Comunicados de prensa

 Archivo 2001

Comunicados de prensa 01/32

JACQUES DIOUF: EL HAMBRE, UNA MANCHA EN LA CONCIENCIA DEL MUNDO. LOS SUBSIDIOS A LA AGRICULTURA EN LAS NACIONES INDUSTRIALIZADOS VAN EN DETRIMENTO DE LAS NACIONES MAS POBRES


St. Louis, Missouri, 20 mayo 2001.- El Director General de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) Jacques Diouf, abordando el tema de la relación entre sociedad y agricultura, el domingo 20 de mayo en el Foro Mundial sobre Agricultura, pidió mayores esfuerzos para garantizar a todos los seres humanos el acceso regular a los alimentos sanos y seguros.

"A menos que los gobiernos nacionales, los organismos internacionales y las organizaciones de la sociedad civil no aceleren sus esfuerzos, el hambre - una mancha en la conciencia del mundo y un freno para la seguridad, la estabilidad y el crecimiento económico- seguirá acompañándonos durante las décadas venideras", subrayó Diouf.

"A pesar de las cifras y tendencias que indican la abundancia de alimentos en todo el mundo, cientos de millones de personas siguen acostándose todas las noches con hambre", dijo el Director General de la FAO.

Aunque si el porcentaje de la población mundial que se encuentra en estado crónico de subnutrición ha bajado del 37 al 18 por ciento en los últimos 30 años, el número actual de personas subnutridas ha pasado solamente de 960 millones a 790 millones en los países en desarrollo. Al mismo tiempo en los países industrializados viven 34 millones de personas que pasan hambre o se encuentran subnutridas, recuerda la FAO.

Jacques Diouf subrayó la necesidad absoluta de nuevas inversiones en agricultura y deploró que las políticas agricolas y comerciales en varios países industrializados no hayan constituido un ambiente propicio para el desarrollo de la agricultura en los países en desarrollo.

"Solo en 1999, los subsidios totales a la agricultura por parte de los países de la OCDE (Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos) se estimaban en 361.500 millones de dólares EE.UU., que corresponden al 1,4 % del total de su PIB", afirmó Diouf. "Esta ayuda es conforme a los acuerdos de la OMC (Organización Mundial del Comercio), pero no hay duda de que proporciona a los países desarrollados un margen de competición que los países pobres no pueden alcanzar. Es interesante también comparar esta ayuda con la cifra total de asistencia al desarrollo agrícola, que alcanzó los 7.400 millones de dólares EE.UU en 1998".

Refiriéndose a los retos que debe afrontar la agricultura a la hora de hacer frente a las necesidades básicas de la sociedad - en el ámbito de las preocupaciones suscitadas por la salud, los recursos naturales y el medio ambiente - Diouf dijo: "La necesidad de juicios sólidos es más grande que nunca antes, ya que nos acercamos a situaciones críticas que podrían limitar la producción".

El Director General de la FAO subrayó que "mitigar el hambre en el mundo no es solamente un imperativo moral para la sociedad global, sino que también supone un beneficio para los intereses económicos y de seguridad de todas las sociedades".

"El hambre es a menudo no solo el resultado sino también la causa o un ingrediente detonador de conflictos y reyertas civiles, y tiene una influencia directa en la inmigración y la urbanización incontroladas".

Diouf recalcó que "un requisito previo fundamental para resolver el problema del hambre es que la sociedad global conciba el hambre, no importa donde se encuentre, como una parte de su relación con la agricultura y de los pasos necesarios para cumplir sus obligaciones de acuerdo con esta relación".

En 1996, en la Cumbre Mundial sobre la Alimentación, 186 países, 112 de los cuales representados por sus jefes de Estado o de gobierno, se comprometieron solemnemente a reducir a la mitad el número de personas afectadas por el hambre en el mundo para el 2015, pasando de 800 a 400 millones de personas. Para conseguir este objetivo es necesario reducir cada año 20 millones el número de personas subnutridas, pero la cifra actual de reducción es solo 8 millones, dice la FAO.

Queda todavía mucho por hacer para cubrir las necesidades de los que pasan hambre y dependen de la agricultura para satisfacer sus necesidades de alimentos. "Por este motivo, y con el objetivo de reforzar la voluntad política manifestada en 1996 y de identificar y de poner a disposición los recursos necesarios, tanto a nivel nacional como internacional, los organismos de gobierno de la FAO han decidido invitar de nuevo a los jefes de Estado y de gobierno a una 'Cumbre Mundial sobre la Alimentación: cinco años después' que se celebrará del 5 al 9 de noviembre este año en Roma", explicó Diouf.

Los datos de 1999 muestran que el 60% de la población total de los países en desarrollo vive en zonas rurales, mientras la cuota representada por la agricultura en la fuerza total de trabajo ronda también el 60%. En muchos países con niveles elevados de subnutrición, la agricultura representa más del 50% del producto nacional bruto. La agricultura representa también el medio de sustento del 70% de las personas pobres y con inseguridad alimentaria, sea directamente o a través de sectores o actividades relacionadas con ella.

Para los países en desarrollo, en conjunto, el déficit en el grueso de inversión agrícola que sería necesario para alcanzar los objetivos de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación es de 12% cada año. Más aun, la cuota de recursos externos en forma de ayuda o préstamos destinados al sector agrícola en los países en desarrollo, muestra una tendencia al declive, dijo Diouf.

********

Más información en el sito Web de la FAO: http://www.fao.org o ponerse en contacto con el Oficial de Medios de Comunicación de la FAO Michael Hage, Washington D.C., tel.:202.6530011, tel. celular: 703.8626075; email: michael.hage@fao.org


 FAO Home 
 Búsquedas 

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO, 2001