0              20               40
________________________________________________
Peso inicial (kg)                    11.3           10.3            10.4
Peso final (kg)                      29.5           28.4            26.4
Ganancia (kg/d)                     0.46           0.46            0.40
Consumo (kg MS/d)              1.26           1.22            1.27
Conversión (kg/kg)                2.76           2.70            3.17
________________________________________________
Fuente: García et al, 1980

Ensilaje de Pescado

Existen diversos métodos para conservar el pescado pero la forma más comúnmente empleada en la alimentación animal es mediante su transformación en harina. Otra forma de conservación en el ensilado ácido, método mucho más económico y que conserva en mayor grado la calidad de la proteína presente en el producto fresco, al no ser sometido el pescado a las altas temperaturas del proceso de producción de harina.

Alvarez (1972) en pruebas realizadas con ratas demostró que no existen diferencias en cuanto a la calidad de la proteína del ensilaje de pescado preparado con ácido sulfúrico cuando se comparó con la harina de pescado y la caseína.

En Cuba se han realizado experimentos en los cuales se ha sustituido la harina de pescado por ensilaje en dietas de desperdicios procesados y miel final (Cervantes, 1979). En un primer experimento (Tabla 6) se utilizó un ensilaje preparado con ácido sulfúrico al 50 % en una proporción de 60 ml/kg (Alvarez, 1972). En este experimento se observó un empeoramiento de los rasgos de comportamiento debido, quizás, a una disminución del consumo. En el segundo experimento se utilizó una concentración ácida de 30 ml/kg, en cuyo caso se puede sustituir hasta el 50 % de la harina por ensilaje de pescado sin afectar los rasgos de comportamiento de los cerdos. Un factor que parece haber influido en los resultados de ambos experimentos es la alta acidez del producto, el cual se usó sin ser neutralizado.

Un factor limitante en la utilización de los ensilados ácidos puede ser el costo ó la disponibilidad del ácido a emplear, sin embargo, el empleo de una fuente de carbohidratos barata para producir ensilaje de pescado puede ser una solución de fácil aplicación en nuestras áreas. En Cuba se ha ensayado la conservación de los residuos de pescado y morralla con la adición de miel final de caña mediante dos sistemas. En el primero se añade miel del 20 al 30% en base fresca, el pescado debe de molerse previamente y mezclarse con la miel. El material una vez mezclado se almacena en recipientes tapados herméticamente y se conservan por los ácidos que produce la fermentación anaerobia de los carbohidratos (Domínguez, P.L. y Mora, M. 1985 sin publicar). Otro sistema consiste en cubrir totalmente y en capas el pescado con miel final de forma que en la superficie quede al menos una capa de 15 cm de miel se pone encima del ensilaje una malla metálica con un peso para evitar que el pescado flote y evitar así que se deteriore. En este caso ocurre fundamentalmente una conservación de tipo osmótico en la cual el pescado se deshidrata parcialmente y disminuye la carga de microorganismos (Domínguez P.L. y Mora M., 1985 sin publicar). Este producto se ha utilizado por los pequeños productores en Cuba de forma artesanal.

Desperdicios Procesados

El acopio y transportación de todo tipo de desperdicios y subproductos de la alimentación humana (desperdicios de comedores, residuos de cosecha, subproductos agroindustriales y de la pesca), y su procesamiento (Del Río et al, 1980) para alimentar cerdos sin riesgos sanitarios, es una práctica utilizada en Cuba comercialmente por más de 20 años, y que ha permitido una producción de cerdos económicamente eficiente.

Tabla 6. Comportamiento de cerdos con la sustitución de harina por ensilaje de pescado. _________________________________________________________________________
Nivel de                        Intervalo de        Consumo MS       Ganancia       Conversión
sustitución                      peso, kg             kg/día                   kg/día            kg/kg
_________________________________________________________________________
Primer experimento
0                                   32-91                 2.5                        0.53               4.70
25                                 31-86                 2.4                        0.48               5.00  
50                                 32-87                 2.4                        0.48               5.00
100                               31-70                 1.9                        0.33               5.80

Segundo experimento
0                                   26-78                 2.1                        0.54               4.1
25                                 25-79                 2.1                        0.55               4.0
50                                 26-78                 2.1                        0.54               4.0
100                               25-69                 1.9                        0.44               4.4
_________________________________________________________________________
Fuente: Cervantes, 1979.

