Comunicados de prensa de la FAO 01/03
Comunicados de prensa

 Archivo 2001

Comunicados de prensa 01/03

FAO: TODOS LOS PAISES DEBEN TOMAR CONCIENCIA DE LA "ENFERMEDAD DE LAS VACAS LOCAS" Y EMPRENDER ACCIONES PARA REDUCIR LOS RIESGOS


Roma, 26 enero.- La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) ha instado hoy a todos los países del mundo, y no solo a los de Europa Occidental, a tomar conciencia del riesgo de la encefalopatía espongiforme bovina (BSE) y su forma humana, la nueva variante de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (nvCJD). En un documento publicado en Roma, la FAO exige iniciativas para proteger a la población humana, así como al ganado, y a las industrias cárnicas y de piensos.

"La situación se hace cada vez más grave en la Unión Europea, donde la enfermedad ha sido descubierta en los ganados de diversos estados de la UE, que hasta hace poco se consideraban inmunes", dice la FAO. "Se han producido casos confirmados y probables de nvCJD entre personas fuera del Reino Unido, en varios estados miembros. Son necesarias más investigaciones sobe la naturaleza del agente y sus modalidades de transmisión. Todavía se sabe poco de la enfermedad y del agente infectivo. En la actualidad no hay un método de diagnosis en los estadios tempranos de la infección ni cura alguna para la enfermedad sea para los seres humanos que para los animales".

Todos los países que hayan importado ganado o carne y huesos bovinos de Europa Occidental, sobre todo de Reino Unido, durante y desde la década de los 80, pueden considerarse en peligro de contraer la enfermedad, según la FAO.

La FAO confirma su ayuda a la acción de la Unión Europea y retiene que "es necesario perfeccionar la evaluación del riesgo y hacerla extensiva a otros países y regiones. Los países en peligro deben poner en marcha medidas efectivas de vigilancia de la BSE en el ganado y controles de los piensos animales y las industrias cárnicas. En la actualidad, esto significa pruebas de laboratorio sobre las muestras de ganado sacrificado, eliminación adecuada del ganado muerto y mejoras en la manufactura de despojos y productos derivados.

A nivel nacional, la FAO recomienda que se identifiquen los puntos críticos en el sistema que va desde la cría del animal hasta el consumidor, en lugar de efectuar los controles solo al final de la cadena de producción. Algunos de estos puntos son la producción de piensos animales, las materias primas empleadas, la contaminación cruzada en las fábricas de piensos, el etiquetado de piensos manufacturados, el sistema de transporte de piensos, así como la vigilancia de los animales vivos importados, los métodos de matanza , las industrias de fundido de grasas y la eliminación de materiales de desecho.

"En Reino Unido se han implantado controles estrictos que también se están introduciendo ahora en la Unión Europea", agrega la FAO. "Otros países tendrían que adoptar medidas similares. Es necesaria la entrada en vigor de una legislación efectiva que controle la industria, y al mismo tiempo la adquisición de competencias en este sentido y la preparación de operadores y oficiales del gobierno".

La FAO sugiere que se prohiba en todo el mundo como medida de precaución " la suministración de piensos que contengan carne y productos óseos o derivados (MBM) a los rumiantes (vacas, ovejas, cabras)". Para eliminar cualquier riesgo posterior la FAO invita a los países a tomar en consideración una prohibición absoluta de MBM en todos los piensos animales, incluidos los destinados a las aves de corral y a los cerdos. Todavía hay muchos países que importan grandes cantidades de MBM.

Hay que reservar atención especial a los métodos de matanza de los animales y a la elaboración y empleo de despojos y productos derivados, dice la FAO. La industria de fundido de grasas debe analizarse y en todos los casos se deben adoptar los procedimientos adecuados.

La FAO, junto con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Internacional de Epizootias (OIE) organizará una reunión de expertos sobre el problema de la BSE en el futuro próximo.

El Codex Alimentarius FAO y OMS está ultimando los trabajos sobre el "Código de Técnicas para la Correcta Alimentación Animal", para garantizar que los productos animales no creen riesgos inaceptables a los consumidores.

La FAO junto con la OMS y la OIE seguirán informando a los países sobre el desarrollo y los progresos técnicos y científicos relacionados con este problema.

***********

Información más reciente en el sito web:
http://www.fao.org/livestock/AGAP/FRG/Feedsafety/fs2.htm

Más información: Erwin Northoff, Oficial de medios de Comunicación, Tel. 0039.06.57053105/2232; E-mail: erwin.northoff@fao.org


 FAO Home 
 Búsquedas 

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO, 2001