Comunicados de prensa de la FAO 00/17
Comunicados de prensa

 Archivo 2000

Comunicados de prensa 00/17

LA FAO SUBRAYA EL VALOR POTENCIAL DE LA BIOTECNOLOGIA PERO INVITA A LA PRECAUCION


Roma, 15 de marzo.- La biotecnología ofrece instrumentos poderosos para el desarrollo sostenible de la agricultura, la pesca y la actividad forestal, así como de las industrias alimentarias y puede contribuir en gran medida a satisfacer las necesidades de una población en crecimiento y cada vez más urbanizada, afirma la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en su primera declaración sobre biotecnología, publicada hoy. En caso de organismos modificados genéticamente, sin embargo la FAO invita a "un prudente análisis caso por caso para determinar los riesgos y beneficios de cada singular organismo modificado genéticamente "y a responder a " las legítimas preocupaciones por la bioseguridad de cada producto antes de proceder a su recomendación".

La declaración se ha hecho pública con motivo de la apertura de la reunión del Grupo de Acción Especial sobre Alimentos obtenidos por medios biotecnológicos de la Comisión del Codex Alimentarius que tiene lugar en Chiba (Japón) del 14 al 17 de marzo. El Grupo de Acción elaborará normas, directrices o recomendaciones, según proceda, para alimentos derivados de biotecnologías o caracteres introducidos en alimentos por métodos biotecnológicos.

Junto con la Organización, Mundial de la Salud, la FAO proporciona la secretaría de la Comisión del Codex Alimentarius que es un organismo intergubernamental con 165 países miembros. Su objetivo es la protección de la salud de los consumidores, la garantía de métodos equitativos de comercio y el fomento de la coordinación de las normas de alimentación.

La FAO reconoce que la ingeniería genética puede contribuir a elevar la producción y productividad en la agricultura, silvicultura y pesca. Puede dar lugar a mayores rendimientos en tierras marginales de países donde actualmente no se pueden cultivar alimentos suficientes para alimentar a sus poblaciones, agrega la Organización . La FAO indica que "existen ya ejemplos de la ayuda que la ingeniería genética presta para reducir la transmisión de enfermedades humanas y de los animales gracias a nuevas vacunas. Se ha aplicado la ingeniería genética al arroz para que contenga provitamina A (beta-carotene) y hierro, lo que podría mejorar la salud de muchas comunidades de bajos ingresos. Otros métodos biotecnológicos han dado lugar a organismos que mejoran la calidad y consistencia de los alimentos o que limpian derrames de hidrocarburos y eliminan metales pesados en ecosistemas frágiles.

El cultivo de tejidos ha producido plantas que elevan los rendimientos de los cultivos proporcionando a los agricultores material vegetal más sano. La selección con la ayuda de marcadores y la caracterización del ADN permiten desarrollar genotipos mejorados de todas las especies vivientes de forma mucho más rápida y selectiva. Proporcionan también nuevos métodos de investigación que pueden contribuir a la conservación y caracterización de la biodiversidad.

No obstante, la FAO reconoce también la preocupación por los riesgos potenciales que plantean algunos aspectos de la biotecnología. Tales riesgos pueden clasificarse en dos categorías fundamentales: los efectos en la salud humana y de los animales y las consecuencias ambientales.

"Hay que actuar con precaución para reducir los riesgos de transferir toxinas de una forma de vida a otra, de crear nuevas toxinas o de transferir compuestos alergénicos de una especie a otra, lo que podría dar lugar a reacciones alérgicas imprevistas. Entre los riesgos para el medio ambiente cabe señalar la posibilidad de fecundación cruzada que podría dar lugar, por ejemplo, al desarrollo de malas hierbas más agresivas o de parientes silvestres con mayor resistencia a las enfermedades o a los estreses abióticos, trastornando el equilibrio del ecosistema. También se puede perder biodiversidad, por ejemplo, como consecuencia del desplazamiento de cultivares tradicionales por un pequeño número de cultivares modificados genéticamente".

La FAO solicita un sistema de evaluación de base científica que determine objetivamente los beneficios y riesgos de cada organismo modificado genéticamente. "Es necesario evaluar los posibles efectos en la biodiversidad, el medio ambiente y la inocuidad de los alimentos, y la medida en que los beneficios del producto o proceso compensan los riesgos calculados. El proceso de evaluación deberá tener en cuenta la experiencia adquirida por las autoridades nacionales de normalización al aprobar tales productos. También es imprescindible un atento seguimiento de los efectos de estos productos y procesos después de su recomendación a fin de asegurar que sigan siendo inocuos para los seres humanos, los animales y el medio ambiente".

Las inversiones en la investigación biotecnológica tienden a concentrarse en el sector privado y a orientarse hacia la agricultura en los países de ingresos más altos donde hay poder adquisitivo para sus productos, dice la FAO. "Dada la contribución potencial de las biotecnologías para incrementar el suministro de alimentos y superar la inseguridad alimentaria y la vulnerabilidad, hay que hacer lo posible para conseguir que los países en desarrollo en general y los agricultores con pocos recursos, en particular, se beneficien más de la investigación biotecnológica, manteniendo a la vez su acceso a una diversidad de fuentes de material genético. La FAO propone que se atienda esta necesidad mediante una mayor financiación pública y un diálogo entre los sectores público y privado".

La FAO presta asistencia a sus Estados Miembros, especialmente a los países en desarrollo, para que obtengan los beneficios derivados de la aplicación de biotecnologías en la agricultura, la silvicultura y la pesca, por ejemplo, mediante la Red de cooperación técnica en biotecnología vegetal para América Latina (REDBIO), en la que participan 33 países. La Organización ayuda también a los países en desarrollo a participar de forma más eficaz y equitativa en el comercio internacional de productos básicos y alimentos. Facilita información y asistencia técnica, así como análisis socioeconómicos y ambientales, sobre las principales cuestiones mundiales relacionadas con las novedades tecnológicas.

La Comisión de la FAO sobre Recursos Genéticos para la Alimentación y la Agricultura, un foro intergubernamental permanente, está elaborando un Código de conducta sobre biotecnología con el fin de elevar al máximo los beneficios de las biotecnologías modernas y reducir al mínimo los riesgos. El Código se basará en consideraciones científicas y tendrá en cuenta las repercusiones ambientales, socioeconómicas y éticas de la biotecnología. La Organización también está trabajando para establecer un comité internacional de expertos sobre ética en la alimentación y la agricultura.

No obstante, puntualiza la FAO, la responsabilidad de la formulación de políticas en relación con las biotecnologías sigue recayendo en los gobiernos de los Estados Miembros.

Mas información:
Erwin Northoff
Relación con los Medios de Comunicación
Tel. (39) 06 5705-3105
E-mail: Erwin.Northoff@fao.org


Enlaces de la FAO


 FAO Home 
 Búsquedas 

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO, 2000