Comunicados de prensa de la FAO 00/60
Comunicados de prensa

 Archivo 2000

Comunicados de prensa 00/60

PLAN DE ACCION PARA ACABAR CON EL HAMBRE EN EL MUNDO


Roma, 27 octubre 2000.- Jacques Diouf, director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) ha presentado hoy una estrategia para combatir el hambre crónica en el mundo. La presentación, que forma parte de un informe, tuvo lugar en el curso de una reunión del Comité Administrativo de Coordinación de las Naciones Unidas. En el acto, que se celebró en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, participaron unos 26 jefes de diversas organizaciones de las Naciones Unidas. Según el informe, "el 45 por cien de la población total del Cuerno de Africa, unos 70 millones de personas, vive en estado de inseguridad alimentaria crónica", sin tener en cuenta los aproximadamente 19 millones que se encuentran amenazados actualmente por el hambre.

El informe "La eliminación de la inseguridad alimentaria en el Cuerno de Africa: una estrategia para la acción conjunta del gobierno y de las Naciones Unidas" es el primer paso de una serie para romper los brotes cíclicos de hambre y carestía en esa región. Nace por expreso deseo del secretario de las Naciones Unidas, Kofi Annan, que en abril estableció un equipo conjunto de esa Organización para analizar las causas profundas de la inseguridad alimentaria crónica en el Cuerno de Africa. El equipo, que encabeza el director general de la FAO, tiene también la misión de elaborar una estrategia a largo plazo para combatir los problemas de la seguridad alimentaria y el desarrollo agrícola en la región. Para llevar a cabo esta tarea, el equipo se consultará con los gobiernos, con las organizaciones no gubernamentales y con otras instituciones de la sociedad civil, con donantes y organismos de las Naciones Unidas.

"La sequía y los conflictos -prosigue el texto- son los factores principales que contribuyen a la predisposición a la extrema inseguridad alimentaria. Aparte de las áreas del sur de Uganda y Kenya, las tierras altas de Etiopía y zonas del Sudán ecuatorial, la mayor parte de la región cuenta con lluvias escasas e imprevisibles". Casi el 70 por ciento del área total del suelo está clasificada como hiper-árida, árida o semi-árida.

Según el informe, los recursos básicos naturales, han "disminuido a consecuencia de la degradación del terreno y de la usurpación urbana de la tierra cultivable. Cuando ha habido algún incremento en la superficie de tierra cultivada, éste ha tenido lugar en zonas marginales, empleando sistemas que no pueden ser sostenibles". Además, en la actualidad en la zona solo se riega el 1 por ciento de la tierra cultivable.

Sin embargo, agrega el informe "aunque si la sequía y otros desastres naturales, como las inundaciones, las langostas o las enfermedades contagiosas del ganado y de los animales pueden predisponer a las personas a la inseguridad alimentaria, no tienen porqué desembocar necesariamente en la subnutrición a gran escala". A continuación el informe ve en los fallos a la hora de garantizar a todas la personas y en cualquier momento el acceso a los alimentos suficientes, la causa principal de la sub-nutrición. El documento considera también que la difusión de conflictos a nivel regional y local constituye un detonador de la inseguridad alimentaria, ya que separa a las personas de sus hogares e interrumpe los sistemas de producción y comercialización. El informe recuerda que "los gobiernos dedican buena parte de sus escasos recursos a la compra de armas y que, en 1997, los países de la región gastaron más de 2.000 millones de dólares en armas. Esto desalienta a los donantes, que están de acuerdo en ayudar a las poblaciones necesitadas pero quieren evitar financiar indirectamente la industria bélica".

El informe sostiene que a través del esfuerzo conjunto de los pueblos de la región, junto al de los gobiernos y de las organizaciones de las Naciones Unidas "sería posible eliminar la carestía y lograr reducciones significativas en todas las manifestaciones de inseguridad alimentaria".

La estrategia de acción sugiere que cada uno de los siete países del Cuerno de Africa elabore para mediados del 2001 un programa de seguridad alimentaria nacional, así como un programa complementario de seguridad alimentaria regional. A esto seguiría una conferencia regional de alto nivel en cuya sede los gobiernos se comprometieran a eliminar la carestía y la inseguridad alimentaria, mientras los organismos de las Naciones Unidas, los donantes y las organizaciones no gubernamentales les garantizarían su ayuda. Los programas se centrarían en el aumento de la inversión en la zona, contrarrestando así los muchos años de declive de asistencia al desarrollo.

El informe advierte de que la eliminación de la inseguridad alimentaria es una tarea a largo plazo y que los programas de seguridad alimentaria nacionales tendrían una duración de diez años por lo menos. "El asenso al informe del grupo de acción señala el principio de ese proceso".

*********

Para más información contactar con:

Michael Hage, Oficial de Información Regional teléfono móvil: 1 (703) 8626075 ó

también a la Oficina de Relaciones con los medios de comunicación en la sede de la FAO, teléfono: 39 06 5705 2232. El informe está disponible en el sito web de la FAO en la siguiente dirección: http://www.fao.org/news/2000/brief/img/HoAsum.pdf


 FAO Home 
 Búsquedas 

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO, 2000