Comunicados de prensa

 Archivo 2001

Comunicados de prensa 01/39

CONSULTA TÉCNICA CONJUNTA DE OMS/FAO/OIE SOBRE EEB, SANIDAD PÚBLICA, SALUD ANIMAL Y COMERCIO

París, 14 de junio 2001.-La encefalopatía espongiforme bovina (EEB)/variante de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, debe considerarse una materia de importancia internacional ya que materiales potencialmente infectados con EEB han llegado a todo el mundo mediante el comercio de ganado vivo, así como de algunos productos bovinos y sus derivados. Todos los países están invitados con carácter urgente a evaluar su potencial grado de exposición a la enfermedad y a tomar las medidas necesarias. Es cuanto sugiere la consulta técnica de cuatro días finalizada hoy.

Se ha tratado de una reunión conjunta sobre la encefalopatía espongiforme bovina (EEB) en la que han tomado parte la Organización Mundial de la Sanidad (OMS), la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de Epizootias (OIE). La conferencia ha representado un hito importante de cara al refuerzo de los lazos entre las organizaciones que proclaman al unísono su preocupación por los riesgos ligados a la EEB y a la variante de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob.

Más de 150 veterinarios, expertos de seguridad alimentaria y representantes sanitarios han pedido a los gobiernos que sopesen la posibilidad de prohibir los piensos cárnicos (MBM) y que pongan en marcha medidas eficaces de vigilancia así como controles efectivos.

La consulta ha hecho propias estas sugerencias principales:

· Tanto el origen como la circulación de animales y productos animales, incluyendo los piensos cárnicos, puede encubrirse merced a modalidades de comercio internacional que a menudo incluyen la elaboración y la re-exportación de los productos. Por consecuencia, los países importadores deben estar al tanto de los riesgos que comportan estas modalidades al igual que las del comercio ilegal.

· Los países no deben sentirse seguros frente al riesgo de EEB. La incidencia original extremadamente baja y la limitada densidad de los casos de EEB, su prolongado período de latencia y la naturaleza no específica de la sintomatología clínica temprana de Encefalopatía Espongiforme Bovina esconden la gravedad del problema.

· Todos los países están invitados con urgencia a evaluar el riesgo potencial mediante el control sistemático de los datos del comercio y de los posibles factores de peligro. Además los países deben darse cuenta de que su situación comercial puede depender de la evaluación del peligro de EEB.

· Hay que poner a disposición de las naciones recursos adicionales, sobre todo en los países en desarrollo, para que puedan evaluar el riesgo potencial de exposición a materiales infectados de EEB y para identificar las medidas necesarias para la gestión de los peligros derivados.

· La OIE ha elaborado una serie de directrices para evaluar la situación de riesgo de EEB de las regiones, países y zonas. Es necesaria una orientación específica para llevar a cabo la evaluación del riesgo, aventajándose de la experiencia de los países y de otras organizaciones internacionales.

· La protección de la salud pública es el objetivo más importante para la gestión del riesgo de EEB. Las estrategias de gestión de los peligros deben basarse en presupuestos científicos, ser transparentes y no restrictivas más de lo necesario del comercio. La puesta en práctica de las opciones elegidas para la gestión de los peligros debe ser rigurosa de cara a la protección de la salud y el comercio mundiales. Las autoridades deben llevar a cabo todos los esfuerzos necesarios para asegurar su plena realización.

· En ningún caso se deben suministrar a los rumiantes harinas cárnicas ni piltrafas de animales de su propia especie. Para llevar a cabo una vigilancia eficaz del cumplimiento de la prohibición de piensos es también necesario establecer ulteriormente programas de certificación fiables y pruebas de detección para garantizar la ausencia de infección de EEB en alimentos para animales en el comercio internacional. Es necesario hacer hincapié en la elaboración de pruebas rápidas y fiables para la detección de la proteína de los rumiantes.

· Las naciones deben pensar seriamente, en base a la evaluación del riesgo, en la utilización de pruebas adecuadas sobre la población animal interesada.

· La consulta retiene que harinas cárnicas contaminadas con EEB han sido suministradas también a ovejas y cabras y que estas especies pueden resultar infectadas por el agente de la EEB. Se recomienda encarecidamente que cada país evalúe el riesgo de introducción de EEB en sus cabañas de ovejas y cabras. Se invita a todos los países a que notifiquen y controlen los casos de enfermedades del tipo TSE en las ovejas y cabras y a emprender acciones para mitigar sus consecuencias.

· En los países donde las cabañas de ovejas y cabras hayan estado expuestas potencialmente al riesgo de infección de EEB, es necesario tomar medidas para reducir al mínimo la posibilidad de infección para los seres humanos.

· Es necesario proseguir los esfuerzos para investigar la presencia de EEB no experimental en ovejas y cabras.

· La investigación disponible hasta la fecha indica que los cerdos y aves sometidos a pruebas orales de EEB no desarrollan la enfermedad y que no hay pruebas de infección residual en los tejidos.

· Los científicos deben proseguir la investigación, tomando la iniciativa de comunicar nueva información sobre la EEB y sus peligros a medida que cuentan con ella, incluso cuando pueda ser inquietante para la población. Deben dejar claro como se está actuando para hace frente a los peligros.

*********

Los periodistas que deseen más información sobre las materias discutidas pueden ponerse en contacto:

En la OMS con Fadéla Chaïb, Tel: (+ 41 22) 791 3228 o tel. Móvie (+33 6)
721 76635, E-mail: chaibf@who.int

En la FAO, Erwin Northoff, Tel:( + 39 06 ) 570 5 3105 o tel. Móvil (+39 348) 2572921; E-mail: erwin.northoff@fao.org

En la OIE, Maria Zampaglione, Tel: (+ 33 1) 44 151 881), E-mail: m.zampaglione@oie.int

Todos los comunicados de prensa de la OMS, informes y cifras están disponibles en el sito OMS:  http://www.who.int


 FAO Home 
 Búsquedas 

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO, 2001