Las plantas procesadoras de desperdicios han constituido el eslabón fundamental del sistema cubano de reciclaje de bioresiduos, pues a la vez que han colaborado en la descontaminación del medio ambiente han contribuido también a disminuir al máximo la competencia con el hombre por los mismos alimentos.

Valor nutricional de los desperdicios procesados

El estudio sistemático de la composición química (Tabla 7) de los desperdicios procesados que se producen en Cuba nos muestra que este producto suele tener un contenido de materia seca que oscila entre 15 y 18 %; la proteína bruta entre 18 y 22 % y las cenizas alrededor de un 10 % con un valor para la energía bruta de aproximadamente 18.0 MJ/kg de MS (Domínguez, 1991).

Tabla 7. Composición química (%) de varias muestras de desperdicios procesados. ________________________________________________
Muestra                               1          2           3           4
________________________________________________

Materia seca, %                15.4      18.6      17.8      13.5
Cenizas                             16.7      15.7        7.9        8.9
N x 6.25                           22.2      19.6      18.6      19.1
Fibra bruta                          7.8        6.9        6.5      12.6
Extracto etéreo                    8.3      10.8        8.0        6.6
ELN                                 45.0       47.0      59.0      52.8
Energía bruta, MJ/kg MS  18.0       19.1      18.1      16.0
_________________________________________________
Fuente: Domínguez, 1991

Aunque el contenido de la proteína es alto, las pruebas de evaluación con ratas ha dado como resultado que el valor nutritivo de los compuestos nitrogenados de los desperdicios procesados no es comparable con el de la caseína. Sin embargo, pueden considerarse como valores aceptables para una fuente protéica en gran parte de origen vegetal (Tabla 8).

Tabla 8. Valor nutritivo de los compuestos nitrogenados de los desperdicios. ____________________________________________________
Criterio utilizado                            Desperdicios         Caseína
                                                     procesados
____________________________________________________

Digestibilidad verdadera (%)          90.4                      97.2
Valor biológico (%)                       58.0                      91.6
Utilización neta de la proteína         52.6                      89.0
____________________________________________________
Fuente: A. Maylin y P.L. Domínguez, 1990 (Sin publicar.)

Los coeficientes de utilización digestiva de los principales nutrientes de los desperdicios procesados, se pueden considerar aceptables si se tiene en cuenta el tipo de producto y el procesamiento al que tienen que ser sometidos. No se observaron marcadas diferencias entre la digestibilidad total y pre-cecal de los distintos nutrientes (Tabla 9). La energía digestible es similar a la de los cereales y la retención de nitrógeno se mantiene en valores adecuados (Domínguez et al, 1987).

Tabla 9. Digestibilidad total y pre-cecal de los desperdicios procesados. _________________________________________________
Parámetro                        Total                 Pre-cecal
_________________________________________________

Digestibilidad (%)
  Materia seca                   68.9                  77.1
  Nitrógeno                       65.2                  76.0
ED (MJ/kg MS)               13.0                  14.6
EM (MJ/kg MS)                -                      13.9
EM/ED                              -                        0.95
Retención de N
  g/d                                 15.3                   16.4
  % ingerido                      34.2                   36.6
_________________________________________________
Fuente: Domínguez et al, 1987.

Con el fin de conocer como era la digestibilidad de la proteína en diferentes regiones del país, se estudió la digestibilidad in vitro con pepsina-pancreatina obteniéndose resultados muy similares entre regiones: (Santiago de Cuba 58.9%, Sancti Spiritus 61.3% y Pinar del Río 63.5% (Domínguez, 1991). Con los valores pre-cecales anteriores, se llegó a la conclusión de que la calidad de la proteína era similar en las diferentes zonas del país.

