Comunicados de prensa

 Archivo 2001

Comunicados de prensa 01/19

Hoy comienza la reunión del COAG en Roma
FAO: HAY QUE REDUCIR LOS DAÑOS PROVOCADOS A LA AGRICULTURA POR LOS HURACANES


Roma, 26 marzo 2001.- La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), refiriéndose al impacto de los desastres relacionados con los huracanes en la agricultura, ha propuesto una estrategia de gestión de las calamidades en un informe presentado en la XVI sesión de su Comité de Agricultura que se abre hoy.

"El impacto más visible e inmediato de los huracanes en la agricultura son los daños a los cultivos en crecimiento, al ganado, a la propiedad doméstica, a los factores de producción y a la infraestructura física. Todo esto puede traducirse en escasez de abastecimientos alimentarios a nivel doméstico, comunitario y a veces incluso nacional", dice el informe.

Los desastres relacionados con los huracanes han aumentado de frecuencia e intensidad durante la última década. En las zonas tropicales, la devastación provocada por los huracanes aumentó dramáticamente durante los años 90, debido en parte al aumento de la población que vive en las áreas propensas a los huracanes, afirma la FAO.

"El último informe de la Federación Internacional de la Cruz Roja sobre los Desastres en el Mundo muestra que entre 1990 y 1999 los vientos huracanados y los desastres provocados por las inundaciones representaron el 60 por ciento de las pérdidas económicas totales ocasionadas por las calamidades naturales".

"El coste económico de los daños a los cultivos y la infraestructura destruida por las inundaciones en América Central en 1998 se calculan en 8.500 millones de dólares EE.UU. y el relativo a Mozambique (febrero-marzo 2000) en mil millones de dólares EE.UU., reflejando una pérdida substancial en el PIB de los países afectados", indica el informe.

"Aparte de los daños inmediatos - muerte, daños físicos, hambre y penuria- los desastres afectan de manera mucho más fuerte a la población pobre , aumentando aún mas su pobreza al destruir las pocas cosas sobre las que cuentan.. Los huracanes destruyen también costosos proyectos de desarrollo a largo plazo como los de infraestructura de las comunicaciones, regadío y otras infraestructuras agrícolas. Por ello los desastres ligados a los huracanes comportan una merma en los esfuerzos de desarrollo", dice la FAO.

Cada país o región propensa a los huracanes necesita una estrategia que incorpore medidas a largo plazo para reducir la vulnerabilidad a los desastres relacionados con los huracanes. Las medidas tendrían que estar plenamente integradas en el programa global de desarrollo del país y en particular de las zonas propensas a huracanes e inundaciones. Además, de la estrategia debería formar parte un sistema de alerta temprana y previsión y un plan de acción para el socorro y el restablecimiento.

"Un programa de desarrollo a largo plazo para reducir la vulnerabilidad de la agricultura a los desastres relacionados con los huracanes tendría que basarse en la evaluación del uso de la tierra, del análisis y la evaluación de los riesgos, en el inventario de las prácticas comunitarias tradicionales de la ordenación de la tierra y en las estrategias locales para hacer frente a los desastres, así como en el análisis y la identificación de las técnicas de cultivo, de ganadería, de pesca y de silvicultura y de los sistemas agrícolas adecuados a las superficies vulnerables", subraya el informe.

Hay muchos ejemplos de planificación del uso de la tierra, y de las prácticas de agricultura, de silvicultura y de pesca que aumentan la resistencia y reducen la propensión a los daños de los huracanes si se aplican en un contexto apropiado. Entre ellos se encuentran la introducción de cultivos más resistentes (tannia (col del Caribe o xanthosoma-spp) jengibre, piñas, raíces y tubérculos) los sistemas de cultivos diversificados que ofrezcan garantías contra las pérdidas, la agricultura resistente a la sal, los cortavientos forestales, o cortinas rompevientos, los manglares que pueden servir como cortavientos y zonas de amortiguación así como técnicas de conservación del suelo y gestión del agua para reducir la vulnerabilidad a las inundaciones.

Las comunidades agrícolas en las zonas propensas a los huracanes y las inundaciones pueden protegerse también intensificando el uso de estructuras de protección y resistentes a los huracanes, de protección contra los ciclones y de plataformas de tierra para levantar el nivel del suelo cultivable (en Bangladesh se llaman killa).

Durante su sesión actual (26-30 marzo) el Comité de Agricultura de la FAO examinará otras materias importantes como la variabilidad y el cambio de clima, el lugar de la agricultura en el desarrollo sostenible, la bioseguridad en la alimentación y la agricultura, y un plan a medio plazo (2002-2007) para el desarrollo agrícola.

********

Más información: Departamento de Medios de Comunicación de la FAO. Tel. 0039 06 5705 2232 o en el sito web de la FAO: Comité de Agricultura, 16º período de sesiones Roma, 26 - 30 de marzo de 2001


 FAO Home 
 Búsquedas 

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO, 2001