Comunicados de prensa de la FAO 00/16
Comunicados de prensa

 Archivo 2000

Comunicados de prensa 00/16

PRIMERA REUNION DEL GRUPO DE ACCION DE LA COMISION DEL CODEX ALIMENTARIUS PARA ELABORAR NORMAS Y DIRECTRICES DE LOS ALIMENTOS DERIVADOS DE LA BIOTECNOLOGIA


Chiba (Japón)/Roma (Italia), 14 de marzo del 2000 .- Mientras prosigue el debate sobre los alimentos modificados genéticamente, el Grupo de Acción Intergubernamental para los Alimentos Derivados de la Biotecnología, creado ex-profeso por la Comisión Mixta FAO/OMS del Codex Alimentarius, se reúne por primera vez para "elaborar normas, directrices, u otros principios donde proceda", para esos productos. Lo anuncian hoy las dos organizaciones de las Naciones Unidas.

La Comisión del Codex Alimentarius estableció el Grupo de Acción Intergubernamental el año pasado, otorgándole un mandato de cinco años. De él forman parte representantes gubernamentales de los países miembros , científicos, asociaciones de industria y consumo y organizaciones internacionales no gubernamentales. Los objetivos del grupo son "elaborar normas, directrices o recomendaciones, según proceda, para alimentos derivados de biotecnología o caracteres introducidos en alimentos por métodos biotecnológicos, sobre la base de pruebas científicas, análisis de los riesgos y teniendo en cuenta, cuando sea el caso, otros factores legítimos que conciernan a la salud de los consumidores y a la promoción de prácticas equitativas de comercio ".

Los alimentos derivados de la biotecnología plantean preocupaciones acerca de su seguridad y sus efectos en la salud humana, en los animales y en el medio ambiente. Entre los riesgos para la salud humana está el de transferir toxinas de una forma de vida a otra, de crear nuevas toxinas o de transferir compuestos alergénicos de una especie a otra, lo que podría desembocar en reacciones alérgicas imprevistas. Otra preocupación es la de los efectos que los productos derivados de la biotecnología podrían tener en los animales de granja.

A la hora de analizar los riesgos de diversos alimentos derivados de la biotecnología, el Grupo de Acción tendrá muy en cuenta los trabajos llevados a cabo por las autoridades nacionales, la FAO la OMS y otras organizaciones internacionales. Sobre todo, tomará en consideración el concepto de "equivalencia substancial" establecido por la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico en 1993. La equivalencia substancial ha sido ampliamente aceptada como el enfoque más práctico para determinar la seguridad de los alimentos. Encarna la idea de que "los organismos existentes empleados como alimentos, o como fuente de alimentos, pueden utilizarse como base de parangón cuando se trata de verificar la seguridad para el consumo humano de un alimento o de un componente de alimento que haya sido modificado o resulte nuevo".

Según el doctor Alan Randell, secretario del Grupo de Acción, "la equivalencia substancial es un poderoso instrumento para identificar las diferencias y someterlas a análisis. No obstante, ha sido objeto de críticas en varios sectores. El Grupo de Acción necesitará estudiar las diversas maneras de establecer y aplicar el concepto de equivalencia substancial y revisar otros métodos de evaluación del riesgo basados en presupuestos científicos".

El Grupo de Acción quiere llegar a un acuerdo de la Comisión del Codex Alimentarius que complemente el Protocolo de Cartagena, el recién firmado protocolo de las Organizaciones Unidas sobre Bioseguridad, que excluye en principio la regulación de los organismos vivientes modificados destinados a la alimentación, piensos o elaboración de alimentos. El Protocolo de Cartagena exige que los organismos vivientes modificados que están destinados a la alimentación, a los piensos o a la elaboración sean identificados cuando se comercializan a través de las fronteras internacionales. Sin embargo durante las negociaciones que desembocaron en el Protocolo, se reconoció que había que dedicar más atención a la elaboración de normas para la identificación, manejo, empaquetado y transporte de productos biotecnológicos, mediante la consulta con otros organismos internacionales. El Grupo de Acción contribuirá de forma significativa a este proceso. No evaluará uno a uno los productos creados mediante la biotecnología, pero se ocupará de la tarea de verificación de los riesgos y beneficios de los productos biotecnológicos.

La Comisión del Codex Alimentarius (CCA) se creó en 1962 para dar curso al Programa Mixto FAO/OMS de Normas de Alimentación. El Codex es un organismo con estatuto internacional que cuenta con 165 países miembros. Su objetivo es el de proteger la salud de los consumidores, asegurar prácticas equitativas en el comercio de los alimentos y promover la coordinación de todos los trabajos sobre las normas de alimentación emprendidos por organizaciones internacionales gubernamentales y no gubernamentales.

Mas información:
John Riddle
Relación con los Medios de Comunicación
Tel. (39) 06 5705-3259
E-mail: John.Riddle@fao.org


Enlaces de la FAO


 FAO Home 
 Búsquedas 

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO, 2000