González et al (1984) plantean que es factible sustituir hasta un 50 % de la materia seca en dietas de cereales por desperdicios procesados, sin utilizar ningún tipo de suplementación y sin afectar los índices de conversión. Sin embargo, ya a estos niveles de sustitución se observa una disminución del consumo de alimentos, (Tabla 10) a pesar de que al control de cereales se le ofertaba la dieta restringida. Al parecer un aspecto que parece limitar la ganancia de peso de los animales con este tipo de dietas es el consumo de nutrientes con motivo de los grandes volúmenes que son necesarios ingerir con este alimento debido a su bajo contenido de MS.

Tabla 10. Comportamiento de cerdos con desperdicios y piensos balanceados. _____________________________________________
Desperdicios Procesados                 0                50
Pienso balanceado                       100                50
_____________________________________________
Consumo, kg MS/día                   2,06            1,89
Ganancia, kg/día                          0,59            0,55
Conversión, kg/kg                        3,47            3,45
______________________________________________
Adaptado de González et al, (1984)

Una revisión de la composición química y del comportamiento de los cerdos con desperdicios procesados y sus posibles combinaciones la ofrece Domínguez (1990).

La caña de azúcar en la alimentación de los cerdos con desperdicios procesados

La caña de azúcar es posiblemente el cultivo más productivo del mundo por su eficiencia en la producción de biomasa. Es además una planta perenne con ciclos de rotación que puede llegar hasta 6 a 7 años con buenas condiciones de cosecha y manejo, y en Cuba constituye la fuente de energía renovable por excelencia.

La vinculación de la caña de azúcar con la política de reciclaje ha estado basada en el fraccionamiento y procesamiento industrial de este cultivo.

Aunque existen informaciones de la utilización de las dietas de desperdicios procesados de algunos derivados de la caña de azúcar con altos niveles de fibra tales como harina de caña y bagacillo realmente estos subproductos se utilizan sólo ocasionalmente en las plantas procesadoras y a niveles que no exceden el 5 % de inclusión (Domínguez, 1985).

Debido a que el país cuenta anualmente con un gran volumen de mieles de caña, ha sido este el principal producto ensayado en su mezcla con los desperdicios procesados. Sin embargo, debido a que las mieles de caña son esencialmente fuente de carbohidratos, su combinación con los desperdicios procesados disminuye la proteína bruta de la mezcla por lo que generalmente se compensa mediante la adición de una fuente protéica. En la Tabla 11 se ofrece un ejemplo de los resultados que pueden obtenerse con mezclas de desperdicios procesados, los cuales son aceptables para estas dietas sobre todo si consideramos que el balance de nutrientes puede perfeccionarse con una adecuada suplementación minero-vitamínica y de amino ácidos esenciales.

Tabla 11. Rasgos de comportamiento de cerdos alimentados con pienso comercial y dos mezclas de desperdicios procesados (DP).
____________________________________________________________
                                                  Comercial               DP-1             DP-2
____________________________________________________________
Desperdicios procesados                  -                       27.8               39.4
Miel final                                           -                      34.6                49.3
Levadura torula                                 -                        7.9                11.3
Pienso comercial                             100                    29.7                  -

Consumo MS (kg/d)                       2.47                   2.92                2.78
Ganancia (kg/d)                              0.72                   0.71                0.62
Consumo/ganancia (kg/kg)              3.38                   4.14                4.50
____________________________________________________________
Fuente: Domínguez y Cervantes, 1978.

Suplementación de los desperdicios procesados

Generalmente la dieta que se utiliza en la ceba comercial de cerdos en Cuba es una mezcla de desperdicios procesados y miel de caña, suplementados con un pienso seco que constituye entre un 25 a 30 % de la ración y que está basado en cereales y fuentes protéicas tradicionales. Esta suplementación se realiza con el propósito de elevar el nivel de materia seca de la dieta y suministrar los suplementos adecuados.

La información existente con respecto a la composición de vitaminas, minerales y amino ácidos de los desperdicios procesados ha permitido suplementar adecuadamente esta dieta con resultados satisfactorios, de manera que la diferencia en el comportamiento animal al utilizar miel final o miel B en estas raciones disminuyen notablemente (Tabla 12).

Tabla 12. Desperdicios procesados y miel final o miel B con aditivos o sin ellos en cerdos (26-94 kg). ___________________________________________________
Miel                                Final         B                 Final         B
Aditivos                           No           No              Sí             Sí

Comportamiento:

Consumo (kg MS/d)        2.47         2.52             2.71         2.75
Ganancia (kg/d)               0.53         0.62             0.68         0.71
Conversión (kg/kg)          4.78         4.07             4.01         3.89
___________________________________________________
Fuente: Domínguez et al, 1988.

Como resultado del análisis de regresión de la variación de la ganancia con el consumo de dietas basadas en mezclas de desperdicios procesados y mieles de caña con o sin suplementación, se demostró que a pesar del nivel de consumo, la suplementación de estas dietas garantizaba entre 100 y 150 g/d más de ganancia de peso (Domínguez, 1990).

Al parecer la suplementación de estas dietas es más importante que el tipo de miel utilizado (Tabla 13), al menos cuando esta no se utiliza en niveles superiores al 30% BS de la ración, obteniéndose rasgos de comportamiento muy similares entre las mezclas de desperdicios procesados y diferentes mieles de caña y las dietas de cereales (Pérez et al, 1987).

Tabla 13. Comportamiento de los cerdos (30-92 kg) con dietas de desperdicios y mieles de caña. _________________________________________________________________________
                                       Maíz/               Desperdicios/Levadura y miel:
                                       Levadura          Final            B                Rica _________________________________________________________________________
Días en prueba                 80                    84               80               81
Ganancia (kg/d)                 0.78                 0.74             0.77            0.77
Consumo (kg MS/d)          2.56                 2.74             2.61            2.57
Conversión (kg/kg)            3.29                 3.67             3.37            3.31 _________________________________________________________________________
Fuente: Pérez et al, 1987.

RESIDUOS DE MATADERO Y ANIMALES MUERTOS

Pastas Protéicas

La industrialización de la matanza de los animales y del procesamiento de la pesca para el consumo humano, trae consigo la concentración de gran cantidad de desperdicios que pueden ser utilizados en la alimentación animal. Entre los más importantes tenemos: sangre, pelos y plumas, vísceras y huesos y decomiso de animales. Generalmente estos residuos se utilizan en forma de harina pero estos procedimientos son complejos y costosos, por lo que en muchas ocasiones son simplemente desechados sin darle una utilización adecuada.

Por otro lado en la mayor parte de los casos, los cadáveres de animales que mueren en las granjas se incineran con los peligros sanitarios que esto implica si no hay una correcta manipulación.

Teniendo en cuenta esta situación en Cuba se diseñaron líneas de procesamiento para estos desperdicios (Pineda et al., 1986) cuyo producto final es una pasta de alto contenido de proteína (pasta protéica).

Debido a la necesidad de poder usar el producto obtenido durante varios das, se diseñaron sistemas de conservación basados en la utilización de ácidos inorgánicos o con mieles de caña (Domínguez, 1990). La composición de estos productos se ofrecen en la Tabla 14.

Tabla 14. Composición química de pastas protéicas.
___________________________________________
                                    Conservadas con
Medidas (% bs)           Acido          Miel
___________________________________________

Materia seca                30,5             41,6
N x 6,25                      40,2             23,5
Cenizas                        25,8             21,2
___________________________________________
Fuente: Domínguez, 1990.

El producto conservado con miel tiene la desventaja de que la proteína se diluye sin embargo es más palatable que cuando se conserva con ácidos inorgánicos (Domínguez 1988, sin publicar).

La digestibilidad de las pastas protéicas conservadas con ácidos inorgánicos (Tabla 15) se evaluó como única fuente protéica en dietas de mieles frente a fuentes protéicas de reconocido valor biológico como la harina de soya, la levadura torula y la harina de carne (Domínguez et al, 1986), obteniéndose resultados satisfactorios. La digestibilidad de la proteína fue similar a la de la harina de soya y superior a las de harina de carne, y levadura torula, mientras que la retención de nitrógeno fue mayor que en las demás fuentes protéicas estudiadas.

Tabla 15. Digestibilidad de dietas de mieles suplementadas con pastas protéicas. ________________________________________________________
                                                   Fuentes Protéicas
                                                   ______________________________
                        Harina de            Levadura            Harina          Pasta
CUD (%)         soya                    torula                  carne            protéica ________________________________________________________

MS                  94.6                    94.2                    89.1              91.4
MO                 95.8                    95.3                    93.9              91.8
N                     90.2                    85.4                    87.4              90.9
Retención         54.4                    53.6                    52.8              57.5 ________________________________________________________
Fuente: Domínguez et al (1986).

La utilización de las pastas protéicas implica un alto grado de organización, por lo que se considera de hecho un sistema industrial de producción de alimento animal mediante la transformación de productos de alto riesgo de contaminación en una fuente protéica de alto valor biológico para los cerdos.

En la Tabla 16 se ofrecen los datos del comportamiento de cerdos en ceba donde se utilizaron las pastas protéicas conservadas con mieles de caña para sustituir parcialmente la proteína aportada por la levadura torula a una dieta basada en tubérculo de boniato cocido (Ipomoea batatas). Los aportes de proteína estudiados de la pasta protéica a la dieta total fueron el 26.5 y el 52.8%, respectivamente y los resultados obtenidos en cuanto a ganancia y conversión fueron satisfactorios en ambos tratamientos, aunque ya cuando la pasta protéica aportaba ms del 50% de la proteína se observa una disminución de la ganancia media diaria en los cerdos, sin que se pueda explicar este resultado a partir del valor biológico de la proteína de esta fuente (Domínguez et al, 1991).

Tabla 16. Comportamiento de cerdos (29-90 kg) con pastas protéicas conservadas con miel en dietas de boniato cocido (Ipomea batatas).
_________________________________________________
                                           Fuente de proteína (%)
Levadura                  62.9               40.9                     19.1
Pasta protéica             -                  26.5                     52.8
_________________________________________________

Consumo (kg/d)        2.36             2.30                      2.33
Ganancia (kg/d)         0.78             0.78                      0.70
Conversión (kg/kg)    3.03             2.95                      3.33
_________________________________________________
Fuente: Domínguez et al, 1991.

CONCLUSIONES

Una de las premisas fundamentales de un sistema sostenible de producción es el reciclaje de todos aquellos recursos que se generan dentro del sistema. La estrategia cubana de reciclaje de los residuos orgánicos constituye de por sí un sistema sostenible de producción con las siguientes ventajas:

Bibliografía

Alvárez, R J. 1972. Estudio comparativo del valor nutricional de la proteína del ensilaje de pescado. Rev. Cubana Cienc. Agric. 6:231.

Cervantes, A. 1979. Ensilaje y harina de pescado en la ceba de cerdos. Informe de Tema. Ministerio de la Agricultura. Ciudad de La Habana 75 p.

Del Río, J., A. Pineda y R. Chao. 1980. Criterio tecnológico en el diseño de nuevas plantas procesadoras de desperdicios alimenticios. Cienc. Tec. Agric. Ganado Porcino 3(2):35.

Domínguez P. L. 1979. Nota sobre algunas características fermentativas de cítricos ensilados con miel final de caña. Cienc. Tec. Agric. Ganado Porcino 2(4):113-121.

Domínguez, P.L. 1985. Búsqueda y optimización de fuentes nacionales que posibiliten el incremento del volumen de desperdicios y subproductos alimenticios disponibles. Informe de Tema. Instituto de Investigaciones Porcinas, La Habana, 29 p.

Domínguez, P.L. 1990. Sistema de alimentación porcina con desperdicios procesados y otros subproductos agroindustriales. En: Taller Regional sobre "Utilización de los recursos alimenticios en la producción porcina en América Latina y el Caribe". FAO, Roma. Instituto de Investigaciones Porcinas, La Habana.

Domínguez, P.L. 1991. Sistemas de alimentación de cerdos con desperdicios alimenticios procesados y otros subproductos agroindustriales. Serie de Trabajo y Conferencia No. .1, CIPAV Cali-Colombia, 41 p.

Domínguez, P.L. 1992. Feeding of sweet potato products to monogastric animals. In FAO expert consultation on roots tubers plantains and bananas in animal feeding, Cali, Colombia.

Domínguez, P.L. y A. Cervantes, 1978. Uso de los desperdicios procesados suplementados con miel final, cereales y levadura torula en la ceba de cerdos. Cienc. Tec. Agric. Ganado Porcino 1(4):39.

Domínguez, P.L., Vivian Martínez, A. Pérez y A. Maylin, 1986. Utilización digestiva de la proteína de cadáveres de cerdos ensilados con ácido sulfúrico. Resúmenes V Reunión ALPA, 1986 p.34.

Domínguez, P.L., A. Pérez y A. Maylin, 1987. Total and prececal digestibility of processed swill. IV Int. Sem. Physiol Digestion in the Pig (Abstr) Warzaw.

Domínguez, P.L., L. Blanco, J. González and A. Pérez. 1988. The use of typical cuban diets based on swill and cane molasses for growing-finishing pigs. Proceeding of the VI World. Conference on Animal Production Helsinki p. 316 (Abstract).

Domínguez, P.L. y A. Cervantes. 1980. Ensilaje de cítricos en la ceba de cerdos. Rasgos de comportamiento y canal. Cienc Tec. Agric. Ganado Porcino 3(1):77-95.

Domínguez, P.L., A. Pineda, R. Chao., L. González, R. Herrera y Nidia Victores. 1990. Utilización de pastas proteicas conservadas con miel en la ceba de cerdos. Resúmenes Seminario XXV Aniversario ICA. La Habana, p. 133.

Domínguez, P.L., A. Cervantes, C.M. Mederos, M. Frómeta y M. Castellanos. 1991. Uso de tubérculos y la parte aérea del boniato (Ipomoea batatas (L) Lam) en la alimentación de los cerdos en ceba. Resúmenes IV Congreso ALVEC La Habana, Cuba.

García, A., A. Cervantes, M. Patterson, 1980. Utilización de polvo de arroz, miel final y levadura torula en la elaboración de piensos para cerdos de 60 a 100 días de edad. Cienc. Tec. Agric. Ganado Porcino 3(3):81-90.

García, A., P.L. Domínguez, J. Ly y A. Puig. 1994. Uso de diferentes niveles de harina de residuos foliares del plátano (Musa spp) en piensos secos para cerdos. Zootecnia de Cuba (en imprenta).

González, J., C.P. Díaz, P.L. Domínguez, J. Ly y Y. Torres, 1984. Evaluación de los desperdicios procesados como substituto del pienso comercial para cerdos en ceba. Ciencia y Tecnología en la Agricultura. Ganado Porcino. 7(4):57-74.

Mora, L.M., P.L. Domínguez, R. Calderón, J. Quintanó, 1992. Nota sobre la utilización del bejuco de boniato (Ipomoea batatas) en dietas de cerdos recién destetados. Zootecnia de Cuba 2(3-4):85-90.

Pérez, A., A. Cervantes, M. Pérez y Vilda Figueroa, 1987. Comportamiento de cerdos en crecimiento alimentados con desperdicios procesados y diferentes mieles de caña. Ciencia y tecnología en la Alimentación. Ganado porcino. 10(3):39-48.

Pineda, A., R. Chao, J. del Ro, J. Alfonso y M. Leal, 1986. Tecnología para el procesamiento de cadáveres de animales y residuos de matadero. Jornada Interna. Instituto de Investigaciones Porcinas, La Habana, p. 